Contra todo pronóstico, a poco más de tres meses de que en vísperas de la elección del Estado de México, Ricardo Anaya y Alejandra Barrales anunciaran la creación de un frente opositor que, en el mejor de los casos fue recibido con gran escepticismo así como por una serie de descalificaciones principalmente del PRI y de Morena, pero también de algunos grupos al interior del PAN y del PRD; el "Frente Ciudadano por México" –al que se ha sumado Movimiento Ciudadano– ha ido tomando forma y se empieza a posicionar como una opción real para la ciudadanía.

Además de que registraron su intención ante el INE, cuando menos en dos encuestas publicadas la semana pasada encabeza las preferencias electorales por encima de las alianzas conformadas por MorenaPT y por el PRIPVEMPANAL PES con márgenes de 9 puntos en la realizada por Parametría y poco menos de 5% en la de Consulta Mitofsky, en tanto que la más reciente publicada por Reforma presenta números muy cerrados.

Sería un grave error echar las campanas al vuelo, pues el camino que tienen que recorrer los promotores del Frente, incluso para que se concrete su participación en las elecciones y logren mantener ese nivel de competitividad, aún es largo y sinuoso, pero desde luego son datos que indican que no se trata de una locura como algunos afirman (y esperan).

Por otro lado y, aunque con algunos raspones, el Frente Ciudadano ya tuvo su debut en la arena legislativa con buenos resultados al condicionar la integración de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, al compromiso expreso del PRI para que se elimine el pase automático y el actual procurador no se convierta en Fiscal General por nueve años, lo que es una exigencia ciudadana que atinadamente hicieron suya.

Otro acierto del Frente es que no lo han limitado únicamente a lo electoral, sino que el planteamiento incluye conformar un gobierno de coalición con un gabinete plural y que tiene el propósito fundamental de construir un nuevo régimen a partir de cinco ejes que deberán ser la columna vertebral de su plataforma de gobierno y legislativa: acabar con la corrupción, con la impunidad, con la desigualdad, con la violencia y que crezca la economía con salarios dignos para que beneficie a la población.

Pero como ya lo apuntaba, son muchos los retos y obstáculos que tienen que sortear para que esta apuesta logre consolidarse y resulte creíble y atractiva para un amplio espectro de ciudadanas y ciudadanos que no se encuentran convencidos de las alternativas que representan el PRI y Andrés Manuel López Obrador.

Además de resistir los embates externos e internos que buscan dinamitar el Frente, tiene que procesar con sumo cuidado la definición de las candidaturas, colocando el proyecto por encima de aspiraciones personales, mantener la cohesión partidaria, realizar un ejercicio de autocrítica y reconocer sus errores como parte de un sistema al que pertenecen y que hoy pretenden cambiar, ponerse realmente del lado de la ciudadanía y presentar propuestas viables, debidamente sustentadas en las que especifiquen los cómos evitando las generalidades o lugares comunes y comunicarlas con un lenguaje sencillo. No se avizora fácil, pero por lo pronto, el Frente Ciudadano por México va en serio.

@agus_castilla | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información