Opinión

El presidente sabio: las 10 profesiones de AMLO

En México gozamos del privilegio de contar con un presidente sabio, quien todas las mañanas sorprende a propios y extraños con su sabiduría. | Ricardo Alemán

  • 17/05/2019
  • Escuchar

Alfonso X el Sabio (1252-1284) fue Rey de Castilla y León, implantó la lengua castellana como idioma oficial en lo que hoy es España y fue reputado astrónomo, poeta, historiador jurista y lingüista.

Muchos años después –algunos cientos de años–, en México gozamos del privilegio de contar con un presidente sabio, de nombres Andrés Manuel y apellidos López Obrador, quien todas las mañanas sorprende a propios y extraños con su sabiduría; esa que prodigaba en su reino Alfonso X el Sabio.

¿Conocen los mexicanos las 10 profesiones que han convertido a López Obrador en la versión moderna del sabio Rey de Castilla y León?

1.- El Biólogo Marino. Recientemente, a propósito de la crisis de alga marina conocida como “sargazo” –que cada año invade playas de Quintana Roo–, el sabio presidente mexicano dijo que el sargazo “no es un fenómeno natural” y que buscaría resolverlo mediante pláticas con el gobernador estatal y el director de Fonatur.

2.- El Geólogo e Ingeniero Petrolero. Por años ha circulado en redes un video en donde Obrador desmitifica de manera brillante la complejidad para extraer petróleo. “Ni que fuera para tanto”, dice, “si sólo se perfora un hoyo y punto”. Además, como buen experto, aseguró que Pemex “tiene todo” para construir la Refinería de Dos Bocas.

3.- El Ambientalista. En este caso, el presidente también mostro su amplia experiencia del tema y sostuvo que “no habrá impacto ambiental” con la construcción del Tren Maya. De esa manera desmintió a las mal intencionadas instituciones que dicen lo contrario.

4.- El Economista. Acaso la disciplina que más domina Obrador es la economía, ya que a pesar de reportes preocupantes de bancos, calificadoras y especialistas que advierten sobre el riesgo que enfrenta la economía mexicana, el sabio presidente mexicano dice que no hay nada de qué preocuparse. ¿Por qué? Porque “todo va requetebién”.

Pero además, el iluminado presidente confirmó que “lo suyo, lo suyo” es la economía. Y es que sin que nadie en el gabinete saltara, diseñó su propio Plan Nacional de Desarrollo.

5.- El Psiquiatra. En este caso es más evidente la sabiduría presidencial. Y es que conocedor de los trastornos de conducta en la sociedad toda. Obrador hizo uno de los mayores aportes a la psiquiatría de todo el mundo. ¿Un aporte mundial?

En efecto, AMLO descubrió que los corruptos del mundo –y de México, claro–, se pueden curar en clínicas psiquiátricas. Digno del Nobel.

6.- El experto en Calentamiento Global. El visionario presidente desmentirá al mundo entero sobre el tabú del calentamiento global y probará que es otro engaño del neoliberalismo. Por eso, mientras que el mundo apuesta por energías renovables, Obrador construye refinerías y apuesta por el carbón. Sin duda otro aporte a la humanidad, que será aplaudido.

7.- El especialista en Geografía Física o “Geomorfólogo”. La lucidez del presidente mexicano no tiene límite. ¿Por qué? Porque es capaz de ver un lago donde no existe –como en Texcoco–, y de no ver una montaña donde sí existe, como fue el caso del cerro de Santa Lucía.

8.- El Encuestador. Muy pronto atestiguaremos el aplauso mundial al presidente mexicano por descubrir una técnica milagrosa para realizar encuestas, en las que no se preguntará a la gente lo que piensa sino que, con sólo el 1% del voto, los ciudadanos avalarán lo que pida el presidente.

 9.- El Comunicólogo. Al mejor estilo de dictadores como Castro, Chávez y Mussolini, el presidente mexicano regaló al mundo la nueva manera de comunicarse con el pueblo bueno; las “mañaneras”, recurso retórico que, en realidad, sólo sirve para engañar. La verdadera novedad es esa, la manera de mentir sin tener ninguna sanción social.

10.- El Beisbolista profesional. Los mexicanos perdimos un Baby Ruth en potencia pero ganamos a un sabio en el poder. Y es que según el presidente, fue “prospecto para Grandes Ligas”, pero se lastimó el meñique. “Tenía buen brazo y cubría mucho terreno… salió una línea en un juego, salí por ella, me tiré de cabeza, la cogí, pero me quedó el brazo abajo y el dedo recargado en el cuerpo…”, y debido a esa desafortunada tragedia hoy es el presidente mexicano.

¿Hasta cuándo nos durará la suerte, a todos los mexicanos, de contar con un sabio en el poder?

Al tiempo.

¡Se los dije, son un circo las mañaneras de AMLO!

@RicardoAlemanMx  | @OpinionLSR | @lasillarota