Opinión

El perdón solicitado por AMLO al papa Francisco

Las peticiones del gobierno de México al papa Francisco no fueron concedidas como se hubiera querido. | Fred Álvarez

  • 29/09/2021
  • Escuchar

“A mí me agrada mucho el pensamiento del papa Francisco, es un papa excepcional". - Presidente López Obrador.

En marzo de 2019, AMLO informó a través de la red social que había enviado una carta al Rey de España y al Papa Francisco para que pidieran perdón por los atropellos que se cometieron durante la Conquista. "Hubo matanzas, imposiciones, la llamada conquista se hizo con la espada y con la cruz. Se edificaron las iglesias arriba de los templos. Bueno, se excomulgó a nuestros héroes patrios, a los padres de nuestra patria, a Hidalgo y a Morelos. Entonces es el tiempo ya de decir: vamos a reconciliarnos, pero primero pidamos perdón”, expuso el presidente.

Eso mismo lo repitió muchas veces en las mañaneras, y en el ínter AMLO uso a tres personas de su equipo para que insistieran con Francisco con el tema perdón (Ebrard, Barranco y su esposa), pero para el pontífice fue una tema incómodo, ya que lo consideran un tema cerrado: “como es sabido, el Santo Padre ya se ha expresado con claridad sobre esta cuestión”, dijo Alessandro Gisotti, vocero papal.

La visita de la esposa del presidente al papa

El 10 de octubre del 2020 Francisco recibió a Beatriz Gutiérrez, esposa del presidente, quien le entregó la carta escrita en la cual le expresó su admiración “por su labor pastoral en favor de los pobres y humillados del mundo”, y solicitó formalmente que, en calidad de préstamos por un año, con todos los cuidados y procedimientos legales y de seguridad necesarios, el Vaticano permita la exposición de varios códices que se encuentran en los archivos vaticanos. 

Meses después estuvo de visita en México, el cardenal secretario de Estado de la Santa Sede Pietro Parolín quién tuvo un encuentro privado con el presidente en Palacio Nacional. Seguramente hablaron del perdón y de los códices en préstamo.

Pero Parolín lanzó un mensaje a través de una homilía desde la Basílica de Guadalupe, el templo mariano más importante de América. Ahí hizo un llamado a la reconciliación y al diálogo en un país dividido: "México que tiene necesidad de reconciliarse consigo mismo, de reencontrarse como hermanos, de perdonarse mutuamente, de unirse como sociedad superando la polarización”, dijo el número dos de la Santa Sede.

Y llegó el 27 de septiembre

Fue el día del aniversario de la Consumación de la Independencia, un día de fiesta para la 4T, y coincidentemente Francisco envió dos mensajes dados a conocer ese día con horas de diferencia, uno enviado al presidente de la Conferencia del Episcopado (CEM) y el segundo a través del cardenal Leonardo Sandri.

La primera comunicación se dio a conocer en la conferencia mañanera a través de un videomensaje enviado a Mons. Rogelio Cabrera, en su calidad de presidente de la CEM y líder de todos los obispos...

El error -¿involuntario?- del moderador de la mañanera fue creer que la carta habría sido enviada al gobierno de López Obrador, obviamente no fue así..."México es un Estado laico y el papa Francisco es jefe de Estado y en esa calidad envió un mensaje con motivo de esta celebración (¿?) y de inmediato presentó el vídeo de Cabrera en la pantalla.

Varios medios se fueron con la finta comentando que finalmente el papa Francisco habría ofrecido perdón por los pecados cometidos de la espada y la cruz, en respuesta a la petición que hiciera el presidente López Obrador.

¿Fue así? ¡No necesariamente! Hay que leer bien la carta de Francisco él se la envió a Rogelio Cabrera, no al presidente de México y no fue con motivo de la Consumación de la Independencia, sino de la "Declaración" y está fechada el 16 de septiembre.

¿Por qué darla a conocer el día 27, y a nivel nacional -urbi et orbi-?

Es evidente que Monseñor Cabrera hizo un favor al gobierno; no es la primera vez que lo hace.

La carta papal no se se la envió al presidente, es más ni siquiera lo menciona, sólo dice "a las autoridades nacionales ".

Precisa que para "fortalecer las raíces (y reafirmar los valores que los construyen como nación) es preciso hacer una relectura del pasado, teniendo en cuenta tanto las luces como las sombras que han forjado la historia del país. Esa mirada retrospectiva incluye necesariamente un proceso de purificación de la memoria, es decir, reconocer los errores cometidos en el pasado, que han sido muy dolorosos. Por eso, en diversas ocasiones, tantos mis antecesores como yo mismo, hemos pedido perdón por los pecados personales y sociales, por todas las acciones u omisiones que no contribuyeron a la evangelización".

Esas son líneas del papa ¿es acaso una carta de perdón? Que cada quien interprete.

En la misiva Francisco reitera -es mi interpretación-, que el asunto del perdón está cerrado y que hay que pensar en el futuro: "para fortalecer las raíces es preciso hacer una relectura del pasado, teniendo en cuenta tanto las luces como las sombras”.

Tres papas han pedido perdón por los crímenes de la conquista. Francisco lo ha hecho en dos ocasiones, una de ellas, el 9 de julio de 2014 en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, y la segunda en febrero de 2016, en San Cristóbal de las Casas, México; antes de él, lo hicieron los papas Juan Pablo II en 1992 y Benedicto XVI en 2007.

