Opinión

El Papa guadalupano vendrá a México

México requiere una semana, ha dicho. Será una visita pastoral.

  • 08/10/2015
  • Escuchar

"Quisiera hoy elevar una oración y traer cerca de nuestro corazón al pueblo mexicano que sufre por la desaparición de sus estudiantes y por tantos problemas parecidos”: Papa Francisco, octubre de 2014.

 

En el vuelo AZ 4001 de Alitalia de Cuba a Washington DC, aquella tarde del martes 22 de septiembre de 2015, el Papa Francisco confesó que su visita a Cuba fue casual porque él siempre pensó entrar a los Estados Unidos por México, y concretamente por la frontera: Ciudad Juárez, era el lugar adecuado...

 

Y agregó: “Pero ir a México sin ir a (visitar) la Guadalupana hubiera sido una bofetada, pero eso pasó, fue una cosa que pasó“, dijo.

 

Meses antes el Papa Francisco le dio una entrevista a la periodista mexicana Valentina Alazraki, quien es corresponsal de Televisa ante la Santa Sede. La entrevista se difundió en la TV mexicana la noche del jueves 12 de marzo de 2015.

 

-¿Cómo es posible que Usted no nos visite este año (2015)? Había mucha esperanza de que Usted viniera en septiembre”, pregunta la corresponsal.

 

La respuesta textual fue muy parecida a la reciente en el vuelo a Washington DC:

 

-“Yo pensaba hacerlo, porque quería entrar en los Estados Unidos por la frontera mexicana. Pero, si yo iba a Ciudad Juárez, por ejemplo, y entraba desde ahí, o a Morelia, y entraba desde ahí, se iba a armar un poco de barullo: ¡Cómo va ahí y no viene a ver a la Señora, a la Madre! Además, no se puede visitar México de a pedacitos. México requiere una semana. O sea que yo prometo un viaje a México como se lo merece y no a la apurada y de paso. Por eso decidí no entrar por México”.

 

Y curiosamente, la mañana de este martes 6 de octubre de 2015 –a las 8 horas- Valentina Alazraki no se pudo aguantar las ganas y habló a México con Carlos Loret de Mola para darle la noticia en exclusiva.

 

Fue una breve charla de minuto y medio. Y de golpe le dijo la gran noticia en exclusiva que Francisco vendría a México para los primeros meses de 2016.

 

Dijo desconocer la fecha exacta, pero que sería en los primeros meses de 2016, allá por la primavera.

 

Valentina informó se prevé “que el viaje del Papa se llevará a cabo en la primera mitad del año y aunque las fechas exactas se darán a conocer más adelante, lo que sí es seguro es que Jorge Mario Bergoglio visitará a los mexicanos”, señaló.

 

Más tarde, el vocero papal Federico Lombardi, confirmó lo dicho y señaló que “este no es un anuncio oficial” y sólo “se trata de un proyecto que comienza a ser concreto (sic)”. Y Obviamente agregó que una parada obligada del Papa Bergoglio sería al santuario de Nuestra Señora de Guadalupe.

 

Como sabemos Francisco admira a la morenita. De hecho cuando estuvo en Buenos Aires hizo una capilla en su honor. Además, las dos ocasiones que ha visitado nuestro país, lo primero que ha hecho al bajarse del avión es ir a l Villa de Guadalupe.

 

La primera vez fue en 1970 a la antigua Basílica entonces era maestro de novicios. La segunda vez fue en 1999 cuando San Juan Pablo II promulgó la Ecclesia in America.

 

Seguramente Francisco –Bergoglio entonces- camino por la ciudad, se subió al metro y comió la comida chilanga, y se habría hospedado en algún modesto hotel de la ciudad.

 

Jamás a nadie se le hubiera ocurrido que años después sería Papa, el primer Papa jesuita, el primer americano en la historia del papado.

 

La virgen de Guadalupe es algo sagrado para el Papa jesuita. Es para él “la Madre que nos trae la buena noticia a que trae la Salvación: Ella traspasa los límites de México, y va mucho más allá y es la unidad del pueblo americano. Es la Madre. (por eso) América no es huérfana”.

