Opinión

El federalismo

Volver a centralizar el poder es contrario a la tendencia mundial y dibuja claramente una búsqueda autoritaria, no sólo centralista. | Julio Castillo López

  • 28/10/2020
  • Escuchar

El lunes pasado los 10 estados que conforman la “Alianza Federalista” hicieron un llamado de atención al Gobierno Federal por varias decisiones que se han tomado que agravian directamente a las entidades federativas y que marcan una clara ruta hacia la consolidación de un gobierno más centralizado. Algunos comentarios al respecto: 

• Para empezar, es totalmente justa la queja de los gobernadores y de los sectores de la sociedad agraviados. Desde el inicio del sexenio han reducido gradualmente los recursos para los estados y se ha centralizado el gasto, además esto se ha hecho sin reglas de operación ni transparencia

• Los grandes proyectos del Gobierno Federal no sólo son obras innecesarias (la refinería, el tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía), sólo benefician a unos pocos realmente pocos… Entre el Ejército que funciona hasta como constructora, y los parientes de los funcionarios de la 4T que reciben todos los contratos sin licitación o concurso, ni siquiera generan derrama económica las grandes obras. 

• Las sesiones tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados, en donde se extinguieron los 109 fideicomisos fueron largas (realmente largas, de 24 hrs) porque cada fideicomiso desintegrado agravia a una institución y a un rubro. El cine, los investigadores de medio ambiente, las becas, los defensores de derechos humanos, los de microhistoria y así; Morena ni siquiera se tomaba la molestia de escuchar a la oposición, pero el agravio es mayor porque es a muchísimos sectores.

• Además, anteriormente ya habían reducido presupuestos para los programas del campo y enfocaron todo a programas clientelares que siguen sin tener reglas de operación y presumiblemente son una robadera. 

• La queja de sectores académicos, empresariales y culturales en el evento de Guanajuato estaba enfocada al abandono de la ciencia y de la cultura para hacer más clientelas… y tienen razón. 

• La queja de los 10 gobernadores además está sustentada en cuánto aportan a la federación en impuestos y cuantos les regresan y… también tienen razón, además de que de inicio le pierden, cada vez les quitan más. 

• Otro punto interesante es el reto que lanzó Juan Carlos Romero Hicks, coordinador de los diputados del PAN; quien tanto en el pleno de la Cámara como en el evento del lunes pasado invitó a comprobar la corrupción que acusan para cancelar los recursos… y obvio no hay respuesta alguna porque no la hay… la corrupción es sólo el pretexto… como en la cancelación del aeropuerto (que seguimos esperando a los implicados). 

Es claro que la mayor regresión que propone López Obrador es la centralista. Desde la alternancia en el 2000 se han dado pasos certeros en la federalización de la República y muchas atribuciones y recursos se transfirieron al universo local. La conformación de la CONAGO es ejemplo de ello, y también, aunque ejemplo no muy decoroso, son los cotos de poder que ciertos gobernadores priistas construyeron desde el empoderamiento de los Estados… para bien y para mal el modelo federalista se impulsó desde el 2000. Volver a centralizar el poder es contrario a la tendencia mundial y dibuja claramente una búsqueda autoritaria, no sólo centralista

Ojalá el llamado de los gobiernos locales retumbe porque México no debe volver al centralismo… todavía no superamos la etapa centralista del siglo pasado y sabemos bien las consecuencias. 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.