Opinión

El pendiente con la niñez

A lo largo de un siglo, varias batallas han sido libradas, con un saldo a favor de no permitir un modelo educativo sobre sexualidad | Leonardo Bastida

  • 28/04/2018
  • Escuchar

A los niños se les debe de educar sobre “el daño” que les provocan los anticonceptivos en el ámbito emocional, afectivo y espiritual y no se les debe dar información que les indique estar aptos para ejercer su sexualidad, argumentó el año pasado la Unión Nacional de Padres de Familia para advertir a la Secretaría de Educación Pública que no permitiría el cambio de contenidos de los libros de ciencias naturales texto de quinto y sexto año de educación primaria a propósito de la reforma educativa aprobada e implementada por el Ejecutivo federal. La resolución adoptada fue que las ocho páginas de contenido de cada uno de los textos podrían ser o no abordadas, de acuerdo con los parámetros establecidos por las y los docentes.

Hace una década, México, al igual que más de dos docenas de países de América Latina y El Caribe aprobaron la Declaratoria Ministerial “Prevenir con educación” en el marco de la Conferencia Internacional sobre Sida celebrada en la capital mexicana. El compromiso consistía en impulsar el modelo de educación integral en sexualidad elaborado por la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF), que parte de una perspectiva basada en los derechos humanos, el respeto de los valores de una sociedad plural que incluya aspectos biológicos, culturales, éticos, emocionales, sociales y de género, así como la diversidad de orientaciones e identidades sexuales.

Por tanto, propone que en las aulas deben ser abordados siete temas principales: género, salud sexual y reproductiva, ciudadanía sexual, violencia por cuestiones de género, diversidad y relaciones interpersonales. Sin embargo, la reforma en materia curricular no se ha aprobado hasta el momento.

Uno de los artículos más polemizados durante los debates para la redacción de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en 1917 fue el tercero, que, hasta la fecha, garantiza la educación laica y gratuita.

Gran parte del constituyente se oponía al carácter laico de la educación, recibiendo apoyo de varios grupos organizados, a la postre, conformantes de la Unión Nacional de Padres de Familia.

Derechos sexuales

A partir de esa fecha, a lo largo de un siglo, varias batallas han sido libradas, con un saldo a favor de no permitir un modelo educativo sobre sexualidad con un impacto profundo en la sociedad. Durante la presidencia de Lázaro Cárdenas, el secretario de educación, Narciso Bassols propuso la creación de un plan socialista de educación, para que los contenidos pedagógicos estuvieran sustentados en evidencia científica. Uno de los temas primordiales dentro del plan era el de la sexualidad “para erradicar tabúes” de las mentes de las nuevas generaciones. La respuesta fue la negación de grupos de padres a llevar a sus hijos a la escuela. No se incluyó el tema de sexualidad en la currícula educativa socialista y Bassols dejo la dependencia.

Casi 40 años transcurrieron para que hubiera otra propuesta similar. Ante los problemas de crecimiento demográfico sin control, Luis Echeverría decretó la inclusión de contenidos sobre sexualidad en la educación básica como parte de un programa nacional de planificación familiar. A pesar de que hubo protestas y quemas públicas de libros de texto en diferentes plazas del país, la medida no fue echada atrás.

Por dos décadas no hubo cambios hasta que durante el salinato se decidió incluir una página sobre el VIH/sida en los libros de texto. Casi quince años después, mientras se daba a conocer la Declaración Ministerial, se prohibía a la Jefatura de Gobierno de la ciudad de México distribuir el libro Tu futuro en libertad, en el que se tocaban temas como  el uso del condón, las relaciones sexuales protegidas, el placer y las diferentes formas de amar, la violencia de género, la anticoncepción de emergencia, el aborto y la diversidad sexual.

Durante la elaboración de la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, se volvió a negar la posibilidad de que la normativa buscará garantizar la educación sexual así como el acceso a los derechos sexuales y reproductivos. Tiempo después, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que el Estado debe garantizar el nivel más alto posible de salud física y mental para los menores, incluyendo la posibilidad de contar con información suficiente para lograrlo.

Educación sexual

A escala global, la Convención de la Declaración de los Derechos del Niño establece que todas y todos los infantes tienen derecho a la educación encaminada a, entre otras cosas “preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de los sexos y amistad entre todos los pueblos, grupos étnicos, nacionales y religiosos y personas de origen indígena”.


Una responsabilidad que tiene el Estado mexicano al haber firmado y reconocido el documento desde hace casi tres décadas, pero hasta ahora insatisfecha, con un panorama en el que uno de cada cinco embarazos en el país sea de una madre adolescente, en 77 de cada mil nacimientos, la madre tenga entre 15 y 19 años, haya casi cuatro mil personas de entre 15 y 19 años viviendo con VIH.

Las alternativas han ido surgiendo como paliativo a la situación de negación a reconocer el derecho de la infancia y adolescencia mexicana a ejercer una sexualidad informada. Recientemente, en un esfuerzo conjunto, la Fundación Mexicana para la Planificación Familiar, IPPF y DKT México lanzaron la plataforma digital AMAZE, enfocada a responder las dudas más comunes que se les presentan a niñas, niños y adolescentes y abordar la sexualidad de una manera positiva.

Dichos videos son herramientas de ayuda que permiten a los padres, madres, educadores, educadoras y docentes romper el hielo para abordar temas como pubertad, relaciones sexuales, embarazo, métodos anticonceptivos, orientación sexual, masturbación, entre otros.

El objetivo final de los vídeos es que las y los adolescentes conozcan sus cuerpos y los cambios que sufren, asumiéndolos como algo natural y saludable y se prevengan de adquirir infecciones de transmisión sexual o un embarazo no deseado mientras viven su sexualidad.

Las batallas por la laicidad

@leonardobastida | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.