“Les digo, con pesar: Se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios de América en nombre de Dios. Lo han reconocido mis antecesores (...) Y quiero ser muy claro, como lo fue San Juan Pablo II. Pido humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia, sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América. Y junto a este pedido de perdón, para ser justos, también quiero que recordemos a millares de sacerdotes, obispos, que se opusieron fuertemente a la lógica de la espada con la fuerza de la cruz”, dijo Francisco  en julio de 2015,  en Bolivia.

Ese fue el verdadero mensaje de perdón, y lo reiteró en San Cristóbal de las Casas en febrero de 2016.

Por la noche del lunes 27, el presidente envió un discurso de 11 minutos  y dejó los agravios y resaltó la fraternidad universal: “Nos declaramos partidarios de la paz, de la soberanía y del amor. No olvidamos, sostenemos que es tiempo del perdón y del respeto mutuo”.

Como parte de ese perdón resaltó que el Papa Francisco, es “un verdadero cristiano” reconoció que la Iglesia realizó “‘errores’” muy dolorosos en el pasado.

Estaban presentes 85 embajadores y 15 representantes internacionales, uno de ellos fue el enviado papal Leonardi Sandri, vicedecano del Colegio Cardenalicio, y uno de los cardenales más cercanos al papa Francisco; Sandrí iba investido como cardenal, y aprovechó la oportunidad para enviar un mensaje a AMLO

¿Qué dijo Sandri?

De entrada llamó a la reconciliación en México. Subrayó que antes que un Estado, es un pueblo mestizo. Es un pueblo vivo que porta unos valores, un lenguaje y un sentido último de la vida que le han permitido y le permitirán ir forjando sus instituciones y corrigiendo, eventualmente, sus errores: un pueblo que cuida sus raíces, integrándolas en una nueva síntesis.

Y al mirar el proceso de Independencia, el purpurado mencionó al sacerdote Miguel Hidalgo y Costilla -quien murió sin ser excomulgado como la CEM lo ha manifestado en otros momentos -, “quien presentó a la Virgen de Guadalupe como protectora de una nación mestiza y la convirtió en forjadora de un país independiente. Esto mismo se encontrará en el ideario de José María Morelos y Pavón, y en el cambio de nombre del primer presidente, Guadalupe Victoria”.

“Las circunstancias sociales y políticas mezcladas con la profunda fe del pueblo propiciaron las condiciones para el levantamiento popular, dijo el purpurado..

De este modo, -agregó- en la lucha por la justicia en contra de los privilegios, el anhelo de libertad y la defensa de la religión, se volvieron una parte esencial de las motivaciones del Padre Miguel Hidalgo”.

Precisó que en 1824, el Papa León XII alabó al primer presidente, Guadalupe Victoria, y al pueblo mexicano, por su fe y su cercanía a la Sede Apostólica, y que años -en 1836- después Gregorio XVI reconoció la Independencia de México, y muchos años después Juan Pablo II estableció las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y México -no con el Vaticano como dicen muchos-, punto de llegada de una larga y antigua relación y, al mismo tiempo, esperanza de un futuro fructífero de colaboración.

Al final, llamó de nuevo al pueblo mexicano trascender la lógica del conflicto y de la polarización. Sandri recogió muy bien las instrucciones del papa Francisco.

Lo escuchó muy atento el C. Presidente López Obrador...

¿Qué ganamos en este asunto?

Nada. Solo las críticas de la Iglesia a la polarización que vive México. Las peticiones del gobierno de México al papa Francisco no fueron concedidas como se hubiera querido; no hubo la petición de perdón que solicitó por escrito el presidente y tampoco se prestaron los códices originales...

El nuncio Franco Coppola explicó el miércoles 22 de septiembre que trasladar los originales de estos documentos desde el Vaticano “resultó imposible por su fragilidad (tienen cinco siglos), entonces se realizaron fieles facsímiles que se quedarán en México como regalo del Papa”.

Ese día en un video López Obrador presumió que Francisco envió "esta copia de este códice antiguo y otros documentos que se van a exhibir en la exposición que se va a montar en (el Museo de) Antropología".

Añadió que el Santo Padre también mandó otros documentos, así como la misiva “por la conmemoración de la Independencia. Le agradecemos al Papa Francisco”, dijo.

Hay que decir que este no era nuevo

Hace una año, Coppola, aseguró que el papa Francisco respondió en tiempo y forma la carta que le envió el presidente a través de su esposa. "Le escribió una carta reconociendo la falla histórica en este encuentro de culturas, de razas, de personas, de pueblos.Hubo seguramente algunas sombras, hubo también muchas luces. Entonces, es justo en este momento histórico reconocer tanto lo que no fue bien, como lo que fue provechoso para todos", indicó el nuncio. Explicó entonces que México no podrá recibir préstamos de obras del Estado Vaticano.

Así fueron las cosas Y en el tema de la excomunión ya no se comenta; es un asunto cerrado también.

Por cierto, la esposa del C.Presidente agradeció que el papa Francisco haya reconocido el error en que incurrió la iglesia católica durante la evangelización:"Gracias al papa Francisco por brindar las debidas disculpas al pueblo de México por los abusos cometidos en los siglos pasados. Gracias hoy al presidente de México por externar un perdón, a nombre del Estado, a la nación yaqui", publicó Gutiérrez Müller en su cuenta de Facebook.

Mmm.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.