Opinión

El outsourcing, caballo brioso

El sector empresarial manifestó que si hay una mayor restricción y reglamentación se van a perder empleos y exportaciones. Manuel Fuentes

  • 26/02/2020
  • Escuchar

En la sesión del lunes 23 de febrero en el Senado de la República convocada para armar mesas de trabajo sobre la regulación del outsourcing, el líder de la bancada de Morena, Ricardo Monreal parecía tomar la complicación de este tipo de contratación como si fuera a montar un caballo domesticado, pero le salió más brioso de lo que esperaba.

Mientras que el senador Monreal iniciaba su discurso inaugural hablando de pluralidad, para lograr una reforma consensuada, al mismo tiempo se atisbaba una presencia mayoritaria de representantes empresariales quienes ocupaban casi un 80% de los lugares especiales, hasta de pie quedaron algunos, pero no les importaba, tenían que estar en ese foro de acceso restringido.

Isaías González, líder de la CROC le dijo al senador Monreal no entender hablar de consensos, si desbordaba la presencia de tantos autsorceros en la sala y por el contrario, casi nadie del sector de los trabajadores. El líder de Morena atajó rápidamente a su interlocutor y expresó que por ser la inauguración había mucha emoción en el tema y todos querían estar en el inicio, aclarando, “después las mesas serán paritarias”.

El líder de Morena dijo que con la iniciativa de la Guardia Nacional la pudieron sacar con éxito ¡y eran más artículos!, “aquí sólo son cinco: el 15, 15A, 15B, 15C y 15D”.

Es posible que los asesores del senador Monreal no le hayan advertido que no son cinco artículos que contempla el outsourcing en la Ley Federal del Trabajo, sino cuatro: el 15A, 15B, 15C y 15D. El artículo 15 al que hace referencia el senador tuvo la última modificación el 21 de enero de 1988 y los otros, los del caballo brioso, fueron cocinados por el PAN (con empresarios) y presumidos como un logro del PRI (para los empresarios) el 30 de noviembre de noviembre de 2012.

El senador Monreal propuso que se discutiera artículo por artículo y no avanzar al siguiente hasta que se tuviera totalmente consensuado. Dijo: -de aquí no salimos hasta que concluyamos. De aquí nadie sale. Quienes estaban en la sala guardaban silencio por la expresión.

Cuando intervino el senador Napoleón Gómez Urrutia, vino el primer reparo. Le manifestó al senador Monreal no estar de acuerdo con el método propuesto porque haría inmanejable las mesas de trabajo con tantas participaciones sin control; sugería que las personas interesadas entregaran sus propuestas por escrito para conocerlas con más detalle y así ordenarlas. El senador recomendaba que leyeran el dictamen de la Comisión de Trabajo del Senado compuesto de 62 páginas, que en ninguna se propone la desaparición de la subcontratación, ni tampoco penalizar conductas, ya que estas las prevé el código penal por separado.

German Martínez hizo el segundo reparo a la propuesta de Ricardo Monreal y también sugirió que todas las propuestas se dieran por escrito y que el único espacio de discusión y aprobación eran las comisiones de trabajo y estudios legislativos. Fue de los pocos que levantó la voz para cuestionar los negocios que se hacen al amparo del outsourcing, que la reforma debería acabar con las violaciones a los derechos de los trabajadores que los mantenía en la miseria.

Carlos Aceves, senador que ostenta la representación del PRI y de la CTM a la vez, parecía el más incrédulo de ese foro. El mencionó:

-No hay varita mágica para resolver este problema. Si este modelo de contratación es para hacer negocios no veo posibilidades de un acuerdo. No se trata hacer una mesa de 5 patas y luego resulte de tres. Al final debe resultar una propuesta realista, que nos ayude a resolver problemas de desempleo y que se haga sin lastimar.

Las voces de los representantes empresariales coincidieron en manifestar que no se requiere reformar el modelo de outsourcing que prevé la ley laboral, sino instrumentar la que ya se tiene. Aceptaron haya algunas modificaciones como prever registro de empresas subcontratistas, responsabilidad subsidiaria de las empresas contratantes, fortalecer la inspección de trabajo, directa o indirecta, incluso auditorias para corregir las malas prácticas.

El sector empresarial manifestó que si hay una mayor restricción y reglamentación se van a perder empleos y exportaciones. Que este modelo fomenta la competitividad y que ocupa un lugar relevante en el sector financiero, servicios, electrónica, aeronáutica entre otros. Que es falso precarice el trabajo, y por el contrario mejora la protección de los trabajadores y la economía.

Los representantes gubernamentales señalaron que el outsourcing es un esquema que facilita el lavado de dinero y la evasión fiscal y eso se va a combatir, pero también enfatizaron que el principal objetivo de las reformas es proteger al trabajador.

La sesión se levantó para que los senadores que forman parte de la Junta de Coordinación Política se pongan de acuerdo como implementar mesas que faciliten acuerdos.  Es un gran reto conciliar lo que no se puede conciliar, pero también es fundamental tener una legislación que regule la subcontratación y termine con el grave daño a los trabajadores.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.