El que trabaja a marchas forzadas es el primer círculo del presidente Enrique Peña Nieto. Nos cuentan que la semana pasada las reuniones con algunos integrantes de su gabinete económico se prolongaron hasta pasadas las 2 de la madrugada.

Los más enterados aseguran que el Jefe del Ejecutivo está delineando lo que será su equipo de transición para entregar la administración al próximo presidente de la República; en el fondo, él mismo sabe que no será al candidato que destapó él y su canciller Luis Videgaray a fines del año pasado.

En este momento, nos dicen, lo que buscará la Secretaría de Hacienda es cumplir con los temas fiscales en materia de déficit que aprobó el Congreso para este año, pero al mismo tiempo ya se trabaja de manera permanente con el Banco de México para absorber los choques que se presenten en contra de la moneda nacional, derivado del clima preelectoral y por el desenlace que tendrán las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Canadá.

Según las últimas previsiones de la autoridad financiera, la economía mexicana registrará al cierre de este año un crecimiento de 2.5% del Producto Interno Bruto (PIB), por lo que se asegura que no habrá una crisis de fin de sexenio; incluso, hay la instrucción –hasta el último minuto previo al cambio de mandos– de dar continuidad a políticas macroeconómicas prudentes.

Empresarios negocian con AMLO

Los que empezarán a bajar la guardia en los siguientes días, son las grandes cúpulas empresariales, luego de las reuniones que ha sostenido el equipo del candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

Incluso, nos dicen que ya se empezaron a limar asperezas, aunque las reuniones para tratar varios temas continuarán; por lo pronto, el siguiente encuentro será con el consejo directivo de la Concamin, quien le entregará un pliego petitorio sobre economía, estado de derecho y seguridad.

Hace unos días se dispersó el rumor de que dentro del gabinete de López Obrador, en caso de ganar las elecciones, estaría como uno de los asesores principales para el equipo de transición, sería nada menos que Guillermo Ortiz Martínez, ex gobernador del Banco de México y quien guarda una buena relación con las autoridades monetarias de Estados Unidos y de naciones europeas. Nos dicen que muchos empresarios vieron con buenos ojos esta posibilidad, ante la probada experiencia de Ortiz, quien además del Banxico, fue titular de la Secretaría de Hacienda.

Así las cosas...

Banorte, mal y de malas

@rominarr | @OpinionLSR | @lasillarota




Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información