Opinión

El ejercicio del periodismo en México

En México ejercer el periodismo se ha vuelto una profesión muy difícil, pues existen varios factores que irrumpen su libre ejercicio. | Fernando Díaz Naranjo

  • 18/01/2021
  • Escuchar

El periodismo es una noble profesión cuyo propósito fundamental es la de brindar a la población en general, de información veraz y oportuna de nuestro acontecer cotidiano que le permita a la sociedad conocer de los temas de su interés, darle elementos para que cuente con un criterio, un razonamiento y que tenga fundamentos para su toma de decisiones. Este proceso permite, además, hacer valer a hombres y mujeres su derecho a la información como derecho fundamental consagrado en nuestra Constitución.

Gracias al periodismo que hace uso de diversas herramientas como el reportaje, el análisis de información, clasificación de datos, entrevistas, entre otros aspectos, la sociedad ha conocido casos emblemáticos que han sido revelados que van desde abusos por parte de autoridades, pasando por desenmascarar a actores políticos o sociales, hasta la exposición de actos de corrupción, de violaciones a nuestras leyes y normas, entre tantos aspectos más.

Por ello, el periodismo es el ingrediente fundamental de todo sistema democrático como el nuestro, pues genera un equilibrio entre el poder público y la sociedad, ya que presenta, a través de los diversos medios de comunicación que confluyen en la misma, una versión que procura ser objetiva de los hechos sociales, políticos, económicos, culturales, entre otros.

Sin embargo, en México ejercer el periodismo se ha vuelto una profesión muy difícil, pues existen varios factores que irrumpen su libre ejercicio que van desde la censura, la presión, la exposición de la labor del periodista, el ataque a periodistas como vemos hoy día a través de redes sociales, hasta los asesinatos de estos profesionales de la pluma.

De acuerdo con Artículo 19, del año 2000 a diciembre de 2020, se han registrado 137 asesinatos de periodistas en México relacionada con su posible labor profesional. El 92% han sido del género masculino (126) y el 8% del género femenino (11).  En la presente administración se han registrado ya 17 asesinatos.

Asimismo, Artículo 19 documentó en septiembre de 2020 que cada 10.75 horas se agredió a un periodista en México durante los primeros seis meses del año pasado; esto significa que han aumentado considerablemente las agresiones a periodistas en un 45%, pues de 280 registradas en 2019, en 2020 se contabilizan 406 agresiones.

Ahora bien, de acuerdo con la “Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020”, publicado por Reporteros Sin Fronteras (RSF), México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo y más mortífero en toda América Latina, indicador que nos permite ver que no existe ese equilibrio necesario para nuestro sistema democrático.

En razón de lo anterior, y tal como lo ha determinado la UNESCO, organismo de las Naciones Unidas que tiene como mandato promover la libre circulación de ideas por medio de la palabra y de la imagen, fomentando la creación de medios de comunicación libres, independientes y pluralistas, deben de ejecutarse diversas políticas públicas que beneficien al gremio y, en general a la sociedad.

Independientemente de que el Legislativo revise las leyes y las normas, en una democracia la mayor garantía del libre ejercicio del periodismo debe provenir justamente del Estado, aún cuando los medios critiquen su postura, sus políticas, sus programas, etc. Esto, en razón a que la esencia del poder público debe radicar en el bien público, en la libertad en la rendición de cuentas y, como ente público, el Estado debe velar por la libertad de expresión, así como de generar todas aquellas acciones que lleven a que el periodismo se ejerza con seguridad.

Que el periodismo amedrentado, silenciado o amenazado no sea nuestro referente mundial, al contrario; por ello, en este 2021 bien podría la presente administración cambiar la historia de nuestro periodismo para enaltecerlo, valorarlo y dignificarlo.

El Estado tiene la palabra.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.