En la Ciudad de México el robo a pasajero en microbús disminuyó un 51.5 por ciento entre 2012 y 2017.

Un modo de transporte central en la CDMX es de carácter colectivo; de acuerdo con la última encuesta de origen destino del INEGI es el segundo medio más utilizado con el 34.5 por ciento del total de viajes en la CDMX y zona conurbada, solo detrás del automóvil particular.

Es sustancial señalar que se vive una transición en este medio de transporte; los microbuses predominaron en el lapso que va de 1990 al año 2010, estos se sustituyen paulatinamente por autobuses urbanos de mayor capacidad, en especial en rutas y avenidas principales por otro medio de transporte masivo: el metrobús.

La transición en la estructura de la oferta de transporte parte de una visión integral que suma varios factores: a) seguridad de los usuarios; b) mayor eficiencia; c) reducción de emisiones contaminantes; d) renovar un parque vehicular que en una proporción significativa se definía por unidades con más de 15 años de vida útil.

Se trata de un transporte masivo de espacios cerrados que en determinados horarios se congestiona, y que en el caso de los microbuses facilitan el ascenso y descenso en cualquier lugar, estos factores incidían en que algunos grupos de personas dedicados al robo encontraran en las unidades de transporte condiciones de oportunidad.

Las personas necesitan trasladarse de un punto a otro todos los días, por ello, los robos en este transporte son de alto impacto social al provocar miedo, zozobra  y angustia porque se trata de espacios cerrados que quedan en control momentáneo de delincuentes quienes; además, en un porcentaje significativo, utilizan las armas así como la violencia moral para hacerse de objetos y dinero que las víctimas obtuvieron con su trabajo y esfuerzo. 

Programa Pasajero Seguro


El robo a pasajero a bordo de microbús tuvo su punto máximo en el año 2010 con 7.2 robos al día, sin embargo, la aplicación del Programa Pasajero Seguro, generó una disminución sistemática hasta tener menos de dos delitos al día en 2017. El mayor control, la mejor verificación, la regulación creciente y la transición hacia otros sistemas con mayores capacidades de vigilancia, seguridad y paradas fijas son factores que permitieron reducir el delito, lo cual en evidencia se conjunta con la estrategia y acciones de la Secretaría de Seguridad Pública, y con las capacidades de procuración de justicia para llevar ante los jueces a los responsables.  

Este delito además de reducirse con base en el desarrollo del programa Pasajero Seguro, muestra un cambio en su estructura debido a la entrada en operación del metrobús en corredores viales y avenidas principales en un esquema de coinversión privada.

El programa Pasajero Seguro vigente desde el año 2010 incorporó en su planeación zonas de mayor incidencia, horarios, días, rutas y modus operandis; en el presente año este delito disminuyó en -3.7 por ciento, y entre el año 2012 y el 2017 disminuyó en 51.5 por ciento.

Los datos de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) muestran los siguientes factores: a) 53.6 por ciento de la incidencia del delito de Robo a Pasajero a Bordo de Microbús con y sin Violencia se presentó de lunes a miércoles; b) el horario de mayor  frecuencia fue de 16:00 a 23:59; c) las Carpetas de Investigación muestran que el 87.1 por ciento de los casos se cometió con violencia física; d) los artículos más robados fueron celulares (36.8%), bolsos, mochilas, ropa, lentes y otros (31.5%) y dinero en efectivo (19.9%); e) el modus operandi con que actúan los imputados radica en abordar como pasajeros y amagar a los pasajeros con el 98.0 por ciento de los casos cuando se registró violencia; f) cuando no se ejerció violencia se trató de carteristas.

En materia de procuración de justicia los resultados muestran que 159 probables responsables fueron puestos a disposición y se judicializaron 108 Carpetas de Investigación de Enero a Octubre de 2017. En la presente administración mil 983 probablesresponsables fueron puestos a disposición, se consignó y judicializó a mil 508, y las teorías de caso y pruebas presentadas por la PGJ mediante el trabajo conjunto de Ministerios Públicos, Policías de Investigación, y Peritos ante el poder Judicial, lograron que los Jueces emitieran 744  sentencias condenatorias.

Un resultado sustantivo en la presente administración del Gobierno de la Ciudad de México es la desarticulación de 78 bandas con 255 integrantes que se dedicaban a cometer robo a pasajeros en microbús.


Te recomendamos leer: Robo a transportista en CDMX

Dr. Jorge A. Lumbreras Castro | Académico en la FCPyS - UNAM



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información