En jaque, el sector automotriz

Los que no terminan de ver la luz al final del túnel son los distribuidores de autos mexicanos. Pues resulta que ese sector enfrenta una situación grave por varios factores: la amenaza del ingreso de miles de autos chocolate, la caída en ventas de 7% al cierre de 2018, la falta de políticas para impulsar a la industria automotriz y la incertidumbre nacional e internacional.

La problemática que enfrentan podría complicarse aún más ante la indefinición en temas clave y el crecimiento en ventas de 1.9% que se alcanzó en enero de 2019 respecto al mismo periodo del año anterior, la cifra podría revertirse y empezar a caer ante la posible entrada de autos ilegales.

Nos cuentan que el último día de este mes, concluye la vigencia de un decreto que se firma desde hace varios años y que establece medidas para el control para los autos chocolate; el riesgo es que el gobierno federal no lo renueve.

Nos dicen que en los últimos meses las cosas empeoraron, ya que gobernadores de varios estados fronterizos iniciaron maniobras para que el decreto pierda efecto e incluso, se puedan regularizar los autos que provienen principalmente de Estados Unidos.

La alarma de los distribuidores se centra en que hace unos años, previo al acuerdo, entraban hasta un millón de vehículos ilegales, lo que tuvo un impacto en las distribuidoras, en el empleo y en la economía. Lo grave del asunto es que la gran mayoría de esas unidades no tenían ningún control en materia ambiental, ya que son autos de varios años de antigüedad que no cumplen con las normas del país.

Los afectados dicen que ya iniciaron gestiones con las diferentes instancias del gobierno: las Secretarías de Economía, de Hacienda, de Seguridad Pública, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la cancillería, a fin de que logren evitar una catástrofe para el sector y para la economía nacional.

Los distribuidores aseguran que permitir el ingreso de autos chocolate sería como autorizar el robo de combustible, debido a que esos vehículos ingresan de manera ilegal, es decir, no cuentan con papeles porque en su mayoría ya no pueden circular en Estados Unidos o son robados.

Investigan otra vez a HSBC

Los que están metidos otra vez en problemas son los altos ejecutivos de HSBC, ya que un grupo de 50 familias reclama a la institución el pago de intereses que asciende a1.2 millones de dólares, producto de la inversión en un fideicomiso.

Nos dicen que la institución financiera con sede en Inglaterra habría incurrido en un fraude procesal para evitar el pago de los intereses.

El tema, como muchos otros que se han presentado en el sistema financiero, data de más de 12 años, fecha en la que aseguran los quejosos, HSBC se ha negado a pagar de manera reiterada.

Esta no es la primera vez que HSBC enfrenta grave problemas de imagen. Hace siete años, la entidad fue señalada por lavado de dinero por hasta 7 mil millones de dólares, que presumiblemente provenían del narcotráfico, según una investigación del Senado de Estados Unidos.

Así las cosas…

Pemex, ¿en riesgo de muerte?

@rominarr  | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información