El escenario del abuso y maltrato en la vejez

Se estima que a nivel mundial uno de cada diez adultos mayores sufrió malos tratos en tan sólo un mes, siendo las mujeres quienes más padecen las agresiones.

Entre otro de los problemas de salud pública que padecen las personas de la tercera edad, se encuentra el maltrato y el abuso, que es un acto único o repetido con graves consecuencias.

La Organización Mundial de la Salud señala que el maltrato puede ser físico, psíquico, emocional y sexual, además de económico derivado del abuso de confianza.

La población de personas de 60 años y más es de 11.7 millones en México, y alrededor de un millón 900 mil de ellos son o han sido víctimas de violencia geriátrica.

En el 2011 se reportó que el 18% de las mujeres de 60 años y más sufrió maltratos por parte de otros familiares distintos a sus parejas, de los cuales, el 43.3% correspondió a los hijos y el 37.3% fueron las hijas, según datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares. http://bit.ly/2bNOpB7

De acuerdo con un estudio realizado en el 2006 en la Ciudad de México, el maltrato físico ocurrió en el 3.7% de los encuestados, el psicológico en el 12.7%, económico y financiero en el 3.9%, abandono y negligencia en 3.5% y 0.9% sufrieron abuso sexual. http://bit.ly/2scAPy5

Diversas investigaciones han llegado a la conclusión que los abusos contra las personas de la tercera edad son más frecuentes de lo que se había registrado, tanto en el hogar como en las instituciones de salud y de cuidados especializados.

Este problema social se incrementará con los años debido a que la población de personas de 60 años o más va en aumento, para el 2025 habrá mil 200 millones.

Desde el 2002 se realizaron declaraciones en diversos países a favor de la prevención global del maltrato de las personas mayores, y la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 15 de junio como el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.

México también cuenta con la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores (LDPAM) la cual prevé que se garantice el respeto a los derechos de las personas de la tercera edad.

No obstante, los patrones culturales son un factor que determina el valor que se le asigna a la persona en edad de vejez, por ende, marcará el tipo de consideración de la sociedad hacia sus generaciones mayores. Como consecuencia de una representación de las personas mayores como frágiles, débiles y dependientes aumentan los riesgos de discriminación, y se les llega a considerar como una carga de trabajo.

Se ha perdido el respeto y la dignidad de las y los ancianos, al conceptualizar la vejez como un estado de declive, codependencia y enfermedad, pues vivimos en un entorno narcisista en que los cánones de éxito y belleza sólo se pueden encontrar en la juventud, y parecemos ansiosos por evitar y ocultar los signos de la edad, e incluso, la edad misma.

Hemos desplazado a la figura del sabio, que representaba el anciano, para llevarlo a un estado de aislamiento o confinamiento, y en los últimos años se ha trabajado para visibilizar sus derechos al igual que sus problemáticas, dando pie a políticas integrales que los dignifiquen, brindándoles un sentido de productividad, y sobre todo de protección. Sin embargo, todavía falta para garantizar su seguridad y el total respeto a sus derechos humanos. En el marco de este día conmemorativo es tiempo de hacer justicia y de brindarles el trato digno que merecen.

*Analista en temas de Seguridad, Justicia, Política y Educación.

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n





Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información