Opinión

El sur, los halcones

La Vicealmirante Nora Tyson, en México. Actos terroristas desde Pakistán, su preocupación.

  • 07/02/2017
  • Escuchar

La entrevista telefónica entre los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump en la que, supuestamente, el estadunidense planteó al mexicano enviar tropas gringas a México para poner en su lugar a los cárteles del narcotráfico, desató tormentas.

 

La tensa calma regresó como estado natural de las relaciones entre México y los Estados Unidos, no importa quien esté al frente de cada país.

 

Con un panorama menos borrascoso, salió a relucir un detalle que parece haber pasado inadvertido en las agendas informativas de ambos gabinetes. La frontera sur, su porosidad, sus riesgos y amenazas a la seguridad nacional de ambas naciones.

 

Durante la llamada, ocurría un encuentro secreto entre altos funcionarios de ambos gobiernos. Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores, “Craig Deare, encargado de América Latina en el consejo de seguridad nacional de Trump, el almirante Kurt Tidd, jefe del Comando Sur de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y la embajadora estadounidense Roberta Jacobson."

 

Del embate de preguntas, aclaraciones y correcciones en torno a lo señalado, derivó una carambola diplomática y periodística, en una precisión emitida por la embajada de los Estados Unidos acerca del encuentro secreto.

 

Mientras en México se afianzaba la versión sobre el aterrizaje de una aeronave de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) en el aeropuerto de Tapachula, Chiapas, (apoyada en una foto que muestra al aparato en un hangar siendo recibido por personal naval), la embajada norteamericana difundía un breve comunicado:

 

 

El texto diplomático señalaba:

“No ofrecemos detalles sobre las conversaciones del Presidente.

 

· La visita a la frontera sur fue planeada desde hace meses y le brindó a las autoridades de los Estados Unidos la oportunidad de conocer de primera mano los retos que México enfrenta al proteger sus fronteras.

 

· Valoramos enormemente la relación entre fuerzas militares de la que gozan nuestros dos países.

 

· Cada día, soldados, pilotos, marineros y marinos mexicanos ponen su vida en riesgo cumpliendo su vital tarea de desmantelar las organizaciones del crimen transnacional.

 

· Tenemos una sólida cooperación con las fuerzas armadas de México y les brindamos apoyo en el tiempo y la forma que nos lo solicita el gobierno de México.

 V. Vázquez

 

 Official

UNCLASSIFIED

 

Con las aguas en calma pero aun risadas, el gobierno mexicano ha reconocido que en el avión Gulfstream IV de la USAF que aterrizó en Tapachula y fue recibido por personal naval, viajaba como personaje central la Vicealmirante Nora Tyson, Comandante de la Tercera Flota Naval de los Estados Unidos.

 

Por supuesto que en la Marina el mutismo fue total.

 

¿A qué vino la Vicealmirante Tyson? ¿Por qué ella y sus acompañantes sobrevolaron luego en un helicóptero de la Marina la frontera con Guatemala para luego visitar rápidamente las instalaciones de la Estación Migratoria Siglo XXI?

 

El tema fundamental que la trajo a Chiapas fue el de los riesgos y amenazas que los organismos de inteligencia norteamericanos perciben en la frontera sur de México.

 

La Vicealmirante Tyson y sus colaboradores, junto con personal de seguridad interna de los Estados Unidos, tienen datos precisos acerca de movimientos inusuales de grupos extremistas asentados en Pakistán cuya intención es penetrar en México para alcanzar suelo estadunidense.

 

De ahí la colaboración y el encuentro, ya planeado con antelación, en el que el almirante fue además invitada de honor al pase de revista de una unidad especial que opera en la franja fronteriza con Guatemala.

 

@JorgeMedellin95

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.