Opinión

El petróleo al peor postor

Ahora se habla de las reformas estructurales como si fuera el mayor triunfo de la nación, la entrega de los recursos naturales al peor postor | Manuel Fuentes

  • 21/03/2018
  • Escuchar

Hay muchos jóvenes (y otros que no lo son) que no saben qué se celebra el 18 de marzo; ni siquiera el gobierno federal, que se regocija con las reformas estructurales que han devuelto a manos de las empresas transnacionales la riqueza del petróleo.

Acaban de decir los voceros gubernamentales que gracias a las reformas estructurales ya podemos libremente comprar petróleo o gas natural recién salido del pozo, así como las olefinas y aromáticos que se obtienen de la petroquímica y otros petrolíferos, ya no solo a Pemex, sino también a Shell, Exxon y otras compañías extranjeras.

En un acto celebrado el pasado domingo 18 de marzo, a 80 años de la expropiación petrolera, Cuauhtémoc Cárdenas Solorzano, hijo del General Lázaro Cárdenas, dijo que era una actitud vergonzosa la de este gobierno, el considerar el retorno del manejo de los recursos energéticos por compañías extranjeras.

Les dijo, criticando la política oficial, que para ellos lo más preocupante es el huachicol, que es una de las formas de robo de la empresa del gobierno, pero que se olvidan de los sobornos de Odebrecht, de…

…las comisiones que ocultamente se están cobrando por la importación de gasolinas –millones de litros diarios–, los altos precios que estas, así como el gas, han alcanzado; los desvíos del pemexgate; o de las contabilidades obscuras de las subsidiarias de Pemex creadas en el extranjero, que operan en países en los que el derecho mexicano no es aplicable, por lo que sus cuentas no se auditan por autoridad mexicana y el destino de las utilidades no se hace público.

Este gobierno y los medios de comunicación que controla, ya no hablan de la expropiación petrolera, quieren que se olvide y se borre de la historia. No se atreven a decir por qué las gasolinas y el gas están a precios cada vez más altos y que las ganancias se van al extranjero.

Ahora se habla de las reformas estructurales como si fuera el mayor triunfo de la nación, la entrega de los recursos naturales al peor postor, para que la ganancia sea para unos cuantos, incluidos algunos prominentes funcionarios.

No se atreve este gobierno a reconocer el abandono intencional y la caída de la producción petroquímica para dar entrada con facilidad a las empresas norteamericanas.

Cuauhtémoc Cárdenas denunció que los inversionistas prometieron traer a nuestro país 200 mil millones de dólares y solo han invertido un poco más de 3 mil millones, tan solo el 1.5% después de 4 años de la entrega energética. Dijo que, así como vamos, se tardarán unos 60 años en traer esa inversión prometida. Cuentas de vidrio para que se lleven a cambio el oro negro.

Lo contrastante es que Pemex antes de la contrarreforma energética, invertía tres o cinco veces más. Ahora está arrinconada para que opere lo menos posible.

Una quinta parte de los territorios submarinos, ricos en yacimientos de hidrocarburos, está concesionado a empresas extranjeras. Los subsuelos ahora son territorio privado.

¿Qué hay de las refinerías abandonadas y de la importación de más del 70% de los combustibles que se consumen en México? Eso no forma parte de los informes de gobierno.

Los 18 mil millones de dólares que son parte del déficit comercial petrolero representa un riesgo para la seguridad energética y de la propia seguridad nacional, como lo sentenció Cuauhtémoc Cárdenas.

La Constitución se convirtió en el reducto de los extranjeros. No les aplica la legislación nacional sino el derecho internacional. Nunca más se someterá a una Suprema Corte de Justicia, ni a ministros, ni magistrados ni jueces nacionales.  Cualquier controversia se irá a tribunales internacionales bajo reglas de conveniencia del capital.

En el libro Cárdenas por Cárdenas, se relata la visión del General Cárdenas ese 18 de marzo de 1938 en sus apuntes:

A las 22 horas di a conocer por radio a toda la nación el paso dado por el gobierno en defensa de su soberanía, reintegrando a su dominio la riqueza petrolera que el capital imperialista ha venido aprovechando para mantener al país dentro de una situación humillante

La rebeldía de las compañías petroleras, resistiéndose a acatar el laudo de la Junta de Conciliación y Arbitraje y de la Suprema Corte de Justicia y que no se esperaban recayera en una expropiación de implicaciones nacionales e internacionales. 

Ahora, 80 años después, los capitales extranjeros se regocijan de no solo haber revertido la expropiación, sino hasta haber logrado cambiar el sentido de la Constitución para asegurar, en lo más posible, la apropiación de la riqueza nacional como legítima y legal.

Quieren hacer creer que es irreversible recuperar la riqueza petrolera, que los contratos de 50 años no se pueden cancelar.

Algunas voces interesadas dicen que no se puede recuperar la riqueza del país porque tendría un alto costo. En uno de sus discursos más intensos, Cuauhtémoc Cárdenas, en ese ochenta aniversario de la expropiación petrolera, dijo:

No más alto (el costo) que haber forzado a 10 ó 15 millones de mexicanos a emigrar en busca de ganarse la vida. No más (alto el costo) que mantener los salarios más bajos que los de todos aquellos países con los que se comercia.

¿Más de lo que ha costado pemexgate, OHL, Oceanografía, Higa, Odebrecht, Fobaproa?… No más deterioro a la calidad educativa o a las carencias de los servicios de salud.

¿Más alto el costo de la corrupción y la impunidad?

¿Se puede revertir la entrega de los recursos energéticos? Basta preguntar al común de la gente y sabremos la respuesta. Hay mucha inconformidad por tanta miseria y violencia que nos ahoga por todos lados. Se requiere recuperar el país.

Otros avatares

La contrarreforma laboral

Algunos sectores empresariales están presionando al gobierno para que la iniciativa oficial de la contrarreforma laboral ya se discuta en el Senado de la República. Con esta pretenden acabar con la visión social del derecho laboral.

Imponer control sindical sin miramientos, fomentar aún más los contratos de protección y las empresas outsourcing, libre despido, anulación de la contratación colectiva y de la huelga. Solapar una conciliación punitiva y tribunales laborales a modo. 

En esencia, privatizar el derecho laboral para mantener la miseria de los trabajadores.

Debe aplazarse su discusión, porque imponerla de manera arbitraria, será otro de los grandes errores de este gobierno, con altos costos para la nación entera.

Lee más: El mujerío del arrabal

@Manuel_FuentesM |? @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.