Opinión

El teatro de la 4T

Un gobierno de mentiras, de montajes y sin resultados. | Julio Castillo López

  • 13/04/2021
  • Escuchar

Es curioso que sea el presidente López Obrador quien ponga en la mesa el tema de los montajes, acusando a un periodista de uno hace más de 10 años cuando en su gobierno todo ha sido un montaje y el principal es el escenario de los montajes... la conferencia mañanera en donde el presidente ataca e inicia linchamientos contra quienes considera sus enemigos o rivales, y es el escenario en donde se representan las auténticas cortinas de humo (o montajes) que utiliza el gobierno para ocultar su mala gestión. Algunos montajes vigentes:

· Desde antes de iniciar el sexenio, el entonces presidente electo López Obrador instrumentó su primer montaje como mandatario, convocando a una consulta popular apócrifa para corroborar lo que desde entonces él y todos sabíamos que era un error: la cancelación del aeropuerto de Texcoco.

· El segundo gran montaje, ya como presidente en funciones, fue el supuesto combate al robo de combustibles o "huachicoleo" con el que dejó sin gasolina a México logrado pérdidas en miles de millones y el resultado final es que el robo de combustible hoy es 17% más que cuando lo empezó a combatir y la gasolina es más cara que nunca (otro fracaso que el gobierno busca ocultar).

· El mayor de los montajes, que además ha sido una historia recurrente cada vez que el gobierno necesita una distracción, ha sido la venta del avión presidencial que acabó en una rifa totalmente falsa y absurda en donde se entregó a los ganadores 20 millones de pesos (entre 100 ganadores), el propio gobierno federal compró un millón de boletos (500 millones de pesos) y el presidente López Obrador citó a un buen número de empresarios en Palacio Nacional para venderles boletos en un acto que en cualquier otro país sería tipificado como una extorsión. El saldo final es que el avión ni se ha rifado ni se ha vendido; tenerlo resguardado en el aeropuerto de Victorville, California, ha costado alrededor de 100 millones de pesos y los viajes presidenciales se hacen en aerolíneas comerciales (logrando así pagar dos veces por lo mismo).

· Para la pandemia todo ha sido un montaje; López-Gatell sus mentiras y su mediocridad en la que prefiere obedecer que salvar vidas, las vacunas que no se ponen y que se anuncian en cientos de millones (aunque no haya ni un millón de personas con el ciclo de vacunación completo), la maldita curva que no han podido aplanar, la visita de López Obrador a un supuesto hospital en donde todos los enfermos no estaban enfermos y eran militares actuando... han sido tantos los montajes a este respecto que hasta se me hace válido poner en duda que López Obrador se haya enfermado.

· Otro montaje que todavía no toma forma clara es el anunciado juicio a expresidentes. El fracaso en el combate a la corrupción es una realidad palpable: 78% de los contratos de este gobierno se han entregado por adjudicación directa, el costo de la corrupción pagos y trámites creció 64%, familiares directos del presidente López Obrador han sido exhibidos y hasta la titular de la Secretaría de la Función Pública (órgano encargado de combatir la corrupción en el gobierno) tiene señalamientos de corrupción y de enriquecimiento ilícito. Buscar la corrupción en el pasado no hace honesto al gobierno y sólo demuestra (en comparación) que es mucho más corrupto que sus antecesores.

Estamos ante un gobierno que lo primero que hizo fue construir el teatro desde donde transmitirían sus falacias (la mal llamada mañanera). Medios especializados han contabilizado que el presidente López Obrador ha dicho más de 45,000 mentiras en sus conferencias y eso dice más que cualquier afirmación; un gobierno de mentiras, de montajes y sin resultados.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.