Opinión

El señor de los cielos que llegó a Los Pinos con Zedillo

Desde 1997 se denunció que los narcotraficantes Amezcua Contreras tenían una relación de amistad y negocios con la familia política de Zedillo. | César Gutiérrez

  • 29/03/2021
  • Escuchar

Después de años de estar fuera de los reflectores, el ex presidente Ernesto Zedillo Ponce de León reapareció en una conferencia virtual transmitida por el CIDE (Centro de Investigación y Docencia Económicas), por la terminación del diplomado Políticas de Drogas, Salud y Derechos Humanos 2021. Dentro de su participación habló de diversos temas como el fracaso en política de drogas, donde considera que éstas deben atenderse a través de la regularización.

Esto me parece correcto.

Recordemos que en el lejano febrero de 1997, fue apresado el General de División DEM Jesús Héctor Gutiérrez Rebollo quien fuera “Zar Antidrogas de México”, supuestamente por proteger al narcotraficante Amado Carrillo Fuentes, conocido como “el señor de los cielos”. Pero la historia va más allá.

Desde ese lejano 1997, mi señor padre denunció que después de realizar una investigación que involucraba a los narcotraficantes Jesús, Luis y Adán, todos de apellidos Amezcua Contreras, conocidos internacionalmente por ser líderes del Cártel de Colima y ser los Reyes de las Metanfetaminas a nivel internacional, tenían una relación de amistad y negocios con la familia política de quien era presidente de México en ese momento: Ernesto Zedillo. En específico, con su suegro Fernando Velasco Márquez y sus cuñados Fernando y Francisco ambos de apellidos Velasco Núñez.

Fue el mismísimo secretario de la defensa nacional Enrique Cervantes Aguirre, quien ordenó por instrucciones del entonces presidente de México [Zedillo] la detención en contra de quien fuera el “Zar Antidrogas de México” [mi finado padre]. Ordenaron que fuera internado en el Penal Federal de Readaptación Social Número 1 (UNO) en Almoloya de Juárez, hoy conocido como el Altiplano.

En ese lugar tuvimos que librar una guerra por más de 14 años para demostrar la inocencia de quien fue mi defendido y padre.

Para todas las nuevas generaciones que no conocen quién es Ernesto Zedillo Ponce de León, les haré un breve análisis de su sexenio de corrupción y muerte.

Para empezar él era el jefe de campaña del candidato oficial del PRI Luis Donaldo Colosio, quien fue asesinado en aquel 23 de marzo de 1994 en Lomas Taurinas, donde curiosamente su jefe de campaña [Zedillo] no asistió, y terminó siendo el candidato del PRI y posteriormente presidente de México.

Llegó al poder y en menos de tres meses sumió al país en la peor crisis de la historia con el famoso error de diciembre o efecto tequila, conocido así internacionalmente. A la postre, se terminó convirtiendo en el rescate económico más grande de la historia con dinero público a intereses privados de unos cuantos beneficiados, se conoció como el FOBAPROA (Fondo Bancario de Protección al Ahorro), y que todos los mexicanos seguimos pagando. Incluso las nuevas generaciones que no ubican quién es Zedillo, tendrán que pagar por toda su vida dicho rescate, ya que con dinero del estado mexicano se asumieron y pagaron las deudas de empresarios privados.

Zedillo remató la red ferroviaria por menos del 3% de su precio real, para posteriormente formar parte del consejo de administración de dicha empresa transnacional. Sí, así de cínico.

De igual manera no podemos olvidar todas las masacres que existieron en su sexenio como Aguas Blancas, El Charco, y Acteal, solo por mencionar algunas.

Pero en lo que a mí respecta, no puedo dejar pasar el hecho de que los vínculos que se denunciaron en ese momento de su familia con el Cártel de Colima, le costaron a mi señor padre la libertad, a mi –como su hijo– que fuera secuestrado y torturado por personal militar. Utilizaron todo el poder del estado para callarnos y amenazarnos. Eran dueños de todos los medios de comunicación, los periodistas solo eran lectores de los boletines oficiales de la extinta PGR y de la Presidencia de la República.

