Opinión

#Elecciones2019: ¿una medición de la gestión del gobierno?

México necesita un buen gobierno, cercano a la gente y que atienda a sus demandas. | Fernando Díaz Naranjo

  • 06/05/2019
  • Escuchar

Van poco más de 9 meses de que se llevara a cabo la compleja elección de 2018 derivado de la decisión de la mayoría de la población, López Obrador impulsado por el partido Morena lleva 5 meses de su gestión.

A esto, diversos medios de comunicación han publicado mediciones sobre la gestión del gobierno y, concretamente, del ejecutivo federal.

Sin embargo, las mediciones hechas aún por prestigiadas empresas, son sólo la fotografía de un momento determinado y, está comprobado que, por diversas circunstancias, algunas tendencias no se mantienen el día de la elección. 

Aunado a esto, algunos analistas han criticado a los medios de comunicación que han medido el quehacer gubernamental señalando que no es posible una evaluación buena o mala de una gestión administrativa en un periodo tan corto.

Pero, las elecciones que tendrán verificativo este año 2019, ¿podrían ser un referente del sentir de la población respecto a la gestión de gobierno?  Desde nuestro punto de vista sí lo es por múltiples factores que presento a continuación.

Primero. Si bien las elecciones sólo se realizarán en 6 entidades federativas, Aguascalientes, Baja California, Durango, Puebla, Quintana Roo y Tamaulipas, en las mismas participarán las fuerzas políticas que compitieron en 2018 por lo que resulta un ingrediente interesante ver cómo salen respecto de las preferencias electorales de la población.

Segundo.  Los procesos electorales actuales son hoy un referente de confirmación de un buen gobierno, pero también pueden convertirse en el verdugo de alguna fuerza política que no hizo bien su trabajo.

Tercero.  La población sabe hoy que su voto cuenta y que gracias a él puede direccionar, cambiar o sepultar alguna gestión administrativa.  Esto afortunadamente lo saben también los diversos actores políticos participantes en los procesos electorales, sin embargo, al tiempo, parece que se les olvida quién los puso en el poder y a quiénes se deben.

Cuarto.  Contamos con instituciones electorales sólidas que a lo largo de muchos años han consolidado personal profesionalizado y, como ingrediente extra, las acciones más importantes de dichos organismos son públicas y auditadas constantemente.

Quinto.  Los que antes señalaban que algunas instituciones, personas o actores políticos operaban un presunto “fraude electoral”, hoy tienen el sartén por el mango para poder prevenir, advertir, investigar y sancionar cualquier irregularidad que, en su caso, llegue a presentarse en alguna de las etapas del proceso electoral.

Con estas breves aproximaciones me parece que existen elementos para considerar que el resultado que se obtenga de los procesos electorales locales de este 2019, sí pueden constituir un primer balance tanto para el gobierno, como para el presidente de nuestra Nación, así como del partido Morena y del resto de los partidos políticos, así como de los gobiernos locales.

El balance que la población manifieste con su voto puede tener tres sentidos: la aprobación de la gestión administrativa en turno y, en general de la federal; la manifestación de su rechazo o desaprobación por la forma en que se han conducido políticas públicas, atención a demandas de la población, entre otras, así como también pueden ser el reflejo de la apatía, del descontento y de la desilusión.

Cualquiera que sea el sentir próximo de la población los primeros que deberán tomar cartas en el asunto, serán los partidos políticos y sus respectivos candidatos.

México ya no está para experimentos.  México necesita un buen gobierno, cercano a la gente y que atienda a sus demandas. Pero esperemos el veredicto ciudadano. ¡Hasta la próxima!

En defensa de la libertad de expresión

@fdodiaznaranjo | @OpinionLSR | @lasillarota

diaznaranjo.fernando@gmail.com


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.