Opinión

El #IECM a la vanguardia de la votación electrónica

La votación electrónica es el camino correcto para abatir costos y garantizar mejores resultados en la organización de elecciones. | Fernando Díaz Naranjo

  • 20/01/2020
  • Escuchar

En el marco de sus 21 años de vida, el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), presentó el Sistema Electrónico por Internet que será utilizado próximamente para recabar las opiniones y votos de la elección de dos ejercicios de participación ciudadana.

En el primero de ellos se elegirán las llamadas Comisiones de Participación Comunitaria 2020, organismos de representación ciudadana que reemplazarán a las actuales figuras denominadas Comités Ciudadanos y Consejos de los Pueblos.

El segundo ejercicio es la Consulta de Presupuesto Participativo 2020 y 2021, el cual tuvo un desarrollo previo; es decir, desde el pasado 20 de noviembre y hasta el 11 de diciembre de 2019, se llevaron a cabo asambleas de diagnóstico y deliberación en cada una de las mil 815 unidades territoriales que conforman la Ciudad de México, en donde vecinas y vecinos definieron las principales problemáticas de sus comunidades, con lo que del 13 de diciembre de 2019 al 13 de enero de este 2020, registraron diversos proyectos específicos para atender las problemáticas presentadas.

Estos proyectos determinados en cada colonia, pueblo o barrio fueron evaluados por un órgano técnico dictaminador de cada una de las 16 alcaldías, quien resolvió la viabilidad técnica, jurídica y financiera de las propuestas. Las que obtuvieron una opinión favorable deben de difundirse entre la ciudadanía del 27 de enero al 4 de marzo para que la población las conozca y vote la de su preferencia el día de la elección.

Ambas elecciones se llevarán a cabo mediante dos modalidades de votación. La modalidad electrónica se realizará del 8 al 12 de marzo y la presencial el 15 de marzo.

Lo importante de la modalidad de votación electrónica es que será vinculatorio para recabar, de forma electrónica, la opinión de la ciudadanía en ambos ejercicios de participación ciudadana.

Entre las muchas bondades de este sistema está su operación, que se desarrolla bajo dos mecanismos. El primero funciona vía remota desde dispositivos móviles que contará con un reconocimiento facial biométrico, en donde la ciudadanía puede registrarse y emitir su voto a partir del 8 al 12 de marzo; el segundo, funciona a través de las mesas receptoras de votación las cuales tendrán una tableta equipada con la boleta virtual.

Este último mecanismo se implementará en las alcaldías de Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo que contarán con 247 mesas receptoras con tabletas habilitadas para recibir la votación ciudadana.

En el resto de las alcaldías el 15 de marzo se instalarían más de 3 mil 200 mesas receptoras para que la ciudadanía asista y vote bajo el esquema tradicional, esto es, a través de boletas de papel.

Lo relevante de este ejercicio, independientemente de la importancia que tiene que la gente vote por sus representantes y los proyectos que requiera en su comunidad, es que conozca la funcionabilidad y operación de los sistemas electrónicos de votación con miras a que se vaya familiarizando con ellos para su eventual incursión, por parte de las autoridades electorales tanto nacionales como locales en elecciones constitucionales.

El IECM, junto con otros organismos públicos locales electorales ha sido pionero en la planeación, instrumentación y operación de estos mecanismos de votación electrónica por lo que, sin duda su experiencia debe ser aprovechada en elecciones futuras.

Mirar hacia la votación electrónica, dese la opinión de este servidor, es el camino correcto no sólo para optimizar y garantizar mejores resultados en la organización de elecciones, sino también, para abatir costos, lo que sin duda alguna, la ciudadanía agradecerá toda vez que los mismos, en un mediano plazo, pueden ser utilizados en diversas políticas públicas que se instrumenten en su beneficio.

¡Hasta la próxima!

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.