 

Promesa por cumplir

 

Con esta visita a México, el Papa argentino cumpliría la promesa que le hizo al presidente Peña Nieto aquel sábado 7 de junio de 2014 cuando lo recibió durante una audiencia privada en el Palacio Apostólico del Vaticano.

 

La reunión entre ambos duró 25 minutos; hablaron de varios temas: Migración, lucha contra la pobreza, la violencia en México y el impacto del narcotráfico. Minutos antes, ambos jefes de Estado se saludaron en la Sala del Troneto, la antecámara de la biblioteca donde dialogaron en privado, Enrique Peña Nieto exclamó:

 

-Mucho gusto en saludarle, es un placer verle en una ocasión especial como ésta.

 

-Bienvenido, le respondió el Papa.

 

De inmediato pasaron a la biblioteca y se sentaron ante un gran escritorio de madera.

 

EPN le regaló al Papa la camiseta de la Selección Mexicana de fútbol que participará en el Mundial de Brasil, Francisco agradeció con una sonrisa. Y también una estatua de madera de la Virgen de Guadalupe de unos 40 centímetros de alto y tallada en madera.

 

“Es la reina de México y emperatriz de América”, señaló.

 

A cambio el obispo de Roma le ofreció un gran medallón y le explicó que contenía la imagen de la Plaza de San Pedro antes de ser concluida en su construcción.

 

La nota fue la invitación a México

 

Dijo el presidente en un mensaje a los medios: “Quiero brevemente compartir con ustedes el resultado de esta Visita Oficial que he realizado al Estado Vaticano y en el encuentro que he sostenido con Su Santidad el Papa Francisco I.

 

En primer lugar, el primer propósito de esta visita era formularle una amable invitación para que visite nuestro país, en nombre de México, a la que gentilmente ha aceptado, visitar nuestro país, sin que hubiese determinado fecha.

 

Él ha aceptado la invitación y ha dejado ser consideración del momento en la que eventualmente esta visita se haga a México, pero sin duda, esto es motivo de gran alegría.

 

Le he expresado que el pueblo de México es, en su gran mayoría, un pueblo católico, a lo que por cierto él ha respondido que es católico, pero es especialmente guadalupano.

 

Y ello generó una expectativa de la visita a México.

 

En los meses siguientes hubo un exabrupto con el gobierno de México: Lo de la mexicanización.

 

Era febrero de 2015.

 

Aquella tarde del sábado 21 de febrero, Francisco escribió un mensaje a través del correo electrónico a su amigo el legislador por la ciudad de Buenos Aires, Gustavo Vera, y se mostró preocupado por el avance sin tregua del narcotráfico en su país natal: “Ojalá estemos a tiempo de evitar la mexicanización”, dijo.

 

La frase caló fuerte y más la palabra “mexicanización” que algunos leyeron como una ofensa al Estado mexicano por ser estigmatizante y discriminatoria.

 

El tema le dio la vuelta  al mundo, y llevó incluso a un extrañamiento del gobierno mexicano, a través de una nota diplomática.

 

¡Increíble!

 

El entonces canciller José Antonio Meade, expresó ese lunes 23 de febrero su tristeza y preocupación ante la carta privada del Papa Francisco que se hizo pública, y que llevó al envío de una nota diplomática.

 

Crucé unas palabras semanas después con Meade, en un cóctel de un amigo común: “Se excedieron en la Cancillería con el Papa“, le dije. Me respondió que había sido la misma Santa Sede quien lo había pedido así.

 

Quizá el Papa cometió el error de hablar de la “mexicanización“, un pecado menor pero ¿es una indiscreción haberla dicho en privado?

 

Afortunadamente el embajador Mariano Palacios Alcocer hizo un puente con Camilleri fue de “gran cordialidad, comunicación y confianza”. Y se pudo obtener una respuesta institucional relativamente rápido por la situación que se encuentra el pleno de la Curia.

 

Pero la Cancillería se excedió, dicho sea con todo respeto.

 

(Véase “Un correo privado casi nos lleva a una crisis bilateral”/Fred Álvarez P. en La Silla Rota, 26 de febrero de 2015.)

 

Precisiones del Papa 

 

Meses después, el Papa precisó las cosas en una larga entrevista a Valentina Alazraki, que por cierto se difundió en la Tv mexicana la noche del jueves 12 de marzo, y en ella le pregunta la reportera por ese incidente, Francisco le dijo: “Este chico (Gustavo Vera, el diputado argentino) es un dirigente, un hombre que ha trabajado por la justicia social y trabaja mucho, amigo mío, viene de las izquierdas, del trotskismo.

