Opinión

El pacto

AMLO no puede seguir esquivando el llamado nacional y la inconformidad que le realizan cotidianamente. | José Luis Castillejos Ambrocio

  • 10/03/2020
  • Escuchar

En México urge un pacto entre el Gobierno y la sociedad que evite una confrontación social en momentos en que la administración de Andrés Manuel López Obrador pareciera sucumbir.

El horno no está para bollos. Está muy caliente. Empiezan a gestarse brotes de inconformidad por los yerros de la actual administración que no ha podido superar el lastre del pasado.

En este acuerdo deben estar todos los sectores de la sociedad con el compromiso de obediencia total por parte del gobierno. Las partes deben ceñirse a la ejecución de ciertas acciones para consolidar el desarrollo del país.

La agenda de AMLO se ha complicado y está cayendo a un abismo de imprevisibles consecuencias.

Al tema de la creciente crítica nacional por los casos de feminicidios y la delincuencia organizada se suma ahora el estancamiento de la economía, la caída de los precios del petróleo y la apreciación de dólar que impactará en las importaciones.

Sobre la violencia en contra de las niñas y mujeres, AMLO acaba de pronunciarse e indicar que esta es incompatible con los ideales de la 4T.

“No la permitiremos. Todos los días nos ocupamos en combatir las agresiones de género. Estamos seguros que reduciremos los índices delictivos y, sobre todo, acabaremos con los feminicidios”, prometió.

Trabajaremos firmemente con este propósito. Somos simpatizantes de las causas de las mujeres. En la Cuarta Transformación estamos en contra del machismo, comentó el jefe de Estado.

AMLO no puede seguir esquivando el llamado nacional y la inconformidad que le realizan cotidianamente.

No puede, ni debe eludir su responsabilidad como jefe de Estado. No puede hacerse el desentendido y salir con sus chistosadas o frasecitas mediáticas que repiten sus millones de bots y personas que lo siguen como a un Mesías.

El escenario que se le ha presentado a AMLO no es nada deseable. La alarma está prendida y sonando insistentemente. Tendrá que dar un golpe de timón para rearticular la economía en momentos en que el petróleo perdió 25 por ciento, lo que se considera la peor caída desde 1991.

Esa situación lo obligará a dar un viraje, sentar a su gabinete económico y ver qué hará con Petróleos Mexicanos una empresa que ha sido inviable en manos de corruptos.

Deberá analizar en el cortísimo plazo qué harán cuando el peso ha perdido más de siete por ciento y va por arriba de las 21.65 unidades por dólar.

Si la tendencia sigue no le quedará otra que parar temporalmente algunos proyectos que demandan un fuerte financiamiento.

AMLO no tiene respuesta al reclamo de las mujeres y sólo las descalifica bajo el facilismo de que son influenciadas por partidos políticos de derecha y que la violencia desatada, en el marco de la marcha del último domingo, son realizados por soterrados intereses para derrocarlos.

Las marchas en diversas ciudades capitales del país han remecido al gobierno de AMLO y no ha tenido margen de respuesta. Tendrá que cambiar si no quiere que el país se le vaya de las manos.

Para desarrollar una serie de políticas, México requiere de recursos. ¿Cómo hacerle cuando la caja fiscal está frágil? ¿De dónde sacar más fondos en el marco de una situación de precariedad nacional cuando no hay ni paracetamol en los hospitales?

México debe fortalecer nuevos horizontes, potenciar el campo, el turismo, la industria de la construcción y dar certidumbre a los inversionistas para que la burbuja financiera no nos reviente a corto plazo.

Sigue siendo este un país sensible a los vaivenes que registra el mercado internacional del petróleo.

A inicios de año el precio del barril estaba a 57 dólares y hacia hoy ha caído casi 30 dólares. Según estimaciones de El Financiero por cada dólar que cae son 1.1 millones de dólares menos de ingresos diarios.

El gobierno de AMLO tendrá que hacer ajustes presupuestales, recortar en algunas áreas y se vendría una crisis sin precedentes si la tendencia del petróleo sigue a la baja.

Con un peso débil, arrastrado por la caída petrolera hoy el dólar estaba a 21.50 por divisa verde.

México podría recuperarse en el corto plazo si se aplican medidas correctivas y si por una vez en su vida el presidente escucha.

Si no podemos irnos despidiendo e irnos junto con AMLO a su rancho que tiene en Palenque Chiapas.