Opinión

El Euro, la UE y Grecia

Actualmente, el Banco Central Europeo y Agencias de Desarrollo son los acreedores del país helénico.

  • 01/07/2015
  • Escuchar

Grecia es la economía número 52 del mundo y representa el 2% del PIB de la Unión Europea, si lo vemos de forma objetiva no debería de impactar “el que se declare en suspensión de pagos”, pero no es así. En estos días, las bolsas de valores y el valor de las monedas, como el peso mexicano, han sufrido bajas y devaluaciones. ¿Qué ha llevado a Grecia a declararse en mora? ¿Por qué hay volatilidad financiera?

 

El Gobierno griego se endeudó de forma importante y el gasto público se disparó en la primera década de este siglo, principalmente por la organización de los Juegos Olímpicos del 2004. Sin embargo, fue en 2009 cuando la Unión Europea y el mundo se da cuenta de la gravedad de la situación económica de este país al darse a conocer que el déficit presupuestal alcanzó el 15.4% del Producto Interno Bruto (PIB), además que existía una evasión de impuestos muy importante, “un tercio de la población no paga impuestos”, según el Ministerio del Trabajo;  factores que sumado a la crisis mundial que se originó en Estados Unidos de América llevó a una recesión económica.

 

En ese primer momento los 15 países que conformaban la zona Euro –en particular sus contribuyentes- comparten la carga económica del rescate en ese momento, aproximadamente 110,000 millones de Euros.

 

Según analistas financieros 81% de la deuda pública griega estaba en manos de la banca europea, principalmente entidades francesas y alemanas. He ahí el interés de estos 2 países en buscar encarecidamente una solución para no llegar a la mora.

 

Para recibir el apoyo económico y evitar que Grecia cayera en default, se le solicitaron varios planes de austeridad 2010, 2012 y 2015, cuyos objetivos son similares a reducir el déficit por debajo del 3% (recortar 150,000 burócratas), subir el IVA, el ISR y lucha contra la evasión fiscal. Sin embargo, en muchos casos los compromisos no se llevaron a cabo, cuestión que suma un elemento negativo más a Grecia, la falta de credibilidad de cumplir lo prometido.

 

En este contexto el pueblo griego se ha manifestado de forma recurrente contra las propuestas ortodoxas de la TROIKA (FMI, BCE y Comisión Europea) por considerarlas “brutales y antipopulares”. 

 

La crisis griega ha puesto de manifiesto la debilidad en la estructura del Euro, entre estos aspectos me refiero a una tasa de interés para 19 economías diferentes y con una política fiscal que determinan cada uno de los países miembros del Eurosistema.

 

Otro dato importante a tener en cuenta hoy es que la deuda de Grecia ya no está mayoritariamente en los bancos europeos como en el 2009-2010, el FMI, el Banco Central Europeo y Agencias de Desarrollo son los acreedores del país helénico. Esto debería que aminorar la volatilidad de los mercados financieros. Sin embargo, los capitalistas buscan divisas seguras como el dólar de los Estados Unidos por eso la devaluación del Euro y el peso mexicano entre otras monedas.

 

Al día de hoy Grecia tiene una deuda equivalente al 174% de su producción anual, lo cual es impagable bajo las condiciones actuales en donde la economía griega ha perdido el 25% de su PIB en los últimos 4 años, es decir, que de la riqueza que generaba antes de la crisis ahora ha perdido 1 euro de cada 4.

 

Estoy convencido que la propuesta de los acreedores no es la mejor y tampoco garantiza la solución del problema de la deuda griega, llevamos casi 5 años con paquetes de rescate y no se termina el problema al contario la deuda ha crecido.

 

¿Por qué no buscar otras opciones en donde los acreedores asuman su irresponsabilidad de haber prestado dinero a un país que perfectamente sabían que no iba a poder pagar su deuda?

 

Por otro lado, la Unión Europea y en particular la Zona Euro, debe de reformar o actualizar los lineamientos que gobiernan la Zona Euro, en donde el BCE se parezca más a un banco central de cualquier país y tender hacia una política fiscal común. 

 

Hoy estamos en espera del resultado del referéndum del domingo 5 de julio y de las negociaciones de último minuto que se han anunciado el día de hoy.

 

Estamos posiblemente en las postrimerías de la Zona Euro tal y como la conocemos hoy.

 

@VMPrudencio