Opinión

Enfoque de riesgos para una mejor gestión pública

La determinación de riesgos constituye un insumo socialmente útil, al revelar conductas y patrones que se convierten en puntos débiles. | Areli Cano

  • 01/11/2018
  • Escuchar

 La determinación de riesgos constituye un insumo socialmente útil, al revelar conductas y patrones que se convierten en puntos débiles. | Areli Cano

El Estado es responsable de sustentar el desarrollo de la sociedad y la mejora permanente de la calidad de vida de sus integrantes, este fin legítimo lo realiza a través de las diferentes entidades de gobierno. Por ello, el adecuado control de sus actividades se convierte en un asunto de suma importancia para garantizar la eficiencia en el logro de objetivos, así como el apego a derecho en su actuación, al tiempo que se abona en favor de la transparencia y la rendición de cuentas.

Administración pública

Las entidades que conforman la administración pública encaran diferentes escenarios y supuestos que representan una amenaza para el cumplimiento de su misión. A partir de esta idea, se configura la idea de la gestión de riesgos, como una herramienta que permite identificar aquellos eventos que pueden afectar las actividades de las instituciones, así como analizar los aspectos endógenos y exógenos que los producen, lo que hace posible trazar las estrategias adecuadas para su atención.

Entre los riesgos más significativos en la administración pública, está la desviación de las funciones y el abuso del poder, así como la ineficacia y el dispendio, que resultan en una erosión de los derechos de las personas. En este contexto, las intervenciones de control y fiscalización que se hacen desde distintas instancias públicas, tienen en el enfoque de riesgos una herramienta de suma utilidad para asegurar la buena marcha de la administración pública, ya que hace posible conocer cuáles son las vertientes institucionales que presentan vulnerabilidades, sirve para decidir el abordaje de las auditorías o revisiones, su alcance y los aspectos que se deben considerar. En este sentido, la determinación de riesgos constituye un insumo socialmente útil, al revelar conductas y patrones que, al reiterarse, se convierten en puntos débiles de las instancias de gobierno.

Al respecto, es de destacar el ejercicio de publicidad que en materia de riesgos ha hecho la Auditoría Superior de la Federación (ASF). A partir de la revisión de la Cuenta Pública 2013, ha incluido en su Informe General un apartado con la categorización y descripción de los riesgos que detecta en su ejercicio de fiscalización. De esta forma, la ASF le agrega valor a su labor, dando a conocer a la colectividad aspectos detallados de las fallas estructurales que detecta.

Riesgos

Por ejemplo, en su Informe General Ejecutivo de Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2016, se incluye la narrativa de tres categorías de riesgos: los que corresponden a las auditorías practicadas, aquellos que corresponden a las áreas de la gestión del sector público que presentan vulnerabilidades, y los vinculados con temas que constituyen desafíos nacionales.

En la primera categoría, se incluyen situaciones que inciden negativamente en la operación y ejecución de los diferentes programas de gobierno, o que potencialmente podrán hacerlo en el futuro, y que probablemente constituirán irregularidades.

Una situación de tal naturaleza se encuentra en el desfase entre resultados esperados y obtenidos, como un escenario persistente derivado de las auditorías y que encuentra su explicación principal en las limitadas capacidades de gestión y en la falta o falla en el diseño de la normativa.

En cuanto a las áreas de la gestión del sector público que presentan vulnerabilidades, en el documento se señalan áreas importantes en la operación gubernamental y en las que tienen lugar situaciones que inciden en la recurrencia de observaciones de auditoría, además de tener un significativo impacto en lo económico y social. Un elemento de esta categoría refiere a los padrones de los programas gubernamentales que otorgan subsidios, en los que la ASF encontró la existencia de dispersión informativa que imposibilita detectar errores, duplicidades o abusos en la canalización de recursos.

Gestión pública

En relación con los desafíos nacionales, la Auditoría, específicamente en el tema de la sostenibilidad hídrica, halló un escenario poco alentador; tras realizar una intervención para evaluar el desempeño, determinó que la gestión del gobierno en materia de agua no ha podido atender con éxito tres rubros que la amenazan: la menor disponibilidad de recursos hídricos, su deficiente aprovechamiento y el detrimento en su calidad.

De los ejemplos se desprende cómo el enfoque de riesgos puede servir para mejorar la gestión pública, dado que el cúmulo de información que la Auditoría recopila, analiza y sistematiza, permite condensar en categorías precisas los temas en los que funcionarios, legisladores, investigadores, sociedad civil organizada, y la sociedad en general, deben poner una mirada vigilante, pues constituyen aspectos que ponen en jaque los objetivos del Estado. Ventilar este tipo de información, contribuye a consolidar la apertura de la ASF, al tiempo que sirve para anclar en la sociedad la conciencia de la importancia de la labor que lleva a cabo, como una institución fundamental del Estado.

areli.cano09@gmail.com

@OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.