Opinión

El revés del PRI en Chihuahua; la sorpresa de Corral

Por Francisco Ortiz Bello

  • 17/06/2016
  • Escuchar

El proceso electoral en Chihuahua concluyó el pasado domingo 5 de junio, al menos en su etapa más importante y relevante, así como en la consolidación de resultados por parte de la autoridad electoral, ahora vendrá el plazo para las impugnaciones y su desahogo, lo que parece ser la parte más complicada.

 

Los chihuahuenses eligieron un gobernador del estado, 67 alcaldes, 67 síndicos municipales y 33 diputados locales, con un resultado final que no se parece absolutamente en nada a los cálculos y previsiones que se tenían antes de la jornada electoral.

 

Sólo a manera de contexto general, previo al domingo 5 de junio, todos los escenarios previsibles, de acuerdo con encuestas y análisis electorales, daban triunfador al PRI y sus partidos aliados (PANAL, PVEM y PT), en la gubernatura del estado, así como en la mayoría de diputaciones y municipios, como se había venido dando desde 1998, en que el PAN perdió la gubernatura con Francisco Barrio Terrazas. El margen de triunfo electoral para el PRI, no se veía arrollador, pero sí con una diferencia cómoda a su favor.

 

El PRI llegó al día de las elecciones con 20 diputados en el Congreso, gobernando 41 de los 67 municipios, entre ellos los más poblados e importantes del estado, y con la gubernatura del estado en sus manos que, si bien se veía seriamente cuestionada por la oposición, parecía lo suficientemente sólida para refrendar el triunfo en las urnas. Sin embargo, no ocurrió así.

 

El senador panista Javier Corral Jurado, nacido en El Paso, Texas pero que renunció a la nacionalidad estadounidense, y quien también había buscado la gubernatura en 2004 perdiendo la elección frente al priísta José Reyes Baeza, le dio un vuelco a la elección alzándose con la victoria de manera contundente, en un resultado que se sumó a la serie de triunfos que obtuvo el PAN en otras seis entidades del país, ese mismo día.

 

Se debe decir que el proceso electoral, al menos a la gubernatura, dio inicio con una muy alta expectativa de un candidato independiente, o sin partido político, que por primera vez en la historia política de Chihuahua, participó en una elección a ese alto cargo de elección popular.

 

José Luis “El Chacho” Barraza, ex dirigente nacional de la Coparmex y del Consejo Coordinador Empresarial, y ex presidente del Consejo de Administración de Aeroméxico, logró reunir, contra todos los pronósticos iniciales, más del doble de las firmas de apoyo ciudadano que requería para lograr su candidatura independiente, entregando 156 mil firmas de las 76 mil que exigía el IEE.

 

Pero al final de cuentas, ni el independiente logró despuntar lo suficiente durante la campaña, ni el PRI llegó a su objetivo trazado, y reforzado en una estrategia electoral basada en encuestas que lo daban como triunfador.

 

Pero, vamos a los números fríos y objetivos. Javier Corral obtiene el triunfo con 39.7% de los sufragios, es decir, 517 mil 18 votos. Mientras que el candidato de la coalición PRI-PVEM-PANAL-PT, el priísta Enrique Serrano Escobar logra 30.7% de los votos, lo que significó 400 mil 515 sufragios a su favor.

 

Para el independiente José Luis “El Chacho” Barraza, se contabilizaron en las urnas 242,756 votos, lo que representó 18.6% de la votación total que, si bien es un porcentaje importante de la preferencia electoral, apenas lo colocó en muy lejano tercer lugar.

 

¿Qué ocurrió pues en Chihuahua? Bueno, pues hay diferentes hipótesis que explican la sonada derrota del tricolor, desde las más sensatas y lógicas, hasta las más disparatadas y maquiavélicas.

 

Unos dicen que fue el voto de castigo de la sociedad chihuahuense hacia el PRI de Cesar Duarte, el actual gobernador del estado, marcado por los abusos del poder, los despilfarros en las finanzas, una abultada e inexplicable deuda pública y severas acusaciones en su contra -incluso ante la PGR- por manejos indebidos del presupuesto estatal.

