Opinión

El proyecto, las opciones

Es alentador que se diga que los restos encontrados en las fosas no son corresponden con los datos de los normalistas desaparecidos, pero ¿quiénes son entonces?

  • 18/10/2014
  • Escuchar

El régimen actual cumplió la tarea iniciada en el año 1988, con la elección de Carlos Salinas de Gortari: Desmontar los proyectos de la Revolución Mexicana, sobre todo los beneficios sociales generados durante el régimen de Lázaro Cárdenas. Este año hemos sido testigos de las reformas que modifican la estructura de PEMEX y las formas de explotación, lo mismo que el tema de la educación, las telecomunicaciones, los procesos electorales y la reforma hacendaria. Faltaba un pequeño punto por si no nos había quedado claro de qué se trataba: el proyecto educativo rural.

 

En el periodo presidencial de Cárdenas, cuando estaba definido que la educación era socialista, un elemento más enunciativo que real, se organizaron campañas de educación, con brigadas culturales donde los maestros estuvieron recorriendo el país, en un proyecto que buscaba acercar la educación a las diversas zonas rurales de la república. En muchos lugares, sobre todo en los estados de la zona del Bajío (Michoacán, Guanajuato y por extensión Colima y Jalisco, además de Guerrero), los maestros tuvieron que enfrentar los ataques de grupos conservadores, detentadores del poder, que incitaron a la población para agredir a los maestros rurales y se dio el caso de muchos maestros desorejados (recordemos que hacía poco tiempo había pasado la guerra cristera). En esa época se constituyeron las normales rurales como una alternativa, hasta la fecha, para muchos habitantes de las comunidades del país.

 

La historia

Así, normales como El Mexe (por cierto agredida durante el periodo de gobierno de Osorio Chong en Hidalgo) o Ayotzinapa, en Guerrero, se convirtieron en la expresión de las necesidades de las comunidades de los alrededores. Hoy, la agresión a los normalistas de Ayotzinapa se muestra como la culminación del proyecto contrarrevolucionario: la transformación del estado revolucionario en aquello contra lo que se luchó en 1910-1920.

 

Una vergüenza es lo que podríamos decir del PRD, cuando uno de sus miembros (Tomás Hernández Palma, diputado local en Guerrero) se hace eco de las más viles expresiones y afirma junto con los diputados del PAN, PRI, MC, PVEM,  que "se debe replantear la existencia de las escuelas normales rurales, porque son núcleos de guerrilla". ¿Entonces, hay algo que no sabemos? ¿Hay guerrillas en México?

 

La Comisión de la Verdad

En la presentación de los resultados de las investigaciones de la Comisión de la Verdad para el estado de Guerrero, por los crímenes de la guerra sucia (1969-1979),  reunión a la cual no asistió el Poder Ejecutivo del estado ni el presidente estatal de los derechos humanos, se señaló que el Ejército instruyó a los medios y efectivos militares que había que hablar de gavillas y nunca de guerrillas para evitar preocupaciones en la sociedad.

 

El informe, extenso y muy documentando, da cuenta de testimonios de desaparecidos temporales (en algunos casos hasta cinco o seis años) así como datos sobre los vuelos de la muerte. Esa comisión de la verdad trabajó en condiciones muy difíciles, en el propio campo de batalla y venciendo las resistencias de muchos pobladores que preferían no hablar pues a las acciones del ejército contra la población, con la excusa de acabar con las “gavillas”, le siguió la presencia de los grupos del crimen organizado que han hecho de Guerrero, igual que de muchas otras partes del país, su feudo, convirtiéndose en los nuevos señores de la guerra, con la connivencia por obra u omisión de las autoridades municipales, estatales y, a no dudar, federales.

 

La situación actual

Lo cierto es, más allá de lo que pudiera gustarnos, que la situación del país está cada día más compleja; hay momentos en que centramos la atención en un lado, y parece que olvidamos otros. Nada más equivocado, si bien algunos puntos aparecen un día como destacados, la lucha está en muchos lados y poco a poco va encontrando rumbo, tan nebuloso como acabar con la corrupción, o con los extorsionadores: el crimen organizado o los gobernantes o ambos. ¿Qué sigue?

 

De pilón…

Es alentador que se diga que los restos encontrados en las fosas no son corresponden con los datos de los normalistas desaparecidos, aunque hay que tomar las cosas con cuidado y frente a eso hay algunas preguntas: ¿Quiénes son entonces? ¿Cuántos cadáveres encontraremos por todo el país? ¿Los detenidos, esos que señalaron dónde estaban las fosas, qué saben realmente?  ¿Las autoridades no tienen ninguna pista?

 

¿Y las redes de inteligencia?: vivos los queremos, no se olvide. No son las acciones voluntaristas del jefe del ejecutivo ni los regaños lo que hará la diferencia; no tener ni la menor idea de qué sucedió es una muestra palpable de que en esta batalla la legalidad va perdiendo, de manera lamentable.

 

Coda…

Los jóvenes politécnicos deciden no aceptar la propuesta gubernamental sin que se resuelva de manera clara el punto central: Congreso con carácter resolutivo. ¿Por qué se cambió de interlocutor y ahora será el secretario de Educación? Por cierto ¿Se irá Aguirre? ¿Quién más?

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia de las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier régimen, no importa el partido, por supuesto).

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.