Opinión

El robo de automóviles en la Ciudad de México

Jorge A. Lumbreras Castro

  • 20/11/2017
  • Escuchar

La CDMX en robo de vehículo ocupa el lugar 24 de 32 estados; es de las diez entidades con menor incidencia del país.

El robo de vehículo en el país es un delito que afecta de diversas formas a las personas y sus familias. Para quienes precisan un automóvil en sus actividades cotidianas e incluso laborales, su pérdida se traduce en afectaciones económicas y de tiempo, así como en la necesidad de reorganizar sus actividades; para las empresas que se dedican a asegurar vehículos, este delito les genera pérdidas sustanciales; y para los gobiernos el robo de vehículos tiene efectos en la percepción de seguridad, más aún en las ciudades donde se hizo habitual que las personas dejaran sus unidades en la vía pública, y donde no se dispone de espacios o en su caso de los medios necesarios para guardar estos bienes de forma segura. 

La situación se agrava cuando las personas son víctimas del robo de sus automóviles al llegar o salir de sus casas o en plena vía pública, más aún, cuando la delincuencia utiliza armas de fuego, hay robos de vehículo que desafortunadamente terminan en homicidios. Finalmente, para la seguridad pública, el robo de vehículos tiene otros efectos negativos toda vez que para cometer diversos delitos se utilizan unidades que fueron robadas.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) señala que en 2016, en todo el país, el número de robos de vehículo sin violencia fue de 116 mil 618, y en el mismo delito con violencia fue de 45 mil 152, lo que hace un total de 161 mil 770. En el año 2017, en el lapso que va de enero a septiembre, los vehículos robados con violencia fueron: 45 mil 747, y sin violencia 93 mil 008, para totalizar de 138 mil 755. 

La Ciudad de México ocupa a nivel nacional el lugar 24 en robo de vehículo donde 32 es el mejor lugar, es decir, por debajo de la tasa nacional. Este dato representa avances acumulados porque la tendencia se mantiene a la baja con repuntes en algunos periodos, recordándose la colindancia que tiene la CDMX con otras entidades del país, situación que facilitaría en principio el robo y traslado de las unidades hacia esos estados, dificultándose las investigaciones.   

En la CDMX el 63 por ciento de los robos de vehículo fueron sin violencia. Se  mantienen las cifras más bajas desde que se registra este delito, a saber, una tasa de 42.37 por 100 mil unidades registradas. En el año 2017 se tuvo un aumento relativo respecto a 2016 con un porcentaje de 0.8 por ciento; sin embargo en el año 2000 se robaban cada día 119 vehículos mientras que en 2017 se roban 30. Es necesario señalar que en 22 de las 32 entidades de nuestro país se incrementó este delito. 

Las características del robo del vehículo en la CDMX, de acuerdo a los análisis de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, son los siguientes: el 61.9 por ciento de la totalidad de robos se presenta de lunes a jueves; el horario de mayor frecuencia es entre las  20:00  y las 24:00 horas;  36.2  por ciento de los robos se efectúan con violencia y 63.8 por ciento sin violencia; el 55.02 por ciento de los vehículos robados son particulares, el robo de motocicletas alcanzó el 24.6 por ciento  y el de automóvil de servicio público representó el 18.96 por ciento. Finalmente las sub-marcas que más roba la delincuencia son: Tsuru (38.2 por ciento) seguido de Jetta (13.5 por ciento) y Aveo (8.0 por ciento).  

El robo de vehículo motivó una serie de cambios normativos y la creación de dispositivos institucionales para perseguirlo con mayor eficacia. El Gobierno Federal señala que: a) en nuestro país no existió un Registro Público Vehicular con fines de seguridad, b) el Registro Federal de Vehículos de 1977, tenía fines fiscales, y c) el Registro Nacional de Vehículos del 2 de junio de 1998, tenía un propósito mercantil que combatía la inseguridad jurídica en operaciones comerciales, y lo operó una concesión otorgada a un particular. Bajo estos antecedentes, el 1º de septiembre de 2004 se publicó la Ley del Registro Público Vehicular, misma que entró en vigor a el 2 de septiembre de ese año; y el 5 de diciembre del 2007 se publicó su reglamento que entró en vigor del 4 de marzo de 2008. El 3 de marzo de 2007 se publicó en el Diario Oficial de la Federación los Procedimientos de Operación para sujetos Obligados que establece el Reglamento.

Con base en esta legislación nació el Registro Público Vehicular que funciona a nivel nacional y sirve para otorgar seguridad pública y jurídica a los actos que se realicen con vehículos mediante la identificación y control vehicular; y brinda servicios de información al público. El registro contiene la información que proporcionan las Autoridades Federales, las Entidades Federativas y los Sujetos Obligados a realizar las inscripciones y presentar los avisos. El registro sirve para fortalecer la seguridad jurídica; da certeza en la propiedad de este bien, y brinda a los sujetos obligados información para tomar mejores decisiones en todo lo que tiene que ver con las transacciones de vehículos

En el caso de la CDMX los avances en el combate al robo de vehículo obedecen a políticas públicas innovadoras al aplicar tecnologías para detectar vehículos robados, es el caso de los detectores de placas y también al instrumentar programas para evitar la compraventa de vehículos robados. Las acciones más contundentes son: a) operativos, b) arcos detectores y c) Programa “Compra Segura” donde se trabaja de manera coordinada con la sociedad civil. Algunas acciones en el periodo que va de enero a agosto de 2017, son: 1) 350 personas fueron detenidas en flagrancia; 2) 152 personas se consignaron y vincularon a proceso penal; c) el desempeño de la Procuraduría ante el Poder Judicial logró 77 sentencias condenatorias, y otros procesos están en marcha. 

---

Dr. Jorge A. Lumbreras Castro. Académico de la FCPyS - UNAM

jorgelumbrerascastro@gmail.com



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.