Opinión

El INAI ante el fenómeno migratorio

Surge la necesidad de que se desarrollen e implementen políticas públicas emergentes que garanticen el bienestar de los migrantes. | Blanca Lilia Ibarra Cadena

  • 29/10/2018
  • Escuchar

El fenómeno migratorio es consustancial a la historia de la humanidad; se presenta en todas las regiones del mundo y obedece a múltiples factores sociales, políticos, económicos y culturales de las personas de buscar una vida digna, que permita el desarrollo pleno para ellos y sus familias; el tema es de gran calado sociológico, porque implica la decisión de abandonar el país de origen, dejar el contexto conocido y habitual, llevar consigo lo indispensable para transitar a otro territorio, en donde lo único que se tiene seguro es la expectativa de acceder a mejores oportunidades de vida; lo anterior, evidencia que el derecho de acceso a la información y de protección de datos personales son derechos que deben ejercerse a fin de evitar arbitrariedades en la práctica de la migración.

Fenómeno migratorio

En tal tesitura, la Declaración Universal de Derechos Humanos establece el derecho de emigrar, por tanto, es universal a todos los seres humanos. Nuestro país, en términos geopolíticos, es un territorio de tránsito y destino de migrantes, en su mayoría Centroamericanos. Sin embargo, México también es origen de personas que se movilizan a la frontera Norte con Estados Unidos, lo que nos lleva a ser sensibles y a apelar al trato humanitario que debe prevalecer en todas las relaciones sociales, esto es, reconocer que la falta de legalidad en el control de ingreso y residencia de los extranjeros, no implica una limitación a cualquier derecho humano, sobre todos tratándose de la niñez.

La Caravana Migrante que actualmente se encuentra transitando por el territorio nacional, se integra por aproximadamente 7 mil migrantes, la mayoría originarios de Honduras, de los cuales algunos seguirán hacia la frontera con Estados Unidos y otros han solicitado refugio en México para su estadía, alrededor de mil 700; derivado de diversos factores que los han motivado a salir de sus países: violencia, inseguridad, pobreza, desempleo, desigualdad, entre otras. Si bien las opiniones de la ciudadanía han sido divididas, ya que para algunos la violencia no debe de imperar sobre la legalidad de las instancias migratorias, los cierto es que esta movilización social ha generado importantes muestras de solidaridad de los ciudadanos, de personal médico, trabajadores sociales y especialistas.

Política migratoria

En el Recurso de Atracción 479/18, relacionado con estadísticas y apoyo a migrantes y refugiados, resuelto por el INAI el 5 de septiembre de 2018, se observó que, según el informe de la Unidad Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación denominado: “Menores migrantes en México. Extranjeros presentados ante las autoridades migratorias y mexicanos devueltos por Estados Unidos, la dimensión del flujo de menores migrantes que están llegando actualmente al país y a Estados Unidos incrementó considerablemente, pues en 2014 se reportaron 23 mil 96 (veintitrés mil noventa y seis) migrantes de 0 a 17 años; mientras que en noviembre de 2015 fueron 32,293 (treinta y dos mil doscientos noventa y tres), esto es, 71.5% más que en 2014; la mayoría provenientes de Guatemala, Honduras y El Salvador (http://www.politicamigratoria.gob.mx).

Surge, así, la necesidad de que se desarrollen e implementen políticas públicas emergentes que garanticen el bienestar de los migrantes, en especial de las personas menores de edad y adolescentes, al ser un grupo en condiciones de vulnerabilidad que requiere de protección adicional y complementaria a sus derechos humanos, ya que se encuentran expuestos a ser víctimas de delitos, a recibir agresiones, violencia, rechazo, discriminación y abusos.

INAI

Corresponde al INAI, en su dualidad de garante del acceso a la información y la protección de los datos personales, el deber de coadyuvar en el diseño de políticas, acciones y estrategias que lleva a cabo el Estado Mexicano para la protección de los derechos humanos, pues son decisiones que involucran el bienestar físico y mental de personas que, por determinadas circunstancias, necesitan permanecer temporalmente en territorio nacional; y a fin de conseguirlo se requiere de información veraz y oportuna para el ejercicio de derechos de los textos internacionales: como el derecho al asilo dadas las circunstancias de sus países.

Quizá pudiera preguntarse el lector, ¿qué tiene que hacer el INAI en estos temas? La respuesta nos la brinda el análisis cuantitativo y cualitativo de la migración en 2018. El Pleno, en lo que va de 2018, se ha pronunciado sobre 10 casos de migración relacionados con fotografías de paquetes de higiene entregados a repatriados; protocolos para la detención de migrantes; rutas que se siguen; estaciones migratorias en el país; eliminación de alertas migratorias, entre otros temas. En Reino Unido, el diario The Guardian (https://bit.ly/2RfluYP) documentó que existe por parte de las autoridades de seguridad un trato excesivo de datos personales; por ejemplo, en Londres, la policía metropolitana solicita acceso a una serie de información de los dispositivos móviles, tales como redes sociales, actividades y contenido de navegación web, mensajes instantáneos, datos de ubicación, correos electrónicos y datos eliminados. En este aspecto, con el sólo ingreso de los migrantes al territorio mexicano son acreedores a la protección constitucional, por ello todas las autoridades estamos llamadas a tutelar sus derechos.

Ante ello, el INAI tendrá que ser vigilante y garante en este proceso atípico de migración que se vive en Centroamérica y en la esfera de sus competencias garantizar los derechos de acceso a la información pública y la protección de los datos personales.

El papel del INAI ante el nuevo tratado comercial USMCA

@bl_ibarra | @OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.