Opinión

El punto ciego de la crisis global

Estados Unidos y el mundo en general, dejaron de mirar el punto ciego de la geopolítica global. | Ismael Jiménez

  • 20/01/2021
  • Escuchar

El 2020 terminó convulsivamente para los Estados Unidos, debido a los resultados de la contienda electoral; y así mismo, comenzó 2021. Pero mientras esto ocurría en el Norte de América, del otro lado del mundo, las tensiones en Medio Oriente aumentaron de manera preocupante para la paz mundial.

Mientras las miradas del mundo occidental, se centraban en los Estados Unidos, Israel decidió extender sus fronteras sobre la franja de gaza en Palestina, dando paso a un nuevo capítulo de ocupación en ese álgido territorio en la frontera entre de Israel y Palestina.

Las acciones de Benjamín Netanyahua en esta ocupación, llegaron precedidas de un plan de construcción de viviendas fastrack en los territorios recientemente ocupados, esto como estrategia de defensa en caso de que los palestinos, intenten recuperar la zona de que fueron desplazados recientemente.

Israel abrió recientemente dos frentes más, además de los que ya tenía con Siria en donde la estrategia del gobierno judío, había sido el asedió y bombardeo al gobierno y ciudad de Damasco desde 2012.

Y aunque desde el inicio y durante el transcurso de la guerra civil en Siria auspiciada por Washignton, Irán ha estado apoyando al gobierno de Bashar-al-Assad, en los meses recientes, la confrontación entre Teherán y Jerusalén, es cada vez más frontal desde la salida de las tropas estadounidenses en 2018 de territorio sirio.

El pasado 10 de diciembre, Israel junto con sus aliados en Washington, reconocieron la soberanía de Marruecos sobre los territorios del Zahara Occidental, hecho que generó la desaprobación de Argelia, al considerarlo como una afrenta al mundo árabe.

Argelia, pugna por la autodeterminación de los países árabes, especialmente de Palestina, por lo que la decisión en el reconocimiento de Marruecos, abre un nuevo frente en la lucha israelí ante el mundo musulmán de la región.

Por otra parte, el asesinato del comandante del ejército iraní Qasem Soleimani, no sólo desató una serie de declaraciones y amenazas del gobierno de Teherán contra los Estados Unidos y especialmente contra Israel. También generó una mayor participación bélica de Irán en territorio sirio en apoyo al gobierno de Bashar-al-Assad, con el objetivo de detener los embates de Israel y poner un pie más cerca de la frontera sirio-israelí.

Irán no sólo desplego fuerzas en Siria, también inició una serie de patrullajes aéreas y marítimas en sus fronteras en un acto de demostración de su poder bélico, que presumió mostrando su arsenal balístico resguardado en un bunker subterráneo, además de realizar ejercicios de lanzamientos simultáneo de misiles de largo alcance.

Irán tomó una posición más franca a favor del gobierno Yemení, que está en guerra con Arabia Saudita desde 2015, año en que este país, intervino en la guerra civil de Yemen que inició con un golpe de estado auspiciado por Estados Unidos y Arabia Saudita en la Operación Tormenta Decisiva.

Ante el repliegue de la política internacional del gobierno de Trump en esa zona del planeta, Irán y Rusia, tomaron posiciones más firmes en el conflicto que priva en Medio Oriente, haciendo frente con declaraciones y movimientos estratégicos de tropas, para detener el avance de Israel con el objetivo de debilitar aún más la presencia estadounidense en la región.

El mundo se ha modificado desde la llegada de Trump a la Casa Blanca y en su obcecada necesidad de reelegirse, olvidó los frentes abiertos por su país en Medio Oriente, en donde parece haber dejado solo al gobierno de Israel, ante el asedio cada vez más cercano de los países musulmanes, de Rusia y de China, que han transformado a esta zona, en una carta estratégica para lo que será una nueva reconfiguración geopolítica.

La toma de posesión de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos, lo enfrenta ante una agenda que tiene muchísimas aristas. La pregunta es, cuántas de ellas tocará en su primer discurso como primer mandatario y si entre los temas abordados, seguirá ignorando el punto ciego que dejó la administración que hoy termina.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.