 

Otros, más conservadores e institucionales, hablan de una oleada antipri en todo el país que, en buena medida, explicaría por qué ese partido perdió cuatro de las nueve gubernaturas con las que llegó al domingo 5 de junio, y le impidió ganar en las otras tres. Esta versión se ve reforzada con una muy mala imagen del partido a nivel nacional, y asociada estrechamente a los escándalos de opacidad, tráfico de influencias y violación de derechos humanos, de los que se responsabiliza directamente al presidente Peña Nieto y a sus principales colaboradores.

 

También hay quien señala que habría sido la venganza del exgobernador José Reyes Baeza terrazas, hoy director general del ISSSTE, quien fue virtualmente expulsado de Chihuahua y exiliado en la Ciudad de México, por el gobernador Duarte, ya que se rumoró intensamente durante toda la campaña, que importantes operadores de Reyes Baeza trabajaban en contra del PRI de Duarte en Chihuahua.

 

El caso es que, con esos resultados, aún muchos heridos de muerte al interior del PRI chihuahuense, desde donde se ha dicho que iniciará en breve una despiadada cacería de traidores, es decir, reconocen que la derrota, al menos en Chihuahua, tiene un componente interno en el PRI. El candidato perdedor del PRI, a la alcaldía de Juárez, Héctor “Teto” Murguía dijo en un discurso público, que había que cazar a los traidores, y que el mismo los sacaría del PRI a “chingadazos” para luego quemarlos en leña verde. Y quizá no sea una 

metáfora.

 

Más allá de las teorías de conspiración revanchistas o de venganza social, lo cierto es que el PRI perdió casi todo en Chihuahua, de 20 pasará a tener sólo 6 o 7 diputados locales, el PAN gobernará en más de la mitad de las alcaldías, contando las ciudades más importantes del estado.

 

Tan solo en la capital del estado, la ciudad de Chihuahua, el PRI lo perdió todo. La alcaldía, la sindicatura y los cinco distritos de diputados locales fueron para el PAN, sumando todos los votos de ese municipio. El PAN aventajó ahí en la votación para gobernador, con más de 90 mil votos, casi el total de la diferencia con la que Corral le ganó a Serrano todo el estado.

 

Pero hay más cifras interesantes. En Ciudad Juárez, la localidad con más electores y la segunda ciudad en importancia del estado, luego de la capital, 25 mil priistas que votaron por Enrique Serrano a la gubernatura, no lo hicieron por “Teto” Murguía a la alcaldía, y quizá por eso “sospechen” que hubo traidores.

 

También en la capital del estado hubo voto cruzado tricolor. Mientras que la candidata de ese partido a la presidencia municipal, Lucía Chavira, obtuvo más de 90 mil votos, Enrique Serrano Escobar apenas y rebasó los 60 mil, es decir, 30 mil capitalinos priístas, o simpatizantes priístas, no votaron por él, pero sí lo hicieron por su candidata a la alcaldía.

 

El pasado miércoles 15 de junio a las 23 horas con 19 minutos, apenas a unos instantes para que venciera el plazo legal, el PRI presentó ante el Instituto Estatal Electoral una impugnación a la elección de gobernador del estado, pidiendo se anule dicha elección por serias irregularidades encontradas dentro del proceso.

 

Dadas las advertencias del gobernador electo Javier Corral en el sentido de encarcelar a su antecesor César Duarte, se avizora una transición complicada y abundante en roces entre los equipos de ambos, pero pasadas las elecciones, Chihuahua no necesita más enfrentamientos, los ciudadanos urgen de un buen gobierno.

 

@Pacortizb

@OpinionLSR

 

 

 
Francisco Ortiz Bello
Analista político y asesor de comunicación. Ha tenido los siguientes cargos: Director de Noticias en Global Media TV. Articulista de El Diario de Juárez (9 años). Comentarista y Analista Político en Grupo Radio Net. Conductor del Programa de radio Acciones & Reacciones.

 

 

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.