Opinión

¿El pago de los favores?

¿Cuáles son sus tarjetas de presentación?

  • 24/10/2015
  • Escuchar

En épocas pasadas, cuando el régimen quería hacer a un lado a un miembro del  grupo, por así convenirle, existía la costumbre de nombrarlo embajador, cónsul o agregado cultural en algún lugar lejano del país, en lo que era llamado el “exilio dorado”, una especie de muerte civil, que duraba más o menos el periodo del presidente en turno, que era siempre el que daba la orden. Así, por ejemplo, y para mencionar uno, Luis Echeverría fue designado para las islas Fiji. (Bueno existía también un método más drástico: La muerte física del personaje, nunca aclarada, por supuesto: Huitzilac, octubre, 1927; Lomas Taurinas, marzo, 1993) En otras ocasiones, los amigos son agraciados con puestos diplomáticos, ya como agregados culturales o cargos similares en ciudades de interés. A principios de este gobierno Marisela Morales, ex procuradora general en el periodo del espurio, fue designada cónsul en Milán, Italia, en lo que no puede denominarse exilio sino protección y pago de favores. ¿Cuáles y por qué? Vaya usted a saber. [Si bien Genaro García Luna director de la SSP y de todas las corporaciones policíacas posibles en el sexenio pasado y maestro de cinematografía y montajes (ya sabemos de dónde viene la inspiración de los actuales y sus películas), no tiene cargo diplomático, en realidad vive un autoexilio que lo tiene fuera de las miradas indiscretas de los que no olvidan]

 

El nombramiento

Ahora, el jefe del ejecutivo determinó que Fidel Herrera, antiguo gobernador de Veracruz, y en algún momento aspirante a la candidatura por la presidencia del 2012, ha sido nombrado cónsul en Barcelona, y, como él mismo aclara “cónsul de carrera”, lo que significa que no tiene que pasar por la aprobación del Senado. Sin embargo, mi pregunta es: ¿Debe contar con la aprobación del país, de la ciudad donde actuará? No sé a ciencia cierta cuáles son los méritos en el servicio exterior para el ex gobernador, pero me queda clara su inexperiencia. La única relación con el exterior fue en 2009, con su protagonismo (arribismo, diría yo) en la conmemoración de los 70 años de la llegada de los exiliados españoles a Veracruz. Por supuesto eso no lo hace experto en nada. ¿Haber sido gobernador le da los atributos suficientes? ¿Y si le hacemos una evaluación, como a los maestros, para ver sus competencias? ¿Cuál será su función? ¿Buscará negocios con la ciudad condal? ¿Traerá o llevará actividades culturales? ¿Será un promotor, un adelantado por aquello de que Cataluña se independice? ¿Lo aceptará Ada Colau, la alcaldesa? ¿La población? ¿Cuáles son sus tarjetas de presentación? ¿Se tomaron en cuenta las diversas denuncias públicas por sus relaciones? ¿Qué favores está pagando el ejecutivo o la secretaria de Relaciones Exteriores o el tío de ella misma? No nos resta más que confiar en el criterio de los catalanes y su rechazo a este improvisado cónsul.

 

El cabildeo

El problema no es de la industria azucarera sino de la poca importancia que las empresas refresqueras le dan a la salud de los habitantes no sólo de este país, sino del mundo entero. El que los diputados hayan decidido reducir a cincuenta centavos el llamado impuesto a los refrescos, recurso que tenía como destino acciones de prevención de la salud, es una muestra más de la falta de interés por atender realmente a sus representados. No está mal recordarles que no representan a las corporaciones, por más que éstas tengan cabilderos que por diversos medios “convencen” de sus bondades. El problema no para ahí, y pasa por la falta de fuerza del Estado para poder poner un alto al consumo de refrescos con alto valor energético, igual que con los panecillos y demás golosinas que se venden en las tiendas de las escuelas públicas.

 

La salud

Por lo demás no es como dice el dirigente del PRI, Manlio Fabio, en el sentido de que es “con cultura (como) se puede abatir la obesidad” confundiendo educación con cultura: Es con educación, con acciones reales y difusión preventiva como podemos erradicar la posibilidad de que uno de cada tres jóvenes menores de treinta años sufran diabetes después de esa edad; así de grave es el asunto. Y con educación, entonces, debería de regularse realmente la venta de productos con altos niveles de calorías en las escuelas: Si la campaña contra el tabaquismo contó con la participación amplia de la sociedad ¿por qué la campaña de prevención no cuenta con el mismo esfuerzo? ¿A quién no le conviene?

 

De pilón…

Miguel Ángel mancera pactó con el SNTE un programa para impartir cursos a los maestros del Distrito Federal. Acepta la Reforma Educativa de manera acrítica y, a través de Alejandra Barrales, secretaria de Educación, promueve viviendas para los trabajadores, construidas por el SNTE. En 1992, cuando se descentralizó la educación en la ciudad, ésta quedó en manos de la autoridad federal y hasta la fecha: Seguimos siendo ciudadanos de segunda y el jefe de gobierno prefiere aliarse con el sindicato que recuperar lo que por derecho nos corresponde: La educación completa. ¿A qué le tienen miedo?

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia de las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier  régimen, no importa el partido, por supuesto)