Opinión

El Padrón Electoral a salvo de los partidos

Conocer datos personales de los electores determina buena parte de la estrategia de los partidos políticos durante los procesos electorales.

  • 06/05/2016
  • Escuchar

Algo positivo surgió de algo negativo. Los frecuentes abusos de los partidos políticos del padrón electoral en el que se contienen los datos personales de más de 81 millones de electores, fue el detonante para que el Consejo General del  Instituto Nacional Electoral aprobara un acuerdo en el que venía trabajando desde hace tiempo y que los partidos políticos, aún en la sesión del miércoles pasado, se negaban a su aprobación.

 

El acuerdo del Instituto Nacional Electoral determina que el padrón electoral y el listado nominal que se entregue a los partidos políticos tanto para su revisión como para la jornada electoral no contendrá, para cumplir con el mandato constitucional para la protección de datos personales de todos los ciudadanos, diversos datos sensibles para los electores: dirección, fecha de nacimiento, clave de elector y OCR.

 

El padrón que se entregue de manera impresa a los institutos políticos únicamente contendrán los datos correspondientes al nombre completo del elector, la sección, municipio, distrito y entidad federativa. El objeto de dicho acuerdo consiste en evitar la difusión, divulgación y uso de los datos personales de las y los electores.

 

A la par de esta medida, el INE habilitará centros de consulta en las oficinas del Registro Federal de Electores así como en las Juntas Locales y Distritales del INE, para que los partidos políticos acudan de manera permanente a las instalaciones de la autoridad electoral a revisar el padrón electoral con todos los datos que contiene y que permitirá a los partidos hacer las verificaciones de la información y los cruces necesarios para llevar a cabo la verificación del padrón electoral.

 

Como resulta evidente, los partidos políticos, salvo dos, mostraron molestia por la aprobación de este acuerdo y por la supuesta restricción a la facultad que les otorga la ley para verificar el padrón electoral. Sin embargo, el acuerdo aprobado no hace sino proteger los datos de las y los electores de ser usados en forma diversa a la establecida en la ley y que, como ejemplo, está el padrón electoral de 2015 que un experto en sistemas de nuestro vecino del norte encontró hace apenas unas semanas en una nube informática con los datos personales de más de 81 millones de mexicanos y que fue subida a la red por un partido político.

 

La investigación está en marcha en el INE y también se presentó una denuncia ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, los resultados de ambas definirán a los responsables y las sanciones que deberán imponerse.

 

La razón práctica que sustenta la molestia de los partidos políticos por la aprobación de este acuerdo, se basa en el hecho de que los partidos utilizan los datos de las y los ciudadanos que contiene el padrón electoral para sus estrategias electorales en las campañas. Conocer los datos personales de cada elector determina buena parte de la estrategia a seguir en los procesos electorales.

 

Propaganda electoral llega a casa de todos los mexicanos sin que hayamos autorizado a los partidos el acceso a nuestros domicilios e irrumpir con el envío de propaganda, propuestas y programas de gobierno. Los datos de nuestras credenciales también son usados para formar padrones de militantes y verificar el voto el día de la elección. Una cosa es clara: los partidos políticos no cuentan con ningún derecho para disponer de los datos personales de los ciudadanos.

 

Adicionalmente, en el acuerdo aprobado se establece la obligación para los partidos políticos de devolver al INE, al término de la jornada electoral, las listas nominales de electores impresas. En el proceso electoral en marcha, podrán devolverlas hasta cinco días posteriores al de la elección

 

Las sanciones deben ser severas para los partidos políticos que hagan mal uso del padrón electoral y la lista nominal de electores. El acceso de los partidos políticos a los datos personales de los ciudadanos se constriñe a cumplir su función de verificación de la validez del padrón y al uso de las listas nominales el día de la elección, cuestiones que deberían modificarse en la ley porque no tienen ya ningún objeto. Los titulares de datos personales en poder del Registro Federal de Electores son los ciudadanos, cualquier otro uso fuera de la norma debe ser duramente castigado por las autoridades electorales.

 

@C_Humphrey_J

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.