Opinión

El largo y sinuoso camino hacia el T-MEC

Polémico y controversial ha sido la renegociación del tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá. | Ismael Jiménez

  • 25/12/2019
  • Escuchar

De hecho, la negociación ha sido funesta desde el principio. Recordemos que desde que Donald Trump dio a conocer su deseo de revisar el acuerdo, ya se advertía que México padecería el proceso.

Las negociaciones iniciaron hace dos años y han involucraron a dos presidentes de México, y es que hay que decirlo, las mesas de trabajo, se han realizado en los términos y tiempos que han convenido a EU.

Cómo entonces y previo a la firma del TLCAN en 1994, México llegó a las negociaciones en desventaja y desde el principio, tanto EU como Canadá, señalaron la “ventaja competitiva de la mano de obra barata de nuestro país.

El gobierno de Trump, presionó desde el inicio a sus contrapartes. A Canadá en materia de lácteos y a México en el tema automotriz. Y cuando lo considero necesario, con el acero y el aluminio.

Así, desde el principio, estaban claros los temas de la renegociación en materia laboral, industrial y agropecuaria. Esto viene a colación porque todos los involucrados en la renegociación, conocieron perfectamente los temas acordados.

De hecho y con premura, el primer equipo negociador mexicano, externo su deseo de firmar el tratado antes de terminar el sexenio de Peña Nieto. Y aunque por un momento Canadá quedo relegado de los acuerdos, para noviembre de 2018, los tres países firmaron lo que se entendía sería el nuevo tratado comercial de Norte América, hoy conocido como T-MEC.

Esto viene a colación, porque pese a que han existido retrasos en la ratificación del nuevo tratado por causas internas y políticas en cada uno de los países firmantes, los equipos negociadores ya tienen claro cuáles fueron los acuerdos alcanzados.

En otras palabras, tanto empresarios como autoridades mexicanas, ya sabían lo acordado, y solo ellos, desde el principio, es decir de noviembre de 2018, saben los detalles de lo convenido.

Así que el argumento de que los chamaquearon, no aplica, pues en su momento tanto Moisés Kalach representante del cuarto de junto en las negociaciones del tratado, como Gustavo de Hoyos del Consejo Coordinador Empresarial, declararon su satisfacción por el acuerdo alcanzado durante las revisiones que se realizaron entre marzo y junio de este 2019.

Lo que parece es que a quienes chamaquearon, fue a los opinadores que salieron a crucificar a los negociadores de la 4T, tratando de imputarles responsabilidades sobre temas y actos ya firmados por todos los actores involucrados en las renegociaciones del TLCAN.

Alguien no les aviso a los opinadores o éstos, simplemente no leen. Los equipos de vigilancia para acuerdos y controversia, ya estaban negociados y aceptados desde noviembre 2018, lo que no se sabía es si aplicaban en materia laboral, por lo que afirmar si estaban o no, es mera especulación.

Esto sucede porque desde entonces y como ahora, no se conocen bien a bien los detalles de lo firmado en el T-MEC. Por ello, es responsabilidad de los negociadores, tanto empresarios como de los dos gobiernos mexicanos involucrados, informar sobre las particularidades acordadas y no quitarse responsabilidades para señalar culpables en el contexto político o económico que más les convenga.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.