Opinión

El inicio de la guerra por los precios del gas LP

Estamos frente a una lucha gremial por establecer las condiciones de mercado que regirán durante los siguientes años la distribución de gas LP.

  • 18/09/2016
  • Escuchar

 

El pasado 16 de agosto la Secretaría de Hacienda anunció la reducción del costo de gas LP en 10%; con esta medida, el precio del carburante pasó de 12.83 pesos a 11.55 pesos por kilogramo, la medida -señaló la dependencia- busca trasladar los beneficios de la reforma energética al consumidor final.

 

Y es que de acuerdo con la Secretaría de Energía (Sener), las empresas distribuidoras de gas, no habían hecho los ajustes a la baja luego de que a partir del primero de enero, se liberalizó la importación del carburante para que las compañías distribuidoras de gas LP lo pudieran adquirir en mejores condiciones de precios. Según datos de la dependencia, luego de la liberación, las empresas gaseras estaban obteniendo un ahorro de hasta 57.70 pesos en tanques de 45 kilos y de 25 pesos en tanques de 20 kilos de capacidad.

 

Esos beneficios, son producto de comprar el carburante más barato en el mercado internacional comparado con el que Pemex ofrecía en territorio nacional, esto hace de la importación una herramienta de competitividad para las empresas distribuidoras de gas en México.

 

De acuerdo con datos de la Sener, la importación de gas LP se incrementó 10% desde enero a la fecha y alcanzó un volumen de 70 mil toneladas; la cifra representa el doble de lo que se importaba antes de iniciar 2016 y significó un ahorro e incremento de la rentabilidad para las empresas distribuidoras de gas. Actualmente, se consumen 700 mil toneladas de gas LP mensuales en el país.

 

La decisión de reducir los precios del gas LP vía Pemex, buscan equilibrar el mercado y hacerlo más competitivo. A la fecha, un grupo de no más de 10 grandes empresas, controlan el 30% del mercado a nivel nacional con presencia en las principales urbes del país, mientras que el 70% restante del mercado, es atendido por empresas pequeñas y medianas que compiten en desventaja pues no cuentan con la infraestructura para la importación, almacenamiento y transporte de gas LP. Caso contrario de las grandes gaseras como Nieto, Z, Soni, Tomsa, Global Gas y Gas Uribe entre otras.

 

Sin embargo, para la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado Gaseras y Empresas Conexas AMEXGAS, que agrupa a algunas de las grandes gaseras del país, rechazó la medida pues argumentó que este tipo de controles de mercado podrían afectar el proceso de apertura energética del país y la competitividad del sector.

 

En el mercado nacional está dividido en 185 regiones y la disminución del precio del gas aplica para todas esas zonas. ¿Pero cuál es el punto de conflicto? Si bien es cierto que las grandes gaseras tienen sólo el 30% del mercado, resulta ser que ese núcleo concentra el mayor volumen de consumo de gas en el país pues atienden las principales ciudades en donde además de ser las más densamente pobladas, en su totalidad esas regiones utilizan el gas LP para sus principales actividades cotidianas.

 

Mientras que las medianas distribuidoras del carburante, atienden zonas semiurbanas y rurales en donde aún utilizan la leña como principal agente de combustión. Mantener los precios altos, hace inaccesible el consumo de gas LP en esas regiones y son las zonas en donde las autoridades buscan equilibrar la demanda y precio.

 

El mercado nacional de gas LP se calcula tiene un valor de 8,000 millones de dólares y aproximadamente 20 millones de hogares consumen este tipo de carburantes lo que significa un 80% del total del consumo nacional. El beneficio de la liberación de importación de gas LP, reportó utilidades tres veces mayores a las que se tenían hasta antes de enero de este año para las empresas distribuidoras de gas de acuerdo con la Sener, esto llevó a las dependencias de gobierno ha establecer un control de precios para reducir el costo a los consumidores.

 

Por su puesto, los agremiados a la AMEXGAS, no están de acuerdo con esta medida, y ya han hecho varios pronunciamientos en los que aseveran que la medida más que beneficiar al consumidor, terminará por perjudicarlo pues consideran que el precio del carburante debe tener un precio mayor al que tiene actualmente.

 

Por su parte AIDGAS que agremia a 67 medianas empresas distribuidoras de gas LP, asegura que la medida dará una oportunidad para que estas empresas, extiendan su servicio de distribución a regiones que no son atendidas por las grandes gaseras, pues con la importación directa del carburante, pueden ofrecer precios competitivos en regiones de bajos ingresos.

 

Lo cierto es que estamos frente a una lucha gremial por establecer las condiciones de mercado que regirán durante los siguientes años la distribución de gas LP y los precios en el país para equilibrar la competencia en zonas en las que sólo unas cuantas empresas atienden los mercados.

 

No obstante, el reto para los grandes y medianos distribuidores de gas en el país, está en su capacidad de almacenamiento y distribución de gas LP, pues no todas las compañías cuentan con la infraestructura para la importación, almacenaje y transportación o internación del gas a territorio nacional, lo que podría sacar a los pequeños distribuidores del mercado.

 

Por lo pronto, la disminución de las tarifas prometieron las autoridades, serán temporales de aquí hasta el 31 de diciembre, pues está acordado que a partir del primero de enero de 2017, se liberarán los precios del gas y para entonces, cada distribuidor podrá determinar sus precios de acuerdo con las condiciones de costos y mercado que atienden.

 

Sin embargo, para entonces, las empresas que alegan deberá aumentar el precio del gas LP tendrán que superar la tendencia de los precios internacionales del carburante que en poco más de año y medio ha venido a la baja pues los precios se han derrumbado 60 por ciento.

 

Y aunque podríamos suponer que a partir del siguiente año los precios del gas LP en México podrían repuntar nuevamente, la decisión estará sujeta al comportamiento de los mercados globales. Ante esto, recientemente Arabia Saudita y Rusia, firmaron hace unos días un convenio para mantener su producción mundial de gas y petróleo para mantener estables los precios, lo que podría presagiar que tendremos un periodo prolongado de precios bajos de gas LP a nivel mundial.

 

@ijm14

@OpinionLSR

 

También te recomendamos:

La política monetaria: Igual que la serpiente se muerde la cola

La decena trágica de Enrique Peña Nieto

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.