Opinión

Enlodando la elección

El periodo de intercampañas, que como objetivo tenía no saturar a los ciudadanos de política, se convirtió en una saturación indirecta de amenazas y ataques

  • 14/03/2018
  • Escuchar

El periodo de intercampañas, que como objetivo tenía no saturar a los ciudadanos de política, se convirtió en una saturación indirecta de amenazas y ataques políticos. Lo curioso, es que parece que la apuesta del PRI es enlodar toda la elección buscando que la gente concluya que “todos son iguales”, cuando lo cierto es que el PRI es el único partido en la historia de México que ha llegado a ser tan corrupto que ya se entiende la corrupción como una característica de identidad.

Más allá de las características que le dan identidad a cada partido, es importante notar que la elección se está enlodando desde varios flancos:

El caso Ricardo Anaya

No existe una acusación formal en contra de Anaya, no existe una sentencia ni tampoco un proceso formal. Lo que se sabe, y lo que ha enlodado el proceso, es una filtración de la PGR, que se convirtió en tres filtraciones sumando los videos que publicaron. Anaya es absolutamente inocente y mientras no haya una acusación formal, lo seguirá siendo, porque existe la presunción de inocencia. Anaya no tiene que comprobar ante nadie su inocencia; en todo caso la PGR debería demostrar su culpabilidad, pero no lo necesitan. Su objetivo era enlodar a Anaya y lo hicieron tan mal que acabó siendo evidente el uso de las instituciones en su contra.

Ruiz Massieu y la OEA

Entre la creatividad mediática y su inexperiencia, la Secretaria General del PRI se atrevió a llevar una carpeta a la OEA buscando exponer el caso de Anaya. Si esa carpeta es de la PGR, la Secretaria General cometió varios delitos al tenerla y llevarla; si esa carpeta no es una investigación formal, es simplemente una colección de recortes de las notas que el mismo PRI lanzó para atacar a Anaya.

Me imagino a Luis Almagro recibiendo a la señora Ruiz Massieu con sus recortes de periódico, sabiendo que en la OEA no se dedican a investigar difamaciones. Otra escena para el ridículo… lleva varias la señora Ruiz Massieu.

El tigre de AMLO

Curiosa la participación de López Obrador frente a los banqueros. Lleva 4 años intentando cambiar su imagen pública; lleva años intentado dar a entender que no es peligroso y le bastó un día fuera del guion para tirar a la basura años de trabajo de relajación y control de ira. López Obrador no solo se equivocó de foro para hablar de eso, también se equivocó de año; ese es el López Obrador del 2006, el peligro para México y ahí está la prueba.

¿Y Meade?

Mientras tanto, Meade ya ni genera opinión. Lejano de los dos punteros, hundido en las historias de sus compañeros priistas y con la posible responsabilidad de un fondo millonario desviado para campañas durante varios años del sexenio. Ya ni eso, ni la supuesta amante embarazada, ni los desvíos de Sedesol hacen que se hable de él.

Pero más allá de que ya no pinta para la presidencia, ojalá se haga justicia, porque todos los desvíos y corruptelas de este gobierno deben tener responsables.

La elección se está enlodando de más y eso parece divertido, pero ojalá le regresen el nivel a la contienda presidencial con debates. De ello dependerá que no se polarice de más el proceso y la cantidad de participación ciudadana.

Lee también: La tentación del uso del Estado

@JulioCastilloL | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.