Opinión

Encuentro histórico de Protección a Menores, en Roma

El papa pretende sensibilizar a los más de cinco mil obispos del mundo y miles de sacerdotes para que cambien las cosas en la Iglesia Católica. | Fred Álvarez

  • 21/02/2019
  • Escuchar

Desde este jueves 21 hasta domingo 24 febrero se celebra en el Vaticano una Cumbre mundial para abordar el tema de la protección de los menores en la Iglesia católica. Se trata de un asunto de primerísima importancia ante la gran crisis de credibilidad que vive la institución milenaria.

Participan en el encuentro, en primer lugar, el papa Francisco -que preside el cónclave- y los presidentes o representantes de las 114 conferencias episcopales del mundo a saber: 36 de África, 24 de América del Norte, Centroamérica y Sudamérica, 18 de Asia, 32 de Europa, 4 de Oceanía,14 cabezas de las Iglesias Católicas Orientales,15 ordinarios no integrados en una conferencia episcopal, 12 superiores generales de instituciones religiosas masculinas, 10 superioras generales de instituciones religiosas femeninas, 10 prefectos de dicasterios vaticanos, 4 miembros de la curia romana, 5 miembros del Consejo de cardenales y 6 miembros del comité organizador. Modera el Encuentro el sacerdote jesuita y otrora vocero papa Federico Lombardi; en total, 190 personas están convocadas en dicha Cumbre.

La Oficina de Prensa de La Santa Sede dio a conocer apenas hace días la relación completa de todos los participantes del encuentro.

Link: https://www.aciprensa.com/noticias/estos-son-todos-los-participantes-del-encuentro-sobre-proteccion-de-menores-en-la-iglesia-92459

El programa oficial

El encuentro será dividido en tres ejes temáticos; el primer día, el jueves se abordará la responsabilidad, el viernes la rendición de cuentas y el sábado la transparencia.

Sobre el programa, el moderador -Federico Lombardi-, explicó a los medios que los tres primeros días del encuentro las actividades en el Aula Nueva del Sínodo iniciarán a las 9:00 horas con la oración de la mañana, y del jueves a sábado habrá tres relaciones cada día que serán seguidas por 15 minutos para preguntas y habrá también dos momentos de trabajo de grupos, uno por la mañana y otro por la tarde.

1.- Primer día, jueves 21.

Al terminar esta oración, habrá un video con testimonios de víctimas y después el pontífice hará una breve introducción al encuentro

A las 9:30 horas será la primera de las nueve relaciones, a cargo del cardenal Luis Antonio Tagle con el título “El olor de las ovejas. Saber su dolor y curar sus heridas está en el corazón de la tarea del pastor”.

A las 10:15 horas Charles Scicluna hará la relación titulada “Iglesia como hospital de campo. Tomando responsabilidad” y por la tarde el Cardenal Rubén Salazar Gómez hablará sobre “La Iglesia en momento de crisis. Enfrentando conflictos y tensiones y actuando con decisión”.

2.- Segundo día viernes 22 

El cardenal Oswald Gracias hablará sobre “Colegialidad: enviados juntos”; después Blase Joseph Cupich se referirá a la “Sinodalidad: conjuntamente responsables” y por la tarde Linda Ghisoni abordará la “Communio: trabajar juntos”.

3.- Tercer día sábado 23 

Por la mañana la religiosa Verónica Openibo hablará sobre “Apertura: enviados al mundo”, inmediatamente el cardenal Reinhard Marx abordará el tema de la “Transparencia en una comunidad de creyentes” y a por la tarde la periodista mexicana Valentina Alazraki tendrá la última relación sobre “Comunicación: a todas las personas”.

Posteriormente, el Papa junto a los participantes se trasladarán a la Sala Regia del Palacio Apostólico Vaticano para una Celebración penitencial que comenzará a las 17:30 horas con la presencia de una víctima de abuso sexual

Ahí el Papa no hará ninguna predicación.

