Opinión

El segundo tercio

Hoy presumen que la recaudación ha aumentado pero no así el PIB. La competitividad de la frontera se ha caído por la homologación del IVA y las gasolinas siguen aumentando.

  • 04/09/2014
  • Escuchar

¿Y luego, qué? Es la pregunta que muchos nos hacemos tras de escuchar al presidente Peña Nieto con motivo de la entrega de su segundo informe de gobierno. Más aplausos que resultados. Lo verdaderamente relevante en este último año han sido las reformas estructurales que aprobamos en el Constituyente Permanente y en el Congreso de la Unión. Y si bien él tiene parte del mérito no es un logro exclusivo del Ejecutivo Federal. Cuenta con el respaldo responsable de una oposición muy distinta de la que él mismo formó parte cuando gobernábamos nosotros.

 

Ya hubiera querido Felipe Calderón contar con el acompañamiento de una oposición a la altura de las necesidades del país. Lo que encontró desde el primer día de su mandato fue intransigencia, mezquindad y cálculo político. La lucha descarnada por el poder. Lograron regresar. La percepción ciudadana, empero, hoy los desnuda. No había llegado un Presidente de la República a su segundo informe con tan bajos niveles de popularidad. Y conste que tiene el amplio respaldo de los medios de comunicación.

 

El problema que enfrenta el gobierno en turno es su ineficacia para llevar a la práctica sus promesas de campaña y los postulados contenidos en las reformas. Se acabaron los pretextos. Ya tiene Peña Nieto sobre la mesa todas las adecuaciones legales que demanda la competitividad del país. Y, en el plano externo, tanto Estados Unidos como la Unión Europea han tomado de vuelta el camino del crecimiento.

 

Mientras tanto, a pesar del bono democrático con el que llegó a la Presidencia “El nuevo PRI” y con todo y las citadas reformas, la economía no solo no despega sino que se encuentra estancada. No hay inversiones ni empleos suficientes mientras que la economía informal sigue creciendo. Esto no es producto de la casualidad sino consecuencia directa -previsible y anunciada- de la torpe Reforma Fiscal que aprobaron el año pasado los legisladores del PRI, PVEM y PRD a propuesta del propio Peña Nieto y de su secretario de Hacienda Luis Videgaray.

 

Es una reforma que le quita el dinero a las clases medias y a los micro y pequeños empresarios para dársela a un gobierno que gasta tarde y mal. Falso que solo le clave el diente a los empresarios y acaudalados que más tienen. La repercusión de limitar o eliminar la deducibilidad de diversos conceptos afecta, también, a la clase trabajadora pues una serie de prestaciones laborales quedaron sin efecto por las enmiendas tributarias en comento.

 

Así, hoy presumen que la recaudación ha aumentado pero no así el Producto Interno Bruto. La competitividad de la frontera se ha caído por la homologación del IVA y las gasolinas siguen aumentando su precio a pesar de que estamos por encima del referente de Estados Unidos.

 

Con Felipe Calderón la economía cerró en el 2012 con un crecimiento de alrededor del cuatro por ciento mientras se creaban más de 700 mil empleos al año. Todo eso se esfumó. Y conste que no teníamos las anheladas reformas.

 

Así pues, mitigar los efectos de tan nociva Reforma Fiscal será uno de los ejes principales de la agenda de los senadores de Acción Nacional en el presente periodo ordinario de sesiones.

 

Dos ejes articuladores adicionales hemos trazado como ruta para los meses por venir: El combate a la corrupción y la seguridad pública. Definitivamente no coincidimos con Peña Nieto en el sentido de que la corrupción es un mal cultural que hemos de padecer hasta que nuevas generaciones reemplacen nuestra forma de pensar y actuar. Es tanto como abdicar al gobierno y ceder ante la fatalidad de un mal que no se combate por la debilidad institucional y la complicidad. Una de sus principales promesas de campaña y de los espectaculares anuncios de inicio de temporada han quedado sepultados en discursos y en tímidas acciones, si no es que en revanchas políticas.

 

Por otro lado, la inseguridad pública, por más que se diga o maquillen las cifras, sigue siendo un cáncer que azota a la sociedad y que hoy ha alcanzado plazas y hogares que antes no habían sido tocados. Si bien los homicidios dolosos van a la baja los otros delitos que más lastiman a la sociedad, como lo son el secuestro, el robo y la extorsión van al alza. Es un coctel explosivo: bajo crecimiento económico e inseguridad creciente a nivel cancha.

 

Nadie desea que le vaya mal al gobierno. Por el contrario. Hemos dejado constancia en el PAN que lo que queremos es un país con mejores niveles de desarrollo en todos lo ámbitos. Pero en nuestro papel está exigir que las leyes se cumplan; que el ejercicio del gasto se haga con eficacia, eficiencia y transparencia, y que las acciones contra la inseguridad pública surtan el efecto deseado.

 

Comienza el segundo tercio del sexenio. Los pretextos se agotaron y la paciencia de la gente también. Que conste. 

 

@JLozanoA

 

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.