Opinión

#EleccionesUSA2016

¿Quiénes votaron por Trump? En su mayoría la clase trabajadora, blanca, de arriba de 50 años, de pequeñas ciudades.

  • 11/11/2016
  • Escuchar

Fue sorpresivo el triunfo de Donald Trump en las elecciones del martes pasado en Estados Unidos. Las encuestas fallaron, el voto oculto, la campaña del odio y la intolerancia abanderada por el candidato republicano, los mensajes negativos en las campañas, el anquilosado sistema electoral de voto indirecto de los Estados Unidos que hace, como en esta ocasión, quien consiga más votos, pierda la elección, se conjugaron para este resultado. La noche de ese martes se esfumó la posibilidad que una mujer ocupara por primera vez la presidencia de ese país.

 

Los sentimientos de frustración y preocupación son los que predominan en el mundo. Interminables análisis se hacen y se seguirán haciendo respecto de las razones y consecuencias de las elecciones del Brexit, del Plebiscito para la Paz en Colombia, de las elecciones en Estados Unidos y su impacto en las elecciones con tendencias a la extrema derecha en todo el mundo.

 

El martes la aplanadora republicana ganó todas las elecciones. Ganó la presidencia, el Senado, la Cámara de Representantes y la mayoría de las 12 gubernaturas que estaban en juego. El análisis de los resultados electorales presentados por los medios de comunicación arrojan los siguientes datos: la mayor parte de las mujeres votaron por Hillary 54% pero 42% lo hicieron por Trump; el 88% del voto negro apoyó a Hillary Clinton así como el 65% del voto latino y del asiático mientras que el 57% del voto blanco fue para Trump. El voto de los jóvenes favoreció a la candidata republicana mientras a Trump lo apoyó el voto de los de mayores de 45 años. En relación con el nivel educativo, el voto de las personas con posgrado favoreció a Clinton y los sectores con menores niveles educativos votaron por Trump. El voto de las grandes ciudades fue para Hillary mientras que el de las más pequeñas fue para el republicano.

 

Un tema relevante en relación con el rumbo y las decisiones que se tomarán en ese país en los próximos cuatro años se evidenció también el martes 8 de noviembre. Las personas con ideología liberal apoyaron mayoritariamente a Clinton con 84% de la votación, los moderados con el 52% y los conservadores, con el 81%, votaron por Trump. Por otra parte, en relación con los principales temas de las campañas la mayoría de los votantes de Clinton aprobaron sus propuestas en relación con la política exterior y la economía, mientras que los votantes de Trump apoyaban sus posturas en relación con la inmigración y el terrorismo. La cualidad más importante que vieron los votantes en Hillary Clinton es que tenía la mejor experiencia para gobernar ese país mientras que la de Trump era que podría lograr los cambios necesarios para el país.

 

El mensaje que mandó el pueblo norteamericano al hacer a Trump ganador de la presidencia de Estados Unidos fue en contra del rumbo de la economía, en contra de la globalización y sus resultados, en contra de la inmigración, a favor de la revisión del Tratado de Libre Comercio con Canadá y México y a favor de medidas proteccionistas y locales que favorezcan a la clase media trabajadora que ha perdido poder adquisitivo y sus trabajos en las últimas décadas, el 65% de este voto fue para el candidato republicano. La campaña de Trump fue exitosa en detectar ese dolor y hablarles directamente a ellos. El lema de campaña de Trump recogía esa preocupación: Make America great again.

 

¿Quiénes votaron por Trump? En su mayoría la clase trabajadora, blanca, de arriba de 50 años, de pequeñas ciudades que están preocupados por su situación económica y laboral y que culpan a los tratados de comercio, la globalización y la inmigración del deterioro de su nivel de vida.

 

Resulta sorprendente que un candidato con las características y el discurso de Trump gane una elección en la democracia más antigua del mundo sobre una candidata experimentada, inteligente y con mejores credenciales para gobernar a la primera potencia del mundo. Es claro, además, que ninguno de los dos candidatos convencía a la gran mayoría de los votantes en Estados Unidos.

 

El mensaje es aún más preocupante. Ganó la campaña del odio, la misoginia, la mentira, la intolerancia. ¿Cómo educar a las generaciones que vienen detrás de las nuestras a ser transparentes, honestos, tolerantes, responsables, a respetar la ley, a creer en la igualdad y a luchar por los derechos de las mujeres y las minorías cuando ganó, el 8 de noviembre, todo lo contrario?

 

@C_Humphrey_J 

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.