Opinión

Elección de gobernador en Colima: El debate

Las descalificaciones generan desconcierto y apatía que puede influir en abstencionismo.

  • 11/01/2016
  • Escuchar

Uno de los aspectos fundamentales que trajo consigo la Reforma Constitucional en materia Político Electoral de 2014 y que a través de legislaciones secundarias impactó el Sistema Político Electoral en nuestro país y que tuvo su prueba de fuego en las elecciones federales y locales del año pasado, fue la creación y fortalecimiento de lo que hoy conocemos como el Instituto Nacional Electoral (INE), que a comparación con el otrora Instituto Federal Electoral (IFE), aglutina más de 70 nuevas facultades.

 

Esto se tradujo en que el INE sea hoy en día, el máximo órgano electoral del país por encima de los Institutos Electorales de las entidades federativas y del Distrito Federal llamados Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE´s). Es así que el INE, además de emitir diversos Lineamientos, Criterios y directrices de la organización de las elecciones locales en nuestro país, supervisa, por decir lo menos, la ejecución del quehacer local de los OPLE´s.

 

Bajo esta línea, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó el año pasado declarar la nulidad de la elección de gobernador en el estado de Colima para establecer que fuera directamente el INE quien llevara a cabo esta elección extraordinaria que tendrá verificativo el próximo 17 de enero, es decir, estamos a tan sólo una semana de este proceso electivo.

 

Entre los diversos preparativos de la elección e independientemente de los dimes y diretes que se han suscitado entre algunos candidatos, destaca la realización del debate de los candidatos al Gobierno de Colima que se realizó ayer por la noche en la Universidad de Colima. En este ejercicio participaron: Jorge Luis Preciado del PAN; Ignacio Peralta de la alianza PRI-PVEM-NA; Leoncio Morán de Movimiento Ciudadano; Martha Zepeda del PRD, y Gerardo Galván del Partido Encuentro Social.

 

En la hora con 40 minutos que duró el debate aproximadamente, éste constó de tres bloques donde fueron abordados los temas relativos a economía, seguridad y combate a la corrupción y transparencia; hubo una ronda de cierre donde los candidatos dieron una última intervención de 2 minutos y medio cada uno. El debate fue moderado por el prestigiado periodista Leonardo Curzio y contó con reglas que no se habían apreciado en otros debates: Se incluyeron cifras socioeconómicas de instituciones oficiales y antes de cada bloque fue transmitido un segmento con un sondeo ciudadano.

 

Las cifras y las opiniones vertidas por los ciudadanos colimenses no fueron conocidas previamente por los candidatos. Otro aspecto importante, fue el manejo de las cámaras que, ante el desarrollo del Debate, permitió al público que vio este ejercicio democrático, observar sus reacciones ante propuestas o bien acusaciones.

 

Lo importante del debate entre los candidatos a la gubernatura del Estado de Colima fue un formato novedosos que hizo más dinámico el desarrollo del mismo; esto refleja un avance en generar formatos cada vez más abiertos de discusión. Lo malo, fue la serie de descalificaciones mostradas en el mismo principalmente entre los candidatos de la alianza PRI-PVEM-NA y del PAN que, en mi opinión, desacreditan un proceso electoral.

 

Un debate debe tener como objetivo primordial, el mostrar ideas claras sobre la forma que se pretende llevar un gobierno; sobre las propuestas que se han integrado y que se presentan ante la ciudadanía para que ésta tenga mejores condiciones de juicio y valor al momento de emitir su sufragio. Las descalificaciones sólo generan desconcierto y hasta apatía que puede influir en un factor que parecería cada vez más creciente: el abstencionismo.

 

Entre las propuestas rescatables del debate estarían la coincidencia de dotar de mejor infraestructura al puerto de Manzanillo; se presentó una importante discusión en torno al tema del empleo; ambos candidatos se dijeron ganadores del debate que, como estrategia política, me parece que consideraron que esto les puede redituar mejor presencia entre el electorado. Sin embargo, el veredicto final lo tendrán los ciudadanos del estado de Colima que el domingo próximo determinarán al ganador de esta elección que se suma a 12 procesos electorales locales ordinarios que se realizarán durante este 2016. 

 

Tanto a los candidatos como a los ciudadanos de ese hermoso estado de la República les deseamos mucha suerte. De los resultados que se obtengan en una elección que se presume competida, estaremos hablando en su oportunidad.

 

@fdodiaznaranjo

 

 

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.