Opinión

El informe: La soberbia, la esclavitud

Un año, el inicio de muchos por venir: felicidades Ermitaños.

  • 29/08/2015
  • Escuchar

El Ejecutivo anunció cambios en el gabinete “legal y ampliado” para el resto del sexenio, ese que está en terapia intensiva. Algunos personajes se van, otros se integran y otros cambian de posición: todo para seguir iguales. Hay algunos enroques: Aurelio Nuño en la SEP (y ahora ¿qué?) y Rosario Robles, que se va a Desarrollo agrario en lugar del cansado ex procurador Murillo Karam.

 

Salen el Comisionado de Seguridad Monte Alejandro Rubido (¿y el Chapo?) y el casi desconocido Juan Carlos Ramírez Marín. ¿Maquillaje, último recurso sexenal? La próxima semana será el informe del gobierno de la república. Están al aire 18 comerciales propagandísticos con “los logros más importantes”, todo con la rúbrica de que “Entramos a esta segunda mitad con muchas ganas y con más fuerza”, lo que eso pueda significar.  En uno se sigue presumiendo la reforma educativa, sin que al final nadie sepa qué significa pues resulta que, dice el ejecutivo en el correspondiente mensaje: "se recuperó la rectoría del Estado en la educación" y pregunto ¿no la tenían? ¿Desde cuándo pasaba esto? ¿Por eso se llevaron a la cárcel a la intocable profesora? ¿Por eso Gabino Cué solicitó la militarización de Oaxaca?

 

¿En qué gran peligro estábamos que el gobierno de la república nos salvó y logró recuperar para la sociedad ese gran espacio llamado educación? En un minuto, el ejecutivo nos comenta también que la reforma educativa es la más importante de las reformas aprobadas. Sin embargo, la Unesco, que seguro sabe sobre el tema de la educación y los modelos en los diversos países, señala en una nota publicada en el periódico La Jornada (pág. 40, Sociedad y justicia, 26 de agosto de 2015) que “el interés por el contenido de programas educativos y de formación ‘se ha desviado en la actualidad’ hacia el reconocimiento, la evaluación y la validación del conocimiento adquirido”, que si bien pudieran transparentar el uso de los recursos públicos “son también motivo de preocupación al orientar la enseñanza hacia los exámenes y, por tanto, a la ‘convergencia en la elaboración del plan de estudios, lo que puede socavar la calidad’”.

 

Se destaca, por lo demás, que los “peligros que entrañan las evaluaciones en gran escala son especialmente graves cuando se utilizan con fines que no sean informar la política de educación, por ejemplo, determinar la paga de los docentes o la clasificación de los centros escolares”. (Replantear la educación: ¿hacia un bien común mundial?)

 

Los programas

 

A lo largo de los últimos dieciocho años hemos experimentado cambios en los programas de educación básica, ya con un enfoque constructivista, uno funcionalista, o un modelo por competencias, donde la formación de docentes ha quedado en el último plano, supeditada a los vaivenes políticos del propio gobierno y de la cúpula sindical, incluyendo al actual dirigente del SNTE. Reforma Educativa ¿para qué, para quién, por qué? La educación debería tener como base el desarrollo de ciudadanía, crítica, reflexiva, activa, dispuesta a cuestionar y ser partícipe real de las decisiones que los diversos gobiernos han asumido en su nombre. Si tuviéramos una sociedad crítica ¿qué pasaría con la cantidad de absurdos, argumentos “jurídicos”, cual informe de abogado defensor del secretario de la función pública, el Sr. Virgilio Andrade?

 

¿Qué hizo el secretario?

 

¿Cuál es la función real de la secretaría de la Función Pública? ¿De verdad después de una conferencia de casi tres horas resulta que no hay conflicto de interés en ninguno de los casos? ¿Eran o no funcionarios cuando las adquisiciones? ¿Las responsabilidades de un funcionario público terminan en el momento mismo en que termina su gestión? ¿No hay nada después? Es de destacar que el informe del secretario se realizó once días antes del informe presidencial: ni tan lejos que pueda olvidarse ni tan cerca que pueda afectarlo, parece.

 

¿Eran necesarias las disculpas? ¿Era necesaria la soberbia (la que da la impunidad, la expresión retadora de ¿ya vieron quién manda?) para señalar que con esos temas se mina la confianza en las autoridades y dar por zanjado el tema, celebrando, además, la derrota de los medios críticos? ¿Es por este tema solamente y por esos "perversos" medios que no confiamos? ¿Es válida la investigación y la resolución cuando pudiera haber conflicto de interés en tanto que el secretario es miembro del mismo grupo investigado? Por mi parte, yo no acepto las disculpas.

 

De pilón…

Resulta que sólo le tomaron el pelo a los jornaleros de Baja California, otros más de los olvidados, con quienes las autoridades estatales y federales (el subsecretario de gobernación y el secretario del Trabajo) además de los empresarios agroindustriales llegaron a un acuerdo hace unos meses, pues no se han respetado ni han recibido ninguno de los beneficios ni los diversos pagos mínimos ni las demás demandas firmadas. En México, a estas alturas del siglo XXI y a más de cien años de la Revolución, existe el trabajo esclavo, suponemos que con la connivencia de las autoridades pues de otra forma no se explica. ¿Qué sigue?

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia de las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier régimen, no importa el partido, por supuesto)