4.- Final de la Cumbre, domingo 24

El domingo por la mañana hará un servicio de clausura del encuentro. Se llevará en la Sala Regia del Vaticano; la homilía la llevará a cabo Mark Coleridge, Presidente de la Conferencia Episcopal de Australia. Después de la Concelebración Eucarística, el papa Francisco pronunciará el discurso final, y quizá se distribuya un documento final. 

La Cumbre ha sido un proceso de meses, fue convocada por el Papa Francisco en septiembre. 

Semanas después, a final de noviembre de 2018, Francisco nombró un comité organizador formado por el cardenal Blase J. Cupich, arzobispo de Chicago; Mons. Charles J. Scicluna, arzobispo de Malta y subsecretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe; el Padre Hans Zollner, Presidente del Centro para la Protección de Menores de la Pontificia Universidad Gregoriana, miembro de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores y referente del Comité organizador; y el Cardenal Oswald Gracias, Arzobispo de Bombay.

En diciembre, el comité organizador envió una carta a los participantes, donde solicitaba información y los invitaba a que cada participante se reuniera con algunas víctimas de abuso sexual cometido por clérigos. Algunos hicieron su trabajo, otros no tanto.

¿Que se espera de la Cumbre?

Hay buena intención del papa Francisco, y pretende sensibilizar a los más de 5,000 obispos del mundo y miles de sacerdotes para que cambien las cosas en la Iglesia Católica, y ello ha generado expectativas.

Pero, sin echar las campanas al vuelo, como bien lo subrayó  el arzobispo Charles Scicluna en conferencia: "No se pueden resolver todos los problemas en tres días, sería una expectativa irracional. Si, al contrario, esperamos el seguimiento después del encuentro, la expectativa se vuelve razonable”.

Para otros como Phil Saviano, víctima sobreviviente de abuso sexual y quien se encuentra en el Vaticano, la Cumbre no tiene expectativas. "No creo que nada de concreto saldrá de esta cumbre. El Papa tiene el poder de cambiar las leyes para que los curas culpables de abusos sean removidos y los obispos culpables de encubrir también sean removidos, pero lamentablemente el Vaticano sigue sin hacer lo que debería hacer", lamentó en entrevista a Elizabetta Pique en el periódico La Nación.

Aunque precisa que han habido avances “tiendo a ser optimista por naturaleza, admito que la Iglesia ha hecho avances desde 1992 cuando por primera vez denuncié lo que me pasó, espero que algo bueno salga de esta cumbre, pero tengo grandes dudas", dijo.

Para Anne Barret Doyle, directora de Bishop Accountability muchas conferencias el Episcopado en el mundo no han hecho nada o casi nada.

Dijo Doyle a La Nación que los presidentes de las conferencias episcopales de ocho países que representan el 50% de los católicos del mundo (Brasil, México, Filipinas, Estados Unidos, Italia, Francia, Colombia y República Democrática del Congo), que estarán en la cumbre, han hecho poco o nada para poner en práctica protocolos antiabusos. Y agrega que sólo la Iglesia de EU -gracias a los medios-, ha puesto a punto protocolos más serios y cumple esta norma: quien comete un abuso debe ser removido de inmediato. Punto.

Hay otros casos como el chileno que han tenido resultados, y ello gracias a las presiones mediáticas.

Ayer 12 víctimas se reunieron con el comité organizador durante dos horas y solicitaron una reunión con el Papa, así como acciones contundentes que incluyan un calendario con actividades muy específicas.

En tanto, el papa reza por que le vaya bien, porque sea un tiempo de conversión. Ojalá… quiera Alá.

Ayer emitió un tuit 

Hay un gran número de reporteros acreditados cubriendo el acto, y decenas o quizá cientos de víctimas y especialistas en religión.


P. D. El castigo a Theodore McCarrick, mensaje papal

Tres días antes de la Cumbre, el Consejo de Cardenales que asesora al papa Francisco en la reforma de la Curia romana reflexionó en su 28ª reunión sobre varios temas, pero fundamentalmente sobre el abuso sexual, y en especial la dimisión del estado clerical impuesta por la Congregación para la Doctrina de la Fe, al arzobispo emérito de Washington, Theodore McCarrick.

Como sabemos el ex arzobispo y ex cardenal llevó un proceso penal donde fue considerado culpable de los siguientes delitos perpetrados como clérigo: solicitaciones en confesión y violaciones del sexto mandamiento del decálogo con menores y adultos, con la circunstancia agravante del abuso de poder”.

La decisión fue comunicada a McCarrick el 15 de febrero de 2019.

Francisco reconoció "la naturaleza definitiva de esta decisión, según norma de ley, lo cual hace del caso res iudicata, es decir, no sujeta a posterior recurso”.

La reducción al estado laical de un antiguo miembro del Colegio Cardenalicio es una medida sin precedentes en los tiempos modernos, y la idea de castigarlo antes de la Cumbre fue bien recibida.

Con esa expulsión del estado clerical, McCarrick no podrá administrar los sacramentos, no podrá presentarse o vestir como sacerdote ni recibir asignación económica alguna por parte de instituciones eclesiales. Está prácticamente muerto, aunque nunca fue encarcelado, muchos de los delitos de esa naturaleza prescriben en la justicia terrenal.

¿Quién es Theodore McCarrick?

El ex prelado tiene 88 años y es originario de Nueva York, EU. Fue ordenado sacerdote en mayo de 1958 en Nueva York y tres años más tarde recibió un doctorado en sociología de la Catholic University of America, que se sumó a su licenciatura en Filosofía y Letras, y a su maestría de Artes en Teología.

Fue decano de estudiantes y director de Desarrollo de la Universidad Católica de América y más tarde presidente de la Universidad Católica de Puerto Rico; en 1969 regresó a Nueva York donde es nombrado secretario adjunto de educación y secretario personal del cardenal Terence Cooke.

En 1977 fue nombrado obispo titular de Rusubisir y auxiliar de Nueva York por el Papa Pablo VI, recibiendo la ordenación episcopal el 29 de junio.

En noviembre de 1981 fue nombrado el primer obispo de la nueva diócesis de Metuchen. Fue en ese lugar donde cometió pecados carnales con un seminarista y después con un monaguillo, como lo describió el periódico The New York Times. En una entrevista con el rotativo, James, el seminarista, señaló que el abuso sexual comenzó cuando tenía 11 años por parte de quien él y sus seis hermanos llamaban tío Teddy.

El 30 de mayo de 1986 fue promovido a arzobispo de Newark. En enero de 2000, el presidente del Líbano lo nombró Oficial de la Orden de los Cedros del Líbano. Y a finales del año 2000 fue nombrado arzobispo de Washington; de inmediato -en diciembre- el presidente de EU le otorgó el Premio Eleanor Roosevelt de Derechos Humanos.

En el consistorio del 21 de febrero de 2001 fue ordenado cardenal por Juan Pablo II con el título de Santi Nereo e Achilleo. En abril de 2005 fue uno de 115 cardenales que participaron en el cónclave que eligió a Joseph Ratzinger como el Papa Benedicto XVI.

No participó en el cónclave que eligió Papa a Jorge Mario Bergoglio porque superaba la edad permitida para los purpurados electores: 80 años. Ha sufrido varios golpes en poco tiempo. En primer lugar, dejar el cargo en el Colegio Cardenalicio. No hay precedentes recientes. Fue la primera vez que un purpurado deja de serlo por esta causa.

El golpe más duro ha sido encontrarlo culpable de violar el sexto mandamiento: “No cometerás actos impuros”.

Maduro cayó de la gracia del Papa Francisco

@fredalvarez | @OpinionLSR | @lasillarota