Opinión

Enanismo opositor frente a López Obrador, ¿y los intelectuales?

En el liderazgo solar de López Obrador, sin embargo, puede estar la kriptonita. Pero en el ecosistema partidista abunda el enanismo. | Jorge Ramos

  • 12/11/2018
  • Escuchar

Un par de días antes de que Jair Messias Bolsonaro ratificara su triunfo como presidente de Brasil, un grupo de intelectuales lo encaró. Noam Chomsky, Naomi Klein y Frei Betto, entre otros identificados con la izquierda, publicaron en el periódico británico The Guardian un desplegado para advertir sobre los riesgos para la democracia brasileña.

En México los partidos políticos quedaron mermados. El PRI reducido a chiquillada y con el riesgo de guerra civil una vez que el presidente Enrique Peña Nieto deje formalmente el poder el 30 de noviembre.

El PRD está en los estertores de muerte. El senador Juan Zepeda, uno de los más jóvenes aspirantes a dirigir los despojos de Nueva Izquierda (encarnada en los Chuchos, Jesús Ortega y Jesús Zambrano), se come las uñas porque la agonía del sol azteca se va a prolongar al primer trimestre del 2019. Y cambiarle el nombre al PRD no eliminará la escoria.

Acción Nacional, el más antiguo opositor, despedazado por sus luchas intestinas.  Los ex presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón están fuera de las filas panistas, y Calderón creará su propio partido, luego de que su esposa Margarita Zavala fue avasallada por el ex candidato presidencial Ricardo Anaya.

El escenario opositor es escuálido frente a la poderosa maquinaria que ahora representa Morena, dueña de las mayorías en el Congreso federal y en casi todos los estados. Lo que decida el dedito no tendrá mayores dificultades.

El enanismo opositor es el mejor caldo de cultivo para que florezca el régimen morenista y obradorista al menos dos sexenios más. En el liderazgo solar de López Obrador, sin embargo, puede estar la kriptonita. Pero en el ecosistema partidista abunda el enanismo. No hay figuras y hasta los jóvenes en las distintas fuerzas se han contaminado con lo peor del sistema político mexicano.

Lo que llama la atención es el silencio de los intelectuales. En las redes sociales riñen. En el reino de la declarocracia sueltan puyas. Pero lo que no se ve es un posicionamiento formal, unificado, como el que difundieron los izquierdistas en The Guardian. ¿Habrá personajes de talla que, más allá de tuits, encaren de forma organizada a Andrés Manuel López Obrador frente a todos los males que se supone trae en las alforjas o se van a formar en la fila de los enanos?

Punto y aparte. Nemesio Oceguera “El Mencho” se convirtió en el narco más exitoso del sexenio. Esto no se entiende sin algún tipo de cercanía con las autoridades. Pero desde hace casi un año perdió su buena estrella y la cacería oficial se tornó encarnizada. No hay mes en que Nemesio no sienta el vaho de sus perseguidores en la nuca. Pero, según funcionarios de seguridad, hay un detalle con el que evita su captura: se rodea de niños. Sería un desastre una balacera en un escenario así. ¿Lo heredará López Obrador? Su próximo secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, ha dicho que su prioridad serán los delitos del orden común, no la persecución de capos.

Punto final. Agradezco a Roberto Rock la hospitalidad para esta columna. Sigamos adelante.

@jorgeramos7773 | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.