El peligro de ser periodista

En las últimas semanas se encendieron focos rojos en las organizaciones internacionales de periodistas ante la gravedad que enfrenta el gremio no sólo por el asesinato de cientos de reporteros en México sino por el linchamiento al que están expuestos todos los días, sobre todo cuando cuestionan cifras o buscan abundar en las decisiones que se toman en el actual gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Desde hace varias décadas, no se presentaban casos tan graves y generalizados en contra de los comunicadores que cuestionan al presidente, lo que alarmó a organismos internacionales de defensa de periodistas, algunas con sede en Bruselas, en Miami o en Nueva York, quienes incluso, podrían emitir recomendaciones para el gobierno de López Obrador.

El temor a represalias en las redes sociales es tal que muchos de los reporteros que asisten a las conferencias mañaneras evitan contradecir al mandatario, ya que si lo hacen son víctimas de una turba de seguidoresbots quienes de manera anónima envían a través de Twitter decenas se insultos, descalificaciones y amenazas, todo esto bajo la aprobación y hasta la complacencia del gobierno y del silencio de muchos de los dueños de los medios: "Si ustedes se pasan, ya saben lo que les pasa, no soy yo, es la gente", dijo el presidente el lunes pasado.

Al hacer una pregunta que incomode, el periodista también se expone a la descalificación pública, la desacreditación o a ser etiquetado como "fifí".

Hace unos días, una nota de la agencia internacional Bloomberg que firmó Cyntia Barrera y Nacha Cattanque dio la vuelta al mundodetalló la pesadilla que enfrenta un periodista que cuestiona o pide información adicional al Jefe del Ejecutivo.

Los seguidores de la 4a Transformación atacan con calificativos desproporcionados y cargados de odio. Si se es mujer, los agravios no bajan de: chayotera, bruja, marrana, vaca, corrupta, prostituta; si se es hombre, las ofensas aumentan de tono hasta llegar a amenazas de muerte.

La gravedad de la situación es tal, que México ocupa el cuarto lugar como el país más peligroso para ejercer el periodismo, después de Afganistán, Siria e India, lugar que sin duda aumentará en poco tiempo, de continuar con el linchamiento en contra de los que hacen cuestionamientos incómodos.

Damnificados en suspenso

Los que siguen sin encontrar una solución a su viacrucis son los damnificados del sismo del pasado 19 de septiembre. Resulta que a pesar del cierre de Avenida de los Insurgentes, aún no reciben respuesta del comisionado para la Reconstrucción, César Cravioto.

Y todo parece indicar que las señales de las autoridades se van a llevar varias semanas más, luego de que hace unos días, el funcionario los etiquetó como damnificados "fifís".

Así las cosas...

El Viacrucis de los damnificados

@rominarr  | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información