 

“Viene de ahí… a es un hombre que encontró a Jesús y trabaja por la justicia social y él me cuenta. Me contaba allí (en el correo privado) cómo lo habían logrado descubrir algunas redes de narcotráfico, y eso, y que estaban luchando y que habían cerrado también una cadena de prostíbulos. Porque… él trabaja mucho en lo que es esclavización de personas, o sea fábricas esclavas, con migrantes donde le sacan el pasaporte y lo tienen de esclavo ahí, prostitución, drogadicción, etcétera.

 

“Y entonces me dice ‘bueno esto queremos no llegar a la mexicanización de Argentina’.

 

“Así me ponía, ¿no? Evidentemente que es un término, permítaseme la palabra, ‘técnico’.

 

“No tiene nada que ver ya con la dignidad de México. Como cuando hablamos de la ‘balcanización’, ni los serbios, ni los macedonios, ni los croatas se nos enojan.

 

“Ya se habla de ‘balcanizar’ algo y se usa técnicamente y los medios de comunicación lo han usado muchas veces ¿no?”.

 

-Se usaba “colombización”, por ejemplo, -acota la reportera mexicana.

 

-También ¿no? Así que yo contesté: Rezo, los acompaño, y ojalá no lleguemos a la mexicanización, técnicamente.

 

Levantó pólvora, pero la mayoría, por las estadísticas que me llegaron, que hicieron algunos periodistas de allá (en México), el noventa por ciento del pueblo mexicano no se sintió ofendido por eso. Lo cual me alegra. Para mí habría sido un gran dolor que se interpretara de esa manera ¿no?  El mismo gobierno después de haber preguntado aceptó las explicaciones. Estas que son las verdaderas ¿no?  Y todo en paz.

 

Ahí quedó el asunto.

 

Las primeras reacciones con respecto a la anunciada visita.

 

Desde Roma, el cardenal de Morelia, Alberto Suárez Inda, al conocer la noticia - a través de Alazraki- indicó que  "el Papa sintoniza con nuestro anhelo, él ha dicho que México merece una vista de varios días. Se lo agradecemos y esperamos que los mexicanos puedan experimentar está  visita del sucesor de Pedro. Juan Pablo II nos distinguió con cinco visitas, Benedicto con una", recordó el prelado en declaraciones a Primero Noticias. Añadió que considera que entre los temas que el Papa trataría está el de la inmigración, especialmente después de su viaje a Estados Unidos, en donde sintió de cerca la problemática.

 

El secretario general –y vocero- de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) Mons. Eugenio Lira Rugarcía, celebró el anuncio  e indicó en entrevista con Excélsior que tenían “ya conocimiento un poco previo (de la visita), pero había que guardar la discreción hasta que la Santa Sede hiciera pública la noticia” (con todo respeto al señor Obispo no fue una noticia publica de la Santa Sede, sino de la reportera).

 

Y no descartó que siendo el tema migratorio uno de los de mayor interés para el Sumo Pontífice, viaje a la frontera mexicana con EU. Agregó que se tratará de una visita de “aliento y esperanza” para muchos mexicanos cristianos o no cristianos, que parecen haber perdido estos valores, bajo el impulso de la pertenencia latinoamericana que tiene el líder máximo de la Iglesia Católica.

 

Por su parte Ciro Benedettini, subdirector de prensa de la Santa Sede, dijo que la visita está en estudio. “Se están dando los primeros pasos para un viaje del papa en 2016 en México", dijo a la agencia Efe.

 

En tanto, el Secretario de Estado del Vaticano Pietro Parolin, indicó a la agencia católica ACI Prensa que efectivamente se está estudiando la posibilidad.

 

Éste sería el cuarto viaje de Bergoglio a América. El primero fue el de la Jornada Mundial de la Juventud en agosto de 2013, mientras que el segundo fue el que realizó a Ecuador, Paraguay y Bolivia. El tercero fue el que recién acaba de concluir con su visita a Cuba y EU.

