Opinión

El prestigioso Ejército en juego

Las declaraciones de Lozoya serán utilizadas por los detractores del Ejército para tratar de desprestigiar a la institución. | César Gutiérrez

  • 28/07/2020
  • Escuchar

Los diversos críticos, opinólogos y detractores en contra de nuestro Ejército han demostrado suma ignorancia y analfabetismo, utilizando de manera discriminatoria el mote de “mil usos” para referirse a él, tratando de generar una desinformación ante la opinión pública; por lo que trataré de ilustrarlos y mejorar su acervo cultural, con el fin de que comprendan que la confianza se gana con el trabajo

Por ejemplo, la ingeniería militar en México data a partir del año 1808, cuando se crea la fundición de artillería y los Cursos de formación para oficiales de artillería y de ingenieros. El 11 de diciembre de 1923, se gradúa la primera antigüedad de oficiales técnicos: 18 Ingenieros Constructores y 11 Artilleros Técnicos, llamados posteriormente Ingenieros Artilleros y, actualmente, Ingenieros Industriales. Con esto podemos darnos cuenta de que la Escuela Militar de Ingenieros ha participado en la evolución de la Educación Militar en México desde finales de la Colonia, después de la consumación de la independencia y hasta nuestros días.

En nuestro país el primer antecedente de una escuela militar, lo tenemos en el reglamento para la artillería de la Nueva España, que data de 1765, donde establece "la instrucción de oficiales y tropas del citado cuerpo, una escuela práctica de artillería en Veracruz y otra en México según el método que se sigue en España", la cual queda en proyecto sin llegar a su realización. Por lo que el Brigadier español Diego García Conde propone en 1817 al gobierno virreinal, la creación de un Colegio Militar, siendo nombrado Director General del Cuerpo de Ingenieros. Después el 11 de octubre de 1823, el General José Joaquín Herrera, Ministro de Guerra y Marina, expidió un decreto para la instauración del Colegio Militar. Más adelante, siendo presidente de la República Don Venustiano Carranza reinaugura el Colegio Militar en el viejo barrio de San Jacinto en Popotla el 5 de febrero de 1920. Finalmente, el 8 de octubre de 1974, el Lic. Luis Echeverría Álvarez, presidente constitucional, acompañado por el General Hermenegildo Cuenca Díaz, Secretario de la Defensa Nacional, colocaron la primera piedra de las nuevas instalaciones de este plantel ubicado en Tlalpan, inaugurándose oficialmente el 13 de septiembre de 1976. Cabe mencionar que los egresados de este plantel son quienes después de una amplia preparación en su ruta profesional, son convocados por el ejecutivo para ejercer el cargo de Secretario de la Defensa Nacional, así como para desempeñar el mando de las Regiones y Zonas Territoriales, así como de las Unidades, Dependencias e Instalaciones del Ejército Mexicano.

La mayoría de los militares mexicanos tienen un entrenamiento duro, una estricta disciplina y organización que muchas veces no permite la inacción. Ellos han logrado una preponderancia en estos tiempos modernos, porque se han limitado a cumplir la orden, sin premura ni murmuraciones. Esa es la gran diferencia que hace contraste con muchos funcionarios, asesores, arlequines y bufones de procedencia civil, quienes no han logrado dar resultados o no quieren dar cumplimiento a una orden del ejecutivo, poniendo miles de pretextos y justificaciones del pasado neoliberal, fifí y conservador (si fueran a trabajar a una empresa ya los hubieran corrido por incompetentes).

Muchos han confundido que la austeridad significa violar los derechos laborales y dañar las estructuras sin previa revisión de su diseño organizacional, no les ha importado los efectos secundarios que provocarán un problema mayúsculo. La lluvia de demandas y amparos por lógica no se ha hecho esperar en diversos ámbitos del derecho. Hasta el momento esos funcionarios no dan soluciones tangibles para la reactivación de la economía, abatir la inseguridad, fomentar el empleo y sancionar a la corrupción de alto nivel.

