Opinión

El director de la CIA en México; ¿una visita de rutina?

La agenda de la CIA es todo lo que ponga en riesgo la seguridad de Estados Unidos. | Fred Álvarez

  • 02/06/2021
  • Escuchar

Hace unos días tuvimos una insólita visita a México. Llegó el subdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), conocida como 'La Compañía', institución que depende directamente de la oficina del presidente de los Estados Unidos.

La CIA, creada en 1947 junto con el Consejo de Seguridad Nacional, es agencia permanente de información y la responsable de mantener al gobierno al día de las acciones extranjeras que afecten cualquier interés de Estados Unidos; su director es considerado como el principal funcionario de información del Estado y coordinador -en parte-, de actividades de las otras agencias. Desempeña labores de inteligencia y contrainteligencia interna y externa.

Mucho se especuló que quien había descendido del avión militar Boeing C-17 Globemaster, el pasado miércoles 26 de mayo era mismísimo director William J. Burns, diplomático experto en Rusia que el presidente Joe Biden eligió como director de la institución, asumiendo el cargo a partir del 19 de marzo de este año.

Cuando Biden anunció el nombramiento dijo confiado, que “con él como nuestro próximo director de la CIA, los estadounidenses podrán dormir tranquilos”. Ha trabajado en el servicio diplomático y ha sido embajador de Jordania, con el demócrata Bill Clinton, y de Rusia, con el republicano George W. Bush.

¿Quién vino y a qué?

Quién estuvo en México no fue Burns sino el abogado David S. Cohen, director adjunto de la Agencia; una persona experimentada en las áreas de inteligencia; un tiempo -con Obama-, fue subsecretario de Terrorismo e Inteligencia Financiera, donde se ganó el apodo de “gurú de las sanciones”.

Hubo ruido sobre todo en la red social.

La ex embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena, calificó en Twitter como inusual la visita..."Es inusual que la primera visita de un alto funcionario de la administración Biden-Harris sea la del director de la CIA y experimentado diplomático, William J. Burns", expresó en Twitter.

En el gobierno de México se hicieron bolas, leamos lo que se dijo en las mañaneras.

Primero, el jueves 27 de mayo le preguntan al presidente López Orador sobre la visita del diplomático, que había llegado un día antes y no tenía claro...

PRESIDENTE: Creo que va a llegar, está por visitar México…, respondió...

-¿No ha llegado?-, le preguntan.

PRESIDENTENo., hoy me informaron en la mañana, pero creo que va a llegar en unos días más y es bien recibido.

Tiene que haber comunicación con las agencias del gobierno de Estados Unidos con la CIA, con la DEA, con el FBI, con todas estas agencias tiene que haber cooperación, agregó AMLO.

Y precisa que la solicitud de visita la hacen por la vía diplomática. "Quien me informa es el secretario de Relaciones Exteriores, y él es quien organiza la visita para ver cuál es el motivo de la visita, qué es lo que quieren saber, conocer. Y nosotros no tenemos nada que ocultar, la vida pública en México es cada vez más pública.

-¿Se abordaría solamente el tema de la llegada de la vicepresidenta o estarían en el marco…?

PRESIDENTE: -No sabemos, no conozco la agenda, pero eso Marcelo (Ebrard) seguramente lo va a informar en su momento, apuntó.

Un día después, el viernes 28, Marcelo Ebrard, informó escuetamente que la visita a México no fue del director de la CIA sino de David S. Cohen, y que se debió a detalles logísticos en el marco de la visita de Kamala Harris.

Señaló Ebrard que Cohen se reunió en la Ciudad de México con titulares de las secretarías de la Defensa Nacional -general Luis Cresencio Sandoval-, y Marina -Almirante José Rafael Ojeda Durán-, así como del director del Centro Nacional de Inteligencia, general Audomaro Martínez Zapata.

Brevemente te diría -dijo Ebrard-, de la visita del subdirector de la CIA. Tuvo ya sus reuniones y la materia principal es la visita de la vicepresidenta Kamala Harris el día 8, va a llegar a México el 7 y va a estar el día 8 aquí; y segundo lugar, ver una serie de detalles logísticos y de seguridad nada más, eso fue lo sustantivo.