  

Será la séptima vez que un Papa visite a México: Juan Pablo II lo hizo 5 veces - enero de 1979, mayo de 1990, agosto de 1993, enero de 1999 y julio de 2002 cuando vino a la canonización de Juan Diego en la Basílica de Guadalupe-.y Benedicto XVI, una en marzo de 2012 cuando visitó Guanajuato.

 

Seguramente esta visita incluya a Colombia.

 

El Papa Francisco está cerca de las negociaciones de la FARC, curiosamente se prevé se llegue a un buen arreglo en marzo de 2016.

 

¿Coincidencias? 

 

¡No!

 

Francisco le  está dando seguimiento a los diálogos de paz entre el gobierno colombiano con las FARC, negociación que se ha desarrollado en Cuba, y justo por su gira reciente por la Isla, el presidente Juan Manuel Santos se reunió con el máximo exponente del grupo beligerante, Rodrigo Londoño, con la finalidad de firmar el acuerdo.

 

En el encuentro en La Habana, ambos exponentes firmaron cuatro de los cinco puntos del acuerdo de fin de las hostilidades y se comprometieron a concluirlo en un plazo máximo de seis meses, es decir en marzo.

 

La reconstrucción de la paz en Colombia es un proceso muy largo, pues son más de 60 años de guerras intestinas.

 

¿Casualidad?

 

No. El Papa Francisco hace todo calculadamente, o las cosas se le dan.

 

En la misa del domingo 20 en la plaza de la Revolución de la Habana, el Papa Francisco hizo un fuerte llamado, en favor de la paz en Colombia y de los diálogos que se están realizando. Y pidió que la sangre vertida por miles de inocentes, unida a la del Señor en la Cruz, sostenga los diálogos de paz que se realizan en Cuba “Por favor -exhortó el Papa-no tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación.

 

La respuesta vino horas después y fue de agradecimiento, de las FARC.

 

Los negociadores de paz de las FARC transmitieron el lunes 21 un saludo al Papa Francisco y le manifestaron su confianza en que se está acercando la "reconciliación" de Colombia. "Desde las montañas de Colombia, traemos para el Papa hermano de los pobres, misionero de la paz y la concordia, al pontífice que ama y custodia la creación, el saludo de miles de guerrilleros y guerrilleras de las FARC", expresó el grupo guerrillero en un comunicado.

 

Los insurgentes expresaron al Papa argentino, su "fe" en la proximidad de la "reconciliación de Colombia, luego de seis décadas tristes de conflicto armado".

 

PD1: El Papa estará en México por lo menos 5 días y además de México quizá vaya a algunos estados, me late que irá a Morelia, Michoacán, y quizá a la frontera, Ciudad Juárez.

 

Sin duda irá a visitar a una cárcel quizá una de alta seguridad. Y seguramente tendrá un encuentro con víctimas de la pederastia, hay muchos en México.

 

PD2: Me da gusto que el presidente  del Senado, el joven Roberto Gil Zuarth tenga la iniciativa de invitarlo al Congreso, ya que dijo es representante de la Iglesia Católica, es también líder mundial, “el representante de un Estado que como tal tenemos no solamente relaciones sino también necesidad de escuchar e intercambiar puntos de vista”.

 

Hace años que comenté esa posibilidad a un legislador masón me dijo categórico: “Ni lo sueñes“. Eso nunca sucederá, nuestro pueblo es juarista.

 

Esa vez charlamos de aquel 26 de enero de 1979 cuando llegó a México el Papa Juan Pablo II y fue recibido por el gobierno mexicano sin una recepción oficial, dijo entonces el presidente José López Portillo: "Señor, sea usted bienvenido a México, que su misión de paz y concordia y los esfuerzos de justicia que realiza, tengan éxito en sus próximas jornadas. Lo dejo en manos de la jerarquía y fieles de su iglesia y que todo sea para el bien de la humanidad".

 

El presidente lo recibió en la Residencia Oficial de los Pinos, pero no se divulgó oficialmente la entrevista, había ciertas “reglas” no escritas.

 

Las cosas han cambiado, y los sueños se cumplen. Estoy seguro que el Papa Francisco mencionará en uno de sus discursos a Juárez.

 

¿Alguien quiere apostar?

 

¡Bienvenido Papa americano!

 

@fredalvarez