Opinión

El remanente de operación y la ganancia cambiaria

La deuda pública total cerrará el año en 52.3% del PIB en lugar de 54% del PIB, en uno de los años más complicados. | Ricardo Cantú y Carlos Aviud Vázquez*

  • 03/06/2021
  • Escuchar

El pasado 23 de abril, el Banco de México (Banxico) anunció que no otorgaría al gobierno federal recursos por el concepto de remanente de operación, debido, principalmente, a que el tipo de cambio cerró el año en un nivel menor a lo esperado. 

El remanente de operación son recursos que provienen cuando existe un saldo positivo en el balance financiero de Banxico. Es decir, al depreciarse el peso, los activos financieros valuados en dólares aumentan de valor y esa diferencia con respecto al peso se consideraría como ganancia cambiaria.

Cuando existe un remanente, de acuerdo con la ley de Banxico, 70% de estos recursos deben destinarse al pago de la deuda pública o para la reducción del endeudamiento del año fiscal en que se reciben los recursos. Mientras el restante 30% debe destinarse como ahorro al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios o para fortalecer la posición financiera del gobierno. 

Para 2020, se esperaba que hubiera remanente de operación debido a la depreciación del tipo de cambio que se observó durante el primer semestre de dicho año, cuando rompió el techo de 25 pesos por dólar. Bajo este escenario, en septiembre del mismo año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estimaba que el tipo de cambio promedio sería de 22 pesos por dólar, lo que implicaba una depreciación de 13% respecto al tipo de cambio en 2019. Sin embargo, el tipo de cambio fue de 19.9 pesos por dólar, esto es una depreciación de sólo 8%. 

Si el tipo de cambio hubiera cerrado en 22 pesos, como se había estimado originalmente, el aumento del valor en pesos de la deuda externa por revaluación cambiaria sería de 679 mil 400 mdp. Sin embargo, el aumento de la deuda externa por reevaluación cambiaria fue de 289 mil 932 mdp, esto es 389 mil 467 mdp menor al escenario previsto.

Aunque al cierre de 2020 la depreciación del tipo de cambio no fue la que se había proyectado, eliminando la posibilidad de un remanente por parte de Banxico, sí ayudó a mejorar la posición fiscal del gobierno, al evitar un aumento de la deuda externa en 389 mil 467 mdp. Lo que ayudó a que el saldo de la deuda pública total cerrará el año en 52.3% del PIB en lugar de 54% del PIB, en uno de los años más complicados para la economía mexicana. 

*Ricardo Cantú Calderón

Investigador asociado

Doctor en Política Pública y maestro en Economía y Política Pública por la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey. Programador por pasión y micro-simulador por vocación. Sus temas de especialidad son sostenibilidad fiscal, ingresos presupuestarios, análisis de incidencia, sistema de demandas, entre otros. Ha colaborado con instituciones internacionales como Global Development Network, East-West Center y la Universidad de Harvard. Laboró en el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados del 2008 al 2010, para posteriormente co-fundar el CIEP.

*Carlos Aviud Vázquez Vidal

Investigador

Economista egresado de la UNAM. Realizó sus prácticas profesionales en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, donde adquirió conocimientos sobre el presupuesto público y evaluación de programas, así como el manejo de datos abiertos. Durante su trayectoria escolar se especializó en el análisis de sistemas complejos aplicado a la economía y ciencias sociales. Actualmente es investigador en el área de deuda pública en el CIEP y es especialista en visualización de datos en R. Interesado en la democratización de las finanzas públicas.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.