Utilizando el más viejo y eficaz de los sistemas, destruyeron la imagen y credibilidad de mi padre y mi familia; para que en caso de filtrarse la noticia de los nexos de la familia política del quien era presidente de México, no hubiera eco y así cuidar el buen nombre e imagen de la presidencia de México.

Pero lo que no pudieron desaparecer fue la verdad. Como el hecho de que el grupo de información militar de la V Región Militar bajo las órdenes de mi señor padre el General Jesús Gutiérrez Rebollo, realizó las investigaciones y obtuvo las grabaciones de las llamadas telefónicas entre los narcotraficantes Amezcua Contreras con Fernando Velasco Márquez, suegro de Zedillo, donde les aseguraba que su hija Nilda Patricia Velasco, quien era la primera dama de México, ya estaba en conocimiento de su problema legal y que los ayudaría.

Asimismo, se les indicó que el Lic. Constantino Tirado se contactaría con ellos para darles todos los detalles. Todas estas grabaciones fueron ofrecidas en el Juzgado Federal de Procesos Penales Federales donde se les juzgo a mi señor padre. Ahí mismo, se encontraba el acuerdo del juzgado federal, que los mismos habían perdido del seguro del juzgado, por lo que no serían tomados en consideración como pruebas de descargo.

Años después apareció la investigación en la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Contra la Salud (FEADS), de la extinta PGR, donde existía la Organización de los Hermanos Amezcua Contreras, Tráfico Internacional de Efedrina, donde se confirma la relación de la ex esposa, cuñados y suegros del ex presidente de México Ernesto Zedillo, con ese grupo de narcotraficantes.

Desde julio de 1995 se investigaba al grupo del crimen organizado denominado como Cártel de Juárez, quien era liderado por Amado Carrillo Fuentes, alias “el señor de los cielos” y Héctor Palma Salazar, conocido como “el Güero Palma”. Derivado del trabajo de investigación del grupo de información de la V región Militar con sede en Guadalajara, Jalisco, se le informó con fecha 04 de diciembre de ese lejano 1995, de forma directa a quien era el secretario de la defensa nacional, sobre el avance en las investigaciones, así como la infiltración en ese grupo criminal, donde se hace mención que se ha reclutado como informante a un Subteniente de la Fuerza Aérea Desertor de nombre Francisco Corona García, conocido en el grupo criminal como “el Negro Corona”, donde dan los pormenores de las personas que trabajan para el Cártel de Juárez. De igual manera, comentan sobre la información que les da este informante, el cual asegura que “Amado Carrillo Fuentes, alias “el señor de los cielos” le dijo de viva voz que le haría su regalito de Navidad al Lic. Liébano Sáenz para que nos vaya bien con Santa Claus y que dicho regalo sería una casa”. También le manifestó Eduardo González Quirarte (operador financiero del Cártel de Juárez), que “Amado Carrillo llevaba buena amistad con el Lic. Liébano Sáenz, ya que Amado lo apoyó económicamente durante la campaña del candidato a la presidencia Dr. Ernesto Zedillo, incluso Eduardo González Quirarte llevó personalmente unas camionetas para la citada campaña”. Así consta en el informe militar de 04 de diciembre de 1995, de la V Región Militar , con número 39872, que obra en los archivos de la Secretaría de la Defensa Nacional y que fue agregado a la averiguación previa contra la Organización de los Hermanos Amezcua Contreras, por Tráfico internacional de Efedrina.

Por último, quiero comentar que en el libro que publicaré próximamente, explico con minuciosos detalles esta relación de la familia de la ex esposa de Ernesto Zedillo con dicho grupo de narcotraficantes. Además, agrego en vínculos digitales los audios de las llamadas interceptadas entre estos narcotraficantes y la familia política de quien era el presidente de México, los que prefirieron destruir a una familia como la mía e inventarle toda una historia a mi difunto padre, con el fin de proteger a un grupo de familiares del presidente de la república que estaban relacionados con narcotraficantes. Puedes decir una mentira mil veces, pero la verdad siempre saldrá a la luz tarde o temprano.


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.