Opinión

El ministro amigo de alto mando

El Ministro Medina Mora es un personaje controvertido, pero me consta que el nexo de amistad con algunos generales es de muchos años atrás. | César Gutiérrez

  • 08/10/2019
  • Escuchar

Para todos aquellos que hemos litigado en juzgados, nos queda claro que no importa tener la razón respecto a nuestros casos, ya que es común encontrar resistencia de la contraparte. Más cuando contra quien se pelea es la Secretaría de la Defensa Nacional, quien por un capricho de un grupo de poder al interior, de un plumazo desaparece el derecho que los militares retirados se habían ganado; después de una vida de entrega, trabajo y sacrificios a las dependencias de las Fuerzas Armadas, viendo violentados de la forma más artera y cobarde sus derechos al ascenso al grado inmediato, quedando solo como una prestación de carácter administrativo para el cobro de su pensión, pero sin poder ostentar el grado que por derecho les correspondería.

Recordemos que el Ministro Eduardo Medina Mora elaboró un proyecto para negar el amparo a cientos de militares que impugnaron el decreto que entró en vigor en 2011, el cual cambiaba puntos trascendentales al Reglamento de la Ley del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (ISSFAM). Determinó que los militares que pasen a retiro tienen derecho a ascender al grado superior inmediato únicamente para el goce de prestaciones económicas y de seguridad social, pero mantendrán el obtenido en el activo para los efectos de la legislación castrense.

Para todos aquellos que participamos de alguna forma en la lucha legal por los derechos del personal militar que pasa a situación de retiro, fue una puñalada por la espalda; ya que se habían obtenido buenos resultados en los juzgados federales y tribunales colegiados. Pero, simplemente se utilizó el poder del grupo de la cofradía del poder militar para que el ministro atendiera sus peticiones y así, de un plumazo, acabara con el arduo trabajo de años y años de servicio de militares que veían cómo, de la forma más cobarde y artera, les robaban un derecho esencial por el capricho de quienes deberían protegerlos.

Es cierto que el Ministro Medina Mora es un personaje controvertido, es cierto también que su andar político deja muchas suspicacias y dudas, pero lo que si me consta es que el nexo de amistad con algunos generales es de muchos años atrás. Recordemos su estrecha relación de amistad con el ex procurador general de la República, General Rafael Macedo de la Concha, (cuyo único mérito fue ser el ex cuñado de Vicente Fox Quezada), cuando el ministro era director del CISEN (Centro de Investigación y Seguridad Nacional), que le abrió las puertas para ser Secretario de Seguridad Pública Federal, estrechando todavía más su relación con los altos mandos militares, dándole paso a que en el año 2006 lo nombraran Procurador General de la Republica, donde por recomendación del General Macedo de la Concha, su amigo, tomó bajo su resguardo a Marisela Morales Ibáñez, la cual todos sabemos y conocemos su historia. Marisela Morales siempre fue protegida del poder militar por tener una relación muy cercana a los Altos Mandos Militares, mismo que les dio el poder de poner a distintos militares en puestos claves de la PGR.

La Culminación de Medina Mora como Ministro de la Suprema Corte, solo vino a terminar de cerrar el círculo con los dueños del verde olivo y el azul zeta, al redactar el proyecto desde la segunda sala, donde por petición de los altos mandos militares, les demostraría a todos los insubordinados militares retirados, que la ley se puede cambiar cuando se quiera y como se quiera. Al fin y al cabo lo que se buscó proteger fue la disciplina militar, que constituye un presupuesto estructural del Ejercito que requiere del orden jerárquico, la cual está ligada a la relación de subordinación que se le debe al mando. Las palabras quedaron plasmadas en su proyecto de resolución en el amparo en revisión 708/2016, donde la segunda sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación le negó el amparo al Teniente de la Fuerza Aérea especialista en electrónica de aviación Eliazar Desiderio López.

Es por historias como estas que buscan derogar el “Fuero de Guerra”, ya que la justicia militar se ha utilizado muchas veces como justicia de mando, para cumplir caprichos de un grupo de poder, que no le interesa perjudicar a toda una institución, con el único fin de demostrar que son ellos quienes ostentan el poder; ya que como se dice en el medio, el poder se ejerce, no se comparte.

Por último en el radio pasillo se habla que la Unidad de Inteligencia Financiera tiene más de sesenta señalamientos contra algunos militares de alto rango, por lo que se han iniciado varias carpetas de investigación que podrían dar un golpe mortal a los conservadores grupos de poder al interior del Ejercito Mexicano, esperemos a ver en qué termina esto y a quiénes veremos procesados.