Opinión

El gobierno enfermo de AMLO

Quizá en el gobierno no sólo tengan otros datos, quizá también otro diagnóstico. | Jorge Ramos Pérez

  • 27/05/2019
  • Escuchar

Las bajas de Germán Martínez y de Josefa González Ortiz Blanco al gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador y la crisis en el sector salud, además de los focos rojos en la economía y el empleo, revelan un gobierno enfermo. Y eso que apenas cumple seis meses.

Renunciarle al Presidente de México no debe ser nada fácil. Sobre todo cuando no se ha cumplido un año de gestión. El gobierno y gabinete son débiles, a pesar de que el titular del Ejecutivo Federal tiene más de 30 millones de votos en las alforjas y, según las encuestas, más del 60 o 70 por ciento de aval ciudadano.

Josefa pasará a la historia por retrasar un vuelo de Aeroméxico, porque como titular de Semarnat fue invisible. ¿O acaso alguien recordará su solución al grave problema del sargazo o de la contingencia en la CDMX?

Algo no está bien, aunque en la 4T tengan otros datos.

Altos funcionarios del equipo del presidente callan sus inconformidades. Varios han comentado en voz baja que mucho les gustaría abandonar el barco. Germán les abrió la puerta. Ahora les será más fácil decirle adiós a López Obrador.

Hace algunos años el médico Guillermo Soberón Acevedo relató que una ocasión lo citó en Los Pinos el entonces presidente José López Portillo. Le dijo que sería muy bueno que repitiera como rector de la UNAM. “Al presidente no se le puede decir que no”, evocó. Y fue rector por un segundo periodo.

Pero encima de las renuncias escandalosas está el drama de los hospitales. Desde enero la reportera Mariluz Roldán en La Silla Rota y Sumédico, y otros medios, han hecho la narrativa de la crisis en el sector salud. La semana pasada los directores de institutos y hospitales doblaron a la poderosa Oficial Mayor de la Secretaria de Hacienda, Raquel Buenrostro, quien determinó estilizar el presupuesto de salud, pero finamente a hachazos. De no ser por la intervención del diputado Alfonso Ramírez Cuellar y al senador Miguel Ángel Navarro, el riesgo de muerte de pacientes era real, así lo advirtieron en privado los directores.

Pero no solo es eso. Los números recientes de empleo, la inflación, el sector de la construcción y hasta la venta de autos no son nada halagüeños. Cierto, en algunos casos arrastraban una tendencia negativa, pero la 4T no ha detenido la caída.

Aunque quizá en el gobierno no sólo tengan otros datos, quizá también otro diagnóstico.

Punto y aparte. Pedro Haces alardeaba ante todo mundo que va contra la CTM. Lo hacía con palabras altisonantes. Y presumía un supuesto respaldo del presidente López Obrador. Germán Martínez vuelve por sus fueros, literalmente, y saca a Haces del Senado. Creo que más de uno respirará tranquilo en el Senado.

Punto final. Roberto Rock, director general de La Silla Rota respondió a la calumnia de embarrarlo en una lista de periodistas, con toda la intención de manchar. Pero esta casa editorial transparentó los contratos. Y autorizó al gobierno para que haga pública la respectiva declaración de impuestos. La publicidad, la transparencia y la calumnia fue el editorial de respuesta. Sigamos adelante.

¿Es oscuro el negocio de las ONG?

@jorgeramos7773 | @OpinionLSR | @lasillarota