Opinión

El periodismo cuestiona, no elogia*

El periodismo sí es ”el mejor oficio del mundo”, pero para ello siempre debe cuestionar a fin de exponer la verdad ante la opinión pública. | Jorge Iván Garduño

  • 09/04/2021
  • Escuchar

Un periodista es aquel sujeto que investiga y procesa datos, partiendo de un suceso relevante y actual, que luego presenta ante la opinión pública. Así, dota a la sociedad de la información necesaria para que cada miembro de ésta pueda tomar más y mejores decisiones respecto de lo que le atañe a él y a su comunidad.

Por lo tanto, el periodista es pieza clave en el desarrollo de una sociedad. Entonces, la labor de un verdadero periodista es la de tener el compromiso y la responsabilidad de investigar, cuestionar, pensar, escrutar, averiguar, ahondar, compartir cualquier hecho o suceso periodístico de relevancia para la sociedad y así coadyuvar en el pleno ejercicio de uno los derechos humanos más básicos, que es de la información, y con ello el ejercer nuestra ciudadanía y el equilibrio de las sociedades frente al poder de los Estados. 

Decía Gabriel García Márquez, al hablar sobre el oficio del periodismo, que éste es “el mejor oficio del mundo”, y cuánta razón tenía, es el mejor oficio del mundo, pero por desgracia en nuestro país está siendo asesinados periodistas solo por ejercer su labor y ser incómodos a grupos políticos o del crimen organizado, o bien, el oficio está siendo demeritado por muchas y muchos que creen que solo con llamarse “periodistas” los convierte en uno, pero se olvidan de investigar, cuestionar al poder político, y toman el camino del elogio, el aplauso, la reverencia, eso es lo que acaba con el verdadero periodismo. 

Ryszard Kapuscinski dijo hace ya muchos años que para ejercer el periodismo “ante todo, hay que ser buenos seres humanos” y añadía que “las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias”, y en esta profesión eso es esencial para mantenerse y crecer.

Para el real y verdadero ejercicio periodístico –quien lo ejerza–, es necesario depurar la sensibilidad, pues al salir a la calle para “buscar historias” uno debe sentir lo que sucede “en la piel del otro”, con la finalidad de transmitirle a nuestro público una noticia trascendente como si él estuviera ahí, utilizando diversas técnicas periodísticas en un reportaje, crónica, entrevista, nota, etcétera, para consignar adecuadamente y sin restricciones la noticia al final de la jornada y que se tomen decisiones a partir de ella.

No es fácil desarrollar este tacto, olfato o sentido periodístico, que además deberá estar aderezado con un alto nivel de moral y ética profesional a toda prueba ante la sociedad; ya que siendo reportero gráfico, redactor, reportero con fuente asignada, jefe de información, incluso conductor o directivo –por mencionar sólo unos cuantos ejemplos–, nunca se nos debe olvidar la esencia misma de nuestra profesión: la sensibilidad humana y la verdad, porque cuando verdaderamente ejercemos este oficio no podemos volvernos cínicos o indiferentes de nuestro entorno, pues las tragedias testimoniadas nos vuelven más sensibles y vulnerables… o así debería de ser.

Asimismo, nunca debemos olvidar que el periodismo es dedicación pura, que nunca puede uno dejar el papel en la redacción. Todos los días, a todas horas siempre se está “en el ajo”, concentrado y en permanente reflexión para analizar adecuadamente los sucesos que trascienden y permean a la humanidad; que hoy podrán ser noticia y mañana serán parte de la historia esencial de nuestra sociedad.

El ejercicio periodístico, una profesión sin cortapisas, con la que aprendemos a ser humildes, y nunca dejamos de aprender.

Pugnemos todos los días por un mejor periodismo, mucho más cuando somos quienes lo moldeamos.

En definitiva, el periodismo sí es ”el mejor oficio del mundo”, pero para ello siempre debe cuestionar a fin de exponer la verdad ante la opinión pública, porque solo así tendremos mejores sociedades y democracias que se precien de serlo.

*Segunda entrega respecto a la situación de violencia hacia periodistas en México. 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.