Opinión

El tiempo se agota

El tiempo se agota, del nombramiento del candidato del Frente depende que la elección presidencial de 2018 | La columna de Carla Humphrey

  • 08/12/2017
  • Escuchar

¿Y el Frente?


Esta semana es vital para el Frente Ciudadano por México.

Una definición que tienen que tomar y anunciar lo antes posible, es la que determina el método de selección de candidaturas, particularmente, la de la presidencia de la República.

Los tiempos electorales exigen decisiones claras y, aunque todavía quedan algunos días dentro del plazo legal para informar al Instituto Nacional Electoral sobre la forma de elegir a la persona que ocupará la candidatura presidencial del Frente, el plazo fatal es el próximo jueves 14 de diciembre, cuando darán inicio las precampañas.

El Frente tiene ventaja


El Frente Ciudadano tiene ahora una ventaja sobre los demás, tiene la certeza de quiénes serán los dos contendientes más fuertes a los que se enfrentará su candidato en la boleta presidencial.

Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade serán su competencia más dura. Teniendo claridad en los competidores, la decisión del Frente no sólo debe centrarse en determinar qué partido político encabezará el Frente rumbo a la presidencia, sino qué persona tiene las mejores cartas para enfrentarse a esos dos candidatos.

Ya pasó para el Frente el momento de negociar internamente a qué partido de los que lo integran corresponde la candidatura presidencial y de medir propuestas en función de los acuerdos internos.

Con la determinación por el PRI de su candidato presidencial, las opciones deben analizarse fuera de la lógica interna de los partidos y sus respectivos balances.

Las opciones del Frente


El Frente tiene diferentes opciones para ocupar la candidatura presidencial. Podría encabezar la coalición una propuesta ciudadana, alejada de la mala percepción que tienen los ciudadanos de los partidos políticos o bien, puede ser un militante de alguno de los partidos políticos, el método puede ser abierto o cerrado.

Las cartas que más han sonado para ocupar la candidatura presidencial por parte del Frente son Miguel Ángel Mancera, Ricardo Anaya, Rafael Moreno Valle y Margarita Zavala. Podrían no ser todas las opciones, pero han sido estas las que más atención mediática han generado.

Sin ahondar sobre los méritos, cualidades, defectos o trayectorias de estas cuatro propuestas, la cuestión que tiene que resolver el Frente es la persona que puede competir con éxito en la carrera presidencial.

La determinación comienza por analizar las fortalezas y debilidades de ambos candidatos, para poder seleccionar a la persona que pueda con argumentos y conocimientos evidenciar y cuestionar el trabajo y desempeño de cada candidato y mostrarse como una opción política fuerte y con solvencia profesional para dirigir al país por los próximos seis años.

La candidatura del Frente debe mediar entre los extremos que parecen Meade y López Obrador, entre el estatus quo y la incertidumbre, entre lo pronosticable y la sorpresa, entre el miedo y la continuidad.

Ese es el candidato que mejores resultados dará al Frente, aquel que ofrezca un punto de equilibro entre los extremos, una bocanada de aire fresco en una elección en la que parece que todo es blanco o negro, sin matices en medio.

El Partido de la Revolución Democrática ya cerró filas con Miguel Ángel Mancera como su propuesta para encabezar el Frente.

El Partido Acción Nacional está en la encrucijada entre fortalecer al partido u optar por el dedazo.

El tiempo se agota y la baraja está en la mesa, del nombramiento del candidato del Frente depende que la elección presidencial de 2018 no se reduzca únicamente a las dos opciones que ya conocemos.

También puedes leer: AMLO y Meade en la boleta rumbo a la Presidencia

@C_Humphrey_J | @OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.