Yo no me reuní con él, solamente el secretario de la Defensa, Marina y CN, reconoció.

El lunes 31 de mayo, el tema de nuevo en la mañanera...

-Presidente, siguiendo con el tema de política exterior, causó revuelo que el director de la CIA estuviera en México, incluso la ex embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena, calificó esto como inusual.

¿A qué vinieron?, ¿a qué vino la CIA?, ¿hay alguna preocupación por parte del gobierno estadounidense sobre el rol que está tomando México, junto con países como Bolivia, Cuba, Venezuela?, le preguntan al presidente.

Y su respuesta es infantil: “No, no, es una relación, vamos a decir, de rutina, una visita de rutina”.

Y fue hasta ese momento que aclaró que no fue el director quien vino sino David S. Cohen.

Y son muy respetuosos, precisó AMLO, además agregó: “No tenemos nada que esconder”.

“Una regla de oro de la democracia es la transparencia, sólo que hay reglas; acuérdense que se acaba de reformar la ley en la materia y ya no es el tiempo de antes en que intervenían agencias en nuestro territorio hasta sin pedir permiso, sin avisar. Eso ya no se permite”.

Y de nuevo el presidente regresó con el tema del operativo Rápido y Furioso. “Agarraron las armas, les quitaron los sensores y las empezaron a usar para asesinar personas. Algo gravísimo”.

Se presentó una queja -dijo AMLO-, y le dieron carpetazo al asunto, aun cuando perdieron la vida no sólo mexicanos, también estadounidenses, por ese operativo fallido. Entonces, eso ya no se permite”.

El C. presidente debe saber que el operativo encubierto de Rápido y Furioso fue cerrado en 2016..., él no era presidente.

Ahí reconocen claramente que el programa fue un cochinero, ¡una gran irresponsabilidad de las autoridades norteamericanas! Nada que ver con México… (Véase: La nota diplomática por “Rápido y Furioso)

Por último, nadie nos ha dicho a que vino Cohen, y sobre todo el por qué se publicitó su visita, abordo de un avión militar... No había necesidad, la CIA opera con mucha discreción.

¡Pero quizá ese fue el mensaje!

La agenda de la CIA es todo lo que ponga en riesgo la seguridad de Estados Unidos, sin duda está el narcotráfico, -que opera la DEA-, el tráfico de armas, de personas y sobre todo el terrorismo.

¿Pero esa fue la agenda?

No sabemos, incluso no se descarta que la visita tenga que ver con la estabilidad de las elecciones del próximo domingo. O con el asunto Rusia. No sabemos.

David S. Cohen. Es especialista en defensa criminal de cuello blanco, algunos le atribuyen "la elaboración de la legislación que formó la base" del Título III de la Ley PATRIOTA de Estados Unidos, Que trata del lavado de dinero. Su perfil dice mucho.

¿Quiénes venían con él? No sabemos tampoco.

Raro que Marcelo Ebrard no haya estado en las reuniones.

El mismo presidente nos dijo que él era el encargado de la agenda.

Pero no fue así

Ebrard ha sido ajonjolí de todos los moles, y fue el contacto con todo lo relacionado con Washington, incluyendo la liberación del general Cienfuegos.

Por último, es increíble que el jueves 27 de mayo el presidente no sabía de la visita de Cohen “pero creo que va a llegar en unos días más y es bien recibido”.

Algo ocultan…

PD… ¿Cuántos agentes de la CIA hay en México?

No sabemos. Hace años se dijo que, entre las 16 agencias de inteligencia, de Estados Unidos trabajan 100 mil estadounidenses en todo el mundo, además de sus contactos... y su presupuesto es enorme...

Entre los 16 organismos que forman la complicada trama del espionaje están la CIA, la Agencia Nacional de Seguridad, la Agencia de Inteligencia Geoespacial, los organismos de inteligencia del Pentágono, el Departamento de Estado, el FBI, La DEA, entre otros grupos menos conocidos.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.