Opinión

El oscuro pasado de Javier Coello Trejo

Es la primera ocasión en que Vergara se ve implicado en un caso legal y de imagen de semejante magnitud.

  • 06/11/2015
  • Escuchar

El ahora abogado de Jorge Vergara, Javier Coello Trejo, fue señalado en días pasados por incurrir en prácticas de crimen organizado, por la manera en que supuestamente despojó a Angélica Fuentes de sus acciones y posición en el Grupo Omnilife.

 

De acuerdo con la última demanda presentada por la fundadora de la marca Angelissima, el 19 de octubre en un tribunal de Texas, Coello Trejo y su representado violaron la Ley Federal contra la Extorsión Criminal y Organizaciones Corruptas, mejor conocida como RICO.

 

De acuerdo con la demanda, “Vergara indebidamente convocó a una reunión de los accionistas de Grupo Omnilife mientras Angélica estaba de vacaciones con sus dos pequeñas hijas en Semana Santa”.

 

El documento agrega que “Vergara se presentó falsamente ante los que estaban en la reunión como el que controlaba el 100 por ciento de Grupo Omnilife y de todas sus subsidiarias, incluido Omnilife USA y tomó acciones unilaterales y no autorizadas contra Angélica, incluyendo su indebida destitución como directora general de Grupo Omnilife y sus subsidiarias”.

 

Esta es la primera ocasión en que Vergara se ve implicado en un caso legal y de imagen de semejante magnitud; sin embargo, parece ser que para su abogado este tipo de situaciones son más que comunes.

 

Coello Trejo ha estado relacionado con numerosos escándalos relacionados con el crimen organizado y con violaciones a los derechos humanos desde los años ochenta.

 

Basta recordar su periodo como secretario de Gobierno en Chiapas durante el periodo de Absalón Castellanos. En este lapso fue señalado por diversos medios locales por ordenar torturas, desapariciones y siembra de pruebas a opositores, maestros y estudiantes.

 

Posteriormente fue designado subprocurador de la PGR durante la presidencia de Carlos Salinas de Gortari. En este periodo fue conocido como El Fiscal de hierro y fue señalado por tener relaciones cercanas con algunos líderes del Cartel del Golfo y con el ahora prófugo Joaquín El Chapo Guzmán.

 

Durante su paso por la PGR, donde lideraba un equipo conocido como El grupo tiburón, tuvo igualmente varios señalamientos por presuntamente realizar sistemáticas violaciones a los derechos humanos.  

 

Muestra de lo anterior es la captura en aquella época de cuatro de sus guardaespaldas, quienes fueron acusados de violar a siete mujeres en el sur de la ciudad de México, o la consignación por el asesinato de  la luchadora social Norma Corona Sapién, de su colaborador cercano Mario Humberto González Treviño.

 

Incluso y a consecuencia de las numerosas denuncias realizadas en los medios de comunicación en contra del grupo de este personaje, Salinas de Gortari ordenó la creación en México de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, además de que los Estados Unidos le cancelaron la visa, quien hasta la fecha no puede ingresar a la mencionada nación.