Opinión

El fin de las precampañas

El inicio de las precampañas no ha sido afortunado, dan la impresión de tener poca planeación y con spots hechos en el último momento | Carla Humphrey

  • 22/12/2017
  • Escuchar

El fin de las precampañas

Han pasado los primeros ocho días de los sesenta que por ley durarán las precampañas presidenciales.

Esta primera semana comenzaron, además de la incesante lluvia de spots que tan solo en el periodo de precampaña sumarán 18 millones de spots, las primeras estrategias de los tres precandidatos presidenciales, que buscan obtener la candidatura por las tres coaliciones en las que contienden.

Las coaliciones

La primera sorpresa de la semana fue la conformación de 3 diversas coaliciones en torno a los precandidatos Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Andrés Manuel López Obrador.

La coalición “Por México al frente” está conformada por el Partido Acción Nacional, el Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano. La segunda coalición es la que constituyeron el Partido Revolucionario Institucional, el Partido Verde Ecologista de México y Nueva Alianza con el nombre “Meade Ciudadano por México”. La tercera alianza la integran el partido Movimiento Regeneración Nacional, el Partido del Trabajo y Encuentro Social con el nombre “Juntos haremos historia”.

Los arranques de precampaña fueron distintos entre las tres coaliciones, pero al mismo tiempo, sin nada nuevo en los primeros actos de los precandidatos. Meade, comenzó su precampaña en Chiapas, siguiendo todos los rituales priistas de antaño de los que debería a toda velocidad alejarse si es que quiere conservar la ventaja que le da ser el primer candidato no militante del PRI.

Anaya, como era previsible, la inició en su casa, en Querétaro, donde inició su carrera política y fue representante en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión por esa entidad federativa. López Obrador lo hizo presentando la integración de su gabinete presidencial en caso de que sea el próximo presidente de México.

El inicio de las precampañas no ha sido afortunado

Lo que resulta claro del inicio de estas precampañas es que los procesos de selección interna en los que los aspirantes a un cargo de elección popular se presentaban ante sus militantes y simpatizantes para ganar el voto y obtener una candidatura, han llegado a su fin. El inicio de las precampañas no ha sido afortunado, dan la impresión de tener poca planeación y con spots hechos en el último momento antes del inicio del periodo legal para las precampañas.

Abona a esta sensación de arranque lento y tardío, que las decisiones sobre la conformación final de las alianzas electorales se pactaron pocos días antes del inicio de las precampañas y que los acuerdos importantes en torno a las personas que abanderarían los esfuerzos de estas alianzas para la presidencia de México, consumieron la mayor parte del tiempo y de las negociaciones políticas postergando las propuestas y definiciones sobre las estrategias de campaña.

Tal como la estamos viviendo, esta etapa dentro del proceso electoral únicamente implica un alargamiento de las campañas electorales, separadas por un breve espacio de veda en la que los precandidatos se registrarán ante las autoridades electorales para el cargo y se dictaminarán los informes de precampaña presentados con la finalidad de determinar si el aspirante reúne los requisitos exigidos por la ley para ser registrado.

Esperemos que las precampañas se conviertan, al menos en este proceso electoral, en un espacio para conocer propuestas importantes y para sentar las bases de los temas relevantes para los electores y para nuestro país, de lo contrario, serán un esfuerzo inútil que implicará la pérdida de tres elementos valiosos: tiempo, dinero y esfuerzo, y el desgaste de un electorado que se verá expuesto hasta fines de junio a las campañas electorales.

Te recomendamos: Llegaron las #precampañas

@C_Humphrey_J | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.