Opinión

El repunte de los homicidios

La violencia en México es una condición social con múltiples factores y actores directos e indirectos.

  • 30/06/2016
  • Escuchar

Desde el pasado mes de mayo de 2015, el número de homicidios en México comenzó a marcar una tendencia a la alza, un año después, el índice de homicidios alcanzó niveles no vistos durante la actual administración del presidente Enrique Peña Nieto. Los homicidios han aumentado 19% durante los primeros cinco meses de 2016 en comparación con el mismo periodo del año anterior.

 

Para los especialistas en la materia, lo preocupante es que los homicidios se están presentando de una forma más generalizada y extendida, es decir, en el pasado los asesinatos se concentraban en ciertos estados y municipios, por ejemplo recordemos el caso de Ciudad Juárez, que alguna vez fue señalada como la “capital mundial del asesinato”, hoy en día son varias las entidades en condiciones similares, lo cual dificulta la capacidad de acción de las autoridades.

 

El aumento de la violencia no es propio de México, desde 2013, Latinoamérica es considerada la región más violenta del mundo por diversas ONG internacionales, y aunque algunos países mostraron mejoría en la reducción de la violencia durante 2014, otros como el nuestro sufrieron de un deterioro en la situación de seguridad, de por sí ya muy frágil.

 

A pesar de que las cifras oficiales sobre los índices de criminalidad proporcionadas por el Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) mostraron una disminución paulatina durante 2014, en los hechos estos números no terminaron por convencer a la ciudadanía. Ya que la percepción de inseguridad se ha mantenido alta en las Encuestas Nacionales de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública que anualmente realiza el INEGI.

 

La realidad es que la percepción de la ciudadanía se basa en sus experiencias, más que en cifras oficiales, pero si revisamos a detalle los números podremos observar como en efecto han estado aumentando de forma paulatina. En suma, a nivel nacional durante el mes de mayo hubo mil 746 homicidios en todo el país, cuando el récord anterior de asesinatos bajo del mandato de Peña Nieto era mil 726 en diciembre de 2012, mes en que tomó posesión.  http://bit.ly/296l1oQ

 

Es así que se revierte la tendencia a la baja en homicidios que se había estado presentado en comparación con 2014, es más, ahora con los datos del mes de mayo de este año del índice de víctimas, se revela una alza de más de 12% con respecto al mismo periodo del año pasado, además se trata de la segunda ocasión en que se rompe la barrera mensual de más de mil 700 personas asesinadas en el sexenio, en mayo pasado fue la primera.

 

En este contexto, vale la pena mencionar el último Estudio Global sobre Homicidios 2014, realizado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en el cual señala que de los 437 mil homicidios ocurridos en todo el mundo en 2013, el 36% tuvieron lugar en América, desplazando así al continente africano del primer sitio, la condicionante de este fenómeno es el aumento de la violencia atribuida al crimen organizado. http://bit.ly/1evHlB4

 

Este informe sobre asesinatos de la ONU, revelaba un panorama sombrío sobre la situación de seguridad en América Latina, pero sobre todo en Centroamérica donde algunos países han resultado gravemente lastimados como consecuencia de la guerra contra el crimen organizado, y que hoy en día se enfrentan a niveles epidémicos de violencia.

 

Con Honduras permaneciendo como el país más violento del mundo (con 91.4 homicidios por cada 100 mil habitantes), junto con las altas tasas de El Salvador, Guatemala y Belice, hacen al “Triángulo del Norte” de Centroamérica la subregión más violenta del mundo después de Suráfrica, la cual colinda directamente con la frontera sur de nuestro país.

 

Otra de las revelaciones destacadas del referido informe de la ONU, es el papel central que juegan las actividades relacionadas con el crimen organizado y las pandillas en los homicidios de Latinoamérica, pues como resultado de sus acciones, se presenta el 30% de todos los homicidios de la región.

 

El aumento de los homicidios dolosos y por ende de los episodios de violencia en México, pudiera estar directamente relacionado con la decapitación de casi todos los líderes de los cárteles mexicanos, ya que deriva en la fragmentación de los grupos criminales y la posterior lucha de poderes entre los nuevos líderes emergentes, quienes buscan consolidarse en una región determinada. 

 

En un hecho vinculado a los homicidios que también lastima y lesiona a toda la sociedad mexicana, tenemos una elevadísima impunidad con respecto a estos. Pues a nivel Latinoamérica la tasa de condenas por casos de asesinato es mínima, pues sólo el 24% de los homicidios reportados derivan en una condena, alrededor de la mitad del promedio mundial del 43%.  

 

La violencia en México no sólo es producto del crimen organizado y la guerra contra las drogas, es una condición social con múltiples factores y actores directos e indirectos, así debe ser entendida por los encargados de elaborar las políticas públicas y leyes para prevenirla, erradicarla y sancionar a quienes la ejercen.

 

simon@inprincipioeratverbum.com.mx

@simonvargasa

facebook.com/simonvargasa

Linkedin: simón-vargas-aguilar

www.inprincipioeratverbum.com.mx

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

@OpinionLSR