La falta de iniciativas del congreso para el progreso del país ha dejado mucho que desear, pareciera que no se dan cuenta que estamos ante un estado de emergencia y solo hacen un CIRCO PARLAMENTARIO, con descalificaciones, dimes y diretes que no ayudan en nada al país. 

El raquítico trabajo de citados funcionarios ha retrasado la transformación para mejorar la subsistencia, estabilidad social y económica de los ciudadanos mexicanos, ellos NO han realizado lo necesario para ayudar ejecutivo, y hoy, han arrojado las cifras siguientes: 12 millones de desempleados, 43 mil decesos por la pandemia del covid, 53 mil personas asesinadas y el incremento de delitos de alto impacto en comparativo con el último sexenio, la nula reactivación económica para las empresas y micro-empresas del sector privado, la merma económica de Pemex por 562 mil 250 mdp, y la merma económica de CFE por 121,799 mdp, tan sólo durante el primer trimestre del 2020. (Fuente: BMV). La SCT dejó la obra del Tren interurbano abandonada e inconclusa, aunado con la escasa impartición de justicia que sigue teniendo fallas garrafales y abre la puerta giratoria de la impunidad a los delincuentes de todos tamaños.

Aunado con los funcionarios que han renunciado en estos escasos 18 meses -destacándose- por no estar de acuerdo con el presidente, porque han sido amenazados, porque existe conflicto de interés o porque han sido denunciados, -incluso- por la omisión de sus obligaciones o abusos de autoridad. ¡Vaya! hasta legisladores han declinado y se han terminado por ir. Muchos solo ocupan un cargo para obtener poder o sueldos, maquillando datos al presidente (como ha estado sucediendo actualmente con diversos personajes que parecen más floreros, porque solo adornan el gabinete). 

Por consiguiente, nuestro Ejército Mexicano NO se puede comparar con sistemas políticos autocráticos que utilizan a las Fuerzas Armadas para mantener el orden y el sometimiento de la población, que pierde sus derechos de libertad de expresión, de reunión, de libre desplazamiento, entre otros.

La mayor preocupación de muchos actores públicos y políticos es que el sistema inflexible de los militares provoque el desmantelamiento de conductas ilícitas o negocios irregulares en los oscurito. Por eso hoy ante la nueva tarea de la administración de las aduanas en el país, el general secretario Luis Crescencio Sandoval debe nombrar personal idóneo, incorruptible, que sabrá cumplir la orden del presidente. México hoy necesita gente que cumpla con su trabajo y realmente anteponga el interés personal en proyectos que den progreso al país y no solo beneficie a personas como Carlos Slim o Salinas Pliego

La ambición provoca la traición que nunca viene de afuera 

Como lo he mencionado en anteriores columnas, muchos actores políticos y públicos están enfocando todo su esfuerzo para el desarrollo de las próximas elecciones, han comenzado las peleas por ser candidatos para ser gobernadores, presidentes municipales, además de las curules y diferentes cargos públicos. Las alianzas por el poder han cultivado muchas diferencias y traiciones. Observamos como diversos partidos políticos se echan tierra, se demandan y se descalifican ante los ciudadanos. Se han puesto su mejor negligé para vender y prostituir su apoyo. 

Toda esta gama de información ha sido aprovechada por diversos actores propagandísticos tanto nacionales como algunos extranjeros en las plataformas de las redes sociales, quienes realizan afirmaciones o descalificaciones. Lo que llama la atención es que esa mayoría de opinólogos son medios informativos que asisten diariamente a la mañanera en Palacio Nacional.

Por ejemplo, un pseudo licenciado de nombre Fernando Carmona en su canal mal llamado el “Defensor de la verdad“ habló de manera prejuiciosa sobre el atentado que sufrió el Secretario García Harfuch, haciendo una serie de suposiciones, mencionando una conexión con el crimen organizado. Tal parece que “alguien” (fuente de información -que más bien parece FUGA DE INFORMACIÓN-) le ordena que haga difusión de este tipo de opiniones llenas de perfidia y calumnias, para dañar el prestigio de este funcionario, que hasta el momento ha dado resultados en comparación con Durazo.

