Opinión

Encuentro de miradas

Nada apuntala mejor nuestra memoria colectiva que una imagen oportuna, sintética, fuerte y bien resuelta. | Ulises Castellanos

  • 25/09/2020
  • Escuchar

Dos imágenes. Una tomada en 1992 y la otra en 2017. Con redes o sin redes. Nada sustituye el enfoque de un profesional. Hoy quiero compartir con ustedes dos fotografías realizadas en momentos y lugares totalmente distantes. Una analógica y la otra digital. La de Guadalajara es del maestro José Hernández-Claire (71), registrada el 22 de abril de 1992; y la otra es de Pedro Mera (44), tomada en la Ciudad de México el pasado 19 de septiembre de 2017.

Foto: “Las manos amigas1992 de José Hernández-Claire

Foto: Sismo del 19 de septiembre de 2017 de Pedro Mera

Ambas imágenes tienen una fuerza emocional impresionante. En ambos casos se trata del registro oportuno de dos personas que son rescatadas en medio de un desastre. En la primera, el drama se deriva de una explosión en el sector Reforma de la ciudad de Guadalajara cuando volaron kilómetros de asfalto, causado por gas concentrado en las alcantarillas de la ciudad, dejando más de 120 muertos en segundos; y la segunda congela el momento de un rescate de entre los escombros que dejó un edificio en la colonia Miravalle al norte de la Ciudad de México, minutos después de aquel sismo que dejó 370 muertos.

En la primera, la de Hernández-Claire, la toma es con la cámara en un ángulo frontal, apenas por encima de las cabezas de los rescatistas, y la mujer embarazada que viene sobre la camilla, sale de ahí con los pies por delante. La imagen registra el apoyo solidario de la sociedad en momentos de emergencia, al fondo se ve una vivienda destruida y esta foto le valió a su autor el Premio Rey de España de aquel año, por cierto el primero para un fotógrafo mexicano.

En la segunda, la del sismo de Pedro Mera, la toma es contrapicada, colocando en primer plano las manos de los rescatistas que sostienen la camilla con una hombre llamado Pablo, que viene sujeto a la camilla con la cabeza por delante. Las manos se aferran a esa camilla con una desesperación notoria, sin embargo, con un cuadro anterior a la imagen referida, pero en vertical, Mera ganó el Premio Nacional de Periodismo de 2017. Sin embargo, quiero concentrarme en ésta, en la versión horizontal, por el brillante diálogo que ofrece con la imagen de Hernández-Claire.

Esta última imagen, la hizo Pedro con una cámara digital Canon 5D Mark II, aunque supongo que el archivo original se capturó en color, Pedro Mera decidió presentarla en blanco y negro con un contraste dramático y perfecto. En cambio Hernández-Claire la registró con una cámara Leica de 35mm con película TRi-X de Kodak, ISO 400, lo que le da ese grano clásico de la fotografía analógica, su textura y su contraste. Las dos son espectaculares.

Un dato curioso, tomando en cuenta sus fechas exactas de nacimiento, José Hernández-Claire (30/04/1949) tenía 42 años de edad cuando hizo su fotografía en Guadalajara y Pedro Mera (25/01/1976) tenía 41 cuando hizo aquella fotografía cerca de su casa, en el sismo de 2017. Es decir, ambos hicieron sus mejores fotos -las más premiadas en cada caso- en el principio de sus “cuarentas”, apunto aquí ese dato, como señal de que la madurez profesional es un factor importante para materializar visualmente la experiencia del trabajo profesional.

En cuanto al contexto mediático de cada fotógrafo, las diferencias no podían ser más drásticas, Hernández-Claire era entonces editor de foto del diario tapatío Siglo XXI y vivía en un mundo en el que era muy relevante ser fotógrafo de prensa y había tiempo para editar y publicar con horas de distancia. El publicó la suya en el diario y más adelante en la revista Mira que dirigía Granados Chapa aquí en la Ciudad de México. En cambio Pedro Mera era freelance, y ese mismo día le llamaron de Getty Images, para pedirle que los apoyara en la cobertura. Esa fotografía, junto con otras, finalmente se fueron en el hilo de la agencia y así se dieron a conocer en aquel momento.

Es importante señalar, a manera de conclusión, que si bien, Pedro Mera competía indirectamente con imágenes de usuarios en redes, ninguna de las miles de fotos gratuitas que circularon en aquellos días tuvo impacto alguno en medios. Una vez más, se impuso la mirada de un profesional como en su momento lo hizo Hernández-Claire. Lo cual deja varias preguntas abiertas, entre la relevancia de un mundo inundado de imágenes en redes y el tiro asertivo de una mirada educada.

Hoy en día, ambos fotógrafos son freelance y José Hernández-Claire se dedica además a dar clases en la Universidad de Guadalajara; sin embargo, Claire está fuera completamente del mundo de las redes sociales, apenas y se asoma a su Facebook me dijo por teléfono. En cambio Pedro Mera está en todas las redes sociales y aquí se las comparto: Facebook: @pedromerafoto Instagram: @pedromerafoto Twitter: @Peterpunk1976

Para Hernández-Claire sus referentes fotográficos fueron Henri Cartier-Bresson, Álvarez Bravo y Héctor García, mientras que Pedro Mera creció viendo las imágenes de Pedro Valtierra, Marco Antonio Cruz, Enrique Metinídes y aquella generación del diario La Jornada como Mendiola, Elsa Medina, Fabrizio León y Frida Hartz entre otros.

José Hernández-Claire es egresado de la Universidad de Guadalajara como Arquitecto en 1972, estudió fotografía en el Pratt Institute de Nueva York, EU de 1978 a 1982 con Philip Perkis, Arthur Freed, Paul McDonough y en Rockport, Maine, EU con David Vestal y Don McCullin. Conoció a Manuel Álvarez Bravo en 1980 en NY y a André Kertèsz a quien retrata en su apartamento de Manhattan. En 1984 obtiene la Beca del CMF- INBA para la Producción del Ensayo Fotográfico. En 1989 obtiene la Beca para Creadores y Artistas del FONCA. Cofundador y primer editor de fotografía del diario Siglo 21 de Guadalajara en 1991. Y cabe recordar que fue mi tutor en las becas del FONCA en 1996-97, cuando de hecho nos conocimos por aquellos años. Aquí su página si quieren saber más de él.

Por último Pedro Mera es egresado de Licenciatura en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM, Campus Acatlán, y ha sido fotógrafo de las agencias Cuartoscuro, EFE y Xinhua, así como de los periódicos La Crónica de Hoy y El Universal. Asimismo, ha colaborado con medios internacionales como las agencias Getty Images, AP, Reuters y AFP. Adicionalmente ha publicado en diarios como El País, The New York Times y Le Monde. Desde 2008, hace fotografía corporativa para diversas agencias de publicidad y casas productoras. 

Así las cosas, nada apuntala mejor nuestra memoria colectiva que una imagen oportuna, sintética, fuerte y bien resuelta como lo hicieron estos dos colegas, cada uno en su momento y en su contexto.



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.