Opinión

Enfrentar la injusticia laboral en la soledad

Son los derechos colectivos los que reiteradamente son violentados. | Manuel Fuentes

  • 26/08/2020
  • Escuchar

La llegada a nuestro país de Pedro Furtado de Oliveira como nuevo director de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para México y Cuba situada en nuestro país, se da en un momento crítico no sólo de la región, sino del mundo entero por los millones de empleos perdidos, cierres de fuentes de trabajo y la muerte de trabajadores por su exposición obligada al contagio del virus covid-19.

El incremento del trabajo a distancia sin protección laboral, la extensión de jornadas de trabajo, contratos temporales, reducción de personal, baja de salarios y una semiparalización forzada de la justicia laboral son los problemas más recurrentes de estos tiempos.

Furtado de Oliveira, de origen brasileño, antes tuvo el mismo cargo en Argentina, país convulso con cambios importantes en las relaciones laborales con una tendencia a legitimar una mayor flexibilidad laboral. Su formación académica se ha conformado en países como Brasil, Holanda y Bélgica en materia de relaciones internacionales y economía.

Tradicionalmente la oficina de la OIT en México ha tenido un carácter reservado, casi como observador de los acontecimientos, sin embargo, en los últimos años su papel ha cambiado gradualmente para orientar a los sectores en el cumplimiento de los convenios de este organismo internacional.

En estos tiempos de la pandemia los trabajadores se han tenido que enfrentar solos a una realidad adversa, porque ni diputados, senadores o autoridades gubernamentales se han aparecido para mejorar los instrumentos legales para su defensa. Los sindicatos que sobreviven se han visto obligados a ser más creativos para proteger los pocos derechos de sus representados negociando convenios, con baja de salarios y prestaciones para mantener el empleo.

En todo el país los emplazamientos a huelga por revisión salarial y contractual están prácticamente paralizados. Las Juntas de Conciliación y Arbitraje mantienen en el cajón de reserva todo tramite colectivo, salvo excepciones.

Conflictos como el de la agencia gubernamental Notimex que sigue sin resolverse a más de seis meses de una huelga sostenida en su mayoría por mujeres periodistas.

Son los derechos colectivos los que reiteradamente son violentados. Es común encontrarse con acusaciones de organizaciones sindicales que son las oficinas gubernamentales donde más se violentan los convenios internacionales de la OIT en materia de libertad sindical y negociación colectiva.

Es una conducta inadmisible porque debe ser la autoridad quien debe poner el ejemplo como garante de los derechos laborales, pero ocurre todo lo contrario.

En este escenario adverso la visión de los representantes de la OIT en cada país tiene un papel crucial para hacer que los gobiernos respeten derechos esenciales de los trabajadores.

Recientemente sindicatos en México se han visto forzados a presentar, en tiempos de pandemia, quejas ante la OIT en su sede en Ginebra, por la indolencia y arbitrariedad de autoridades laborales, fundamentalmente por la existencia de cacicazgos de carácter local.

El archivo de expedientes de huelga, acciones penales en contra de dirigentes, despidos de trabajadores por exigir medidas de protección para evitar el contagio del virus de la pandemia, el desconocimiento de los Contratos Colectivos y la representación sindical, son parte de las acusaciones que se han transmitido a ese organismo internacional.

Los trabajadores a diario enfrentan las afectaciones a sus derechos en la soledad, porque son pocos quienes tienen organizaciones sindicales que los defiendan. En estos tiempos la capacitación y el estudio son la mejor herramienta para mejorar sus instrumentos de defensa y ese papel debe ser una tarea constante de las organizaciones preocupadas en la defensa de los derechos humanos.

Por ello damos la bienvenida a nuestro país al señor Pedro Furtado y deseamos que sea un real interlocutor ante el gobierno mexicano para hacer respetar los Convenios Internacionales de la OITEs un enorme reto el que tiene en sus manos.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.