Casualmente se dan estas tendencias que provocan desinformación y buscan quitar de enmedio a quienes les estorban y cumplen con su trabajo. Asimismo, en su última videocolumna, aseguró que el video grabado por la tropa de élite del CJNG (Cártel Jalisco Nueva Generación), donde mencionan ser gente del Mencho, fue grabado con apoyo de “personal militar golpista vendidos”, que supuestamente forman parte de FRENA (Frente Nacional Anti AMLO). Esta situación no solo está fuera de cualquier realidad, sino que demuestra que el trabajo de las Fuerzas Armadas causa molestia incluso al interior de la gente cercana a presidencia; y es normal ya que no se puede competir con los resultados que dan los militares en comparación con los resultados que han dado los demás miembros del gabinete, salvo honrosas excepciones. 

Por último, el escándalo de Lozoya alcanzará a manchar a la Secretaría de la Defensa Nacional, ya que dentro de las declaraciones que ha ofrecido este personaje esta una situación muy clara, y que no se podrá dejar de lado por los medios de comunicación. La mayoría de los movimientos de dinero para pagar los supuestos sobornos que realizaron, fue en efectivo, con escoltas militares comisionados al área de Salvaguardia Estratégica de Pemex y en aeronaves de la Fuerza Aérea Mexicana.

Recordemos también que durante el sexenio anterior el encargado del área de la seguridad de PEMEX fue el General Eduardo León Trauwitz, como subdirector de Salvaguardia Estratégica, mismo que se encuentra prófugo de la justicia disfrutando de su libre impunidad en Canadá, pero que su nombre saldrá mencionado por varios medios de comunicación en los próximos meses y en la carpeta judicial del juicio a Lozoya. Recordemos la adquisición de contratos con sobreprecio a empresas internacionales (israelíes) para obtener el sistema GEO PEMEX (geo localizador espacial de los sistemas y ductos de Petróleos Mexicanos que ayuda a la detección inmediata de las tomas clandestinas); y la compra de aeronaves también con sobreprecio, mismas que fueron utilizadas por el ex secretario de la Defensa Nacional, y fueron regresadas a PEMEX hasta el año pasado, toda vez que causó revuelo que dichos aviones estuvieran asignados para el uso de la plana mayor de la SEDENA y familiares, así como funcionarios del Gabinete Presidencial y sus familias.

Esas mismas aeronaves también fueron utilizadas por Lozoya y su gente cercana para transportar las millonarias cantidades de dinero en efectivo que supuestamente fueron pagadas a legisladores de oposición para aprobar la reforma energética.

Todo lo antes mencionado será utilizado por los detractores del Ejército para tratar de desprestigiar a la institución, pero siendo claros, son pecados no atribuibles al general secretario Luis Cresencio Sandoval, lo que si, es que será él quien tendrá que poner el pecho ante las acusaciones de corrupción que involucren a la institución armada. Veremos si se deslinda de su antecesor el general Salvador Cienfuegos Zepeda, quien lo ascendió a Divisionario y le dio la oportunidad de ser hoy el secretario de la Defensa Nacional, pero que en estos momentos le ha causado más problemas que soluciones, ya que queda claro que el lema de la escuela superior de guerra es “Para servir mejor” y por lo visto el general Cienfuegos, al igual que su padrino militar el ex secretario de la defensa Enrique Cervantes Aguirre lo entendieron como “Para servirse mejor”. Me pregunto si alguien se atrevería a hacerle una auditoría a sus bienes a esos dos ex secretarios de la Defensa. Por eso es importantísimo que el general secretario sea claro y se deslinde de su antecesor, o sino tendrá que asumir las culpas y pecados que no fueron en su año, pero que sí serán en su daño y